Patriotismo
Andrés A. Aguilera Martínez

Razones y Costumbres

94 opiniones • veces leído

En la medida en que cada engrane de la sociedad cumpla con sus obligaciones —incluido el gobierno—, todo evolucionará para un desarrollo adecuado, constante y permanente…

Imagen: Medium.
Imagen: Medium.

Lectura: ( Palabras)

México es una gran nación, con ventajas geográficas incomparables, muchas riquezas naturales, salidas a los dos océanos continentales, que abren posibilidades para ser una potencia en la industria pesquera; regiones con gran potencial agrícola, con climas diversos y favorables para varios tipos de cultivos que permitirían comercializar productos a todo el orbe, incluso para la generación y distribución de energías limpias; yacimientos de diversos materiales preciosos y combustibles fósiles; puentes comerciales y muchas más ventajas sobre las demás naciones.

Además de ello, México cuenta con una población de más de 120 millones de habitantes, todos con grandes deseos de salir adelante y mejorar sus condiciones de vida en libertad y con la seguridad de poder hacerlo en un entorno seguro, con las garantías necesarias de que sus derechos serán respetados, para ello, es indispensable un gobierno que cumpla con la función mínima de brindar seguridad a la población que conforma el Estado, al tiempo que —como parte de esa obligación— genera condiciones para que, en libertad, las personas se complementen y logren esas metas que todos añoran.

Por eso insisto tanto en reflexionar sobre el gobierno y su forma de actuar: porque es de suma importancia que cumpla con sus objetivos a cabalidad. Si el gobierno funciona, la sociedad también y, en consecuencia, las personas pueden lograr sus fines individuales. En la medida en que cada engrane de la sociedad cumpla con sus obligaciones —incluido el gobierno—, todo evolucionará para un desarrollo adecuado, constante y permanente; si, por el contrario, alguno se desarticula, todo deja de funcionar, y si ese es el gobierno, la maquinaria se desarticula con mayor celeridad, pues es el encargado de modular todo el entorno social.

gobernanza
Imagen: Revista Telos.

En una idealidad, sólo bastaría con la convicción para que el engranaje funcione; sin embargo, la realidad es que las pasiones son imposibles de extraer del actuar humano. En esa lógica, la responsabilidad, los principios, valores e ideales imperan el actuar humano e inciden estrechamente en su desenvolvimiento; del mismo modo los antivalores, el egoísmo y la ambición inmoral, inciden en la misma proporción y dimensión con respecto al desenvolvimiento humano.

Así, quienes gobiernan y dirigen las instituciones estatales son guiados tanto por su razón como por sus pasiones; si éstas se imponen a su raciocinio, su desempeño atenderá impulsos meramente egoístas e irreflexivos, con lo que se distraerá de las obligaciones que tienen ordenadas por mandato de ley y por la consideración racional. Por otro lado, si las pasiones basadas en valores, principios e ideales, el actuar —impulsivo o no— siempre perseguirá un fin valioso, que es cumplir con el deber y hacer lo necesario para que la sociedad funcione adecuadamente.

Ese cúmulo de valores y pasiones no son otra cosa que patriotismo, ese impulso que lleva a que quienes ejercen las funciones de gobierno cumplan con su deber, no sólo como obligación sino como un impulso pasional que lleva a entregarse a la función pública incluso por encima de cualquier ambición egoísta; eso que, lamentablemente, pareciera estar más ausente que nunca entre quienes gobiernan en el orbe.

@AndresAguileraM

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinamos en México a la fecha
Alejandro Zertuche
Alejandro Zertuche

Observador Auto-Referente


( Palabras)

¿Desde dónde festejamos la Independencia de México? ¿Hasta dónde el orgullo se convierte en una máscara para borrar el semblante de la libertad que no tenemos? Son las preguntas que este 15 de septiembre me venían a la cabeza y que dejé pasar para no influir en las respuestas. No sé cuál es la respuesta correcta, lo que sí sé es que estamos viviendo un momento en donde todo está cambiando a nuestro alrededor y pareciera que sólo unos pocos están dispuestos a fluir con ello.

Desde hace ya varios años descubrí que existe una gran diferencia entre sentir orgullo por ser mexicano y amar a México. Esto me hizo reflexionar y dejar de ver esta fecha como algo que festejar desde el orgullo. Parte de mi decisión está basada en lo que aprendí de la Neurociencia en donde, con ensayos científicos, se demuestra que el sentimiento de orgullo genera una energía muy baja en nuestro cuerpo la cual te abre a ser influenciado fácilmente. Por otro lado cabe destacar que el amor es la energía más alta que te abre a poder conectarte con todo y fluir.

amar a Mexico
Imagen: El Heraldo.

Sumado a esto y al investigar sobre nuevos documentos que han salido de la historia de México –fuentes como la UNAM hasta historiadores serios que hoy lo comparten–, observé que no concuerdan con la narrativa que nos contaron, ya que gran parte de lo compartido e instalado como cultura en nuestro país, fue escrito por los que tuvieron el poder y decidieron relatar lo que les convenía en ese momento. Ellos tuvieron la libertad de decidir e indicarnos quién era el traidor y quién no. Inclusive modificaron partes de la historia con el fin de hacer sentir orgullo a la gente y de ahí partir para tener el control. Nada más real que lo ejemplificado en la película “La ley de Herodes”.

El enfoque innecesario en recordar una y otra vez el orgullo de ser un país libre gracias a esa lucha por la Independencia nos mantiene encadenados. Es como querer sentir lo que vivieron nuestros antepasados sin darnos cuenta de que no es necesario que nosotros lo experimentemos una y otra vez. Esto lo tenemos instalado en el inconsciente colectivo y es por ello que constantemente buscamos “iconos de orgullo” (como la selección de futbol o a los mexicanos de éxito) fuera de nuestro país. El reto individual de todo esto es vivirlo lejos del orgullo y cerca del amor por México, sólo así puedo amar al mexicano que triunfa y reconocer que lo único que me está recordando es que yo también soy libre de triunfar.

¿Qué queremos gritar los mexicanos? ¿De qué queremos liberarnos? De la incertidumbre, del miedo, de los problemas económicos, de la inseguridad, de la pobreza, del maltrato a la mujer y a los niños, de los que quieren controlarnos, finalmente la lista puede ser interminable. Por lo tanto, ¿Realmente somos libres o queremos ser libres? ¿Queremos seguir viviendo en un país donde rige el control, la separación y la desconexión?

lucha social
Imagen: Cherry.

Es momento de cambiar el grito de “Viva México” por “Amo a México” y de ahí hacerlo realidad. Construir un nuevo escenario para nuestro país no es posible lograrlo desde el orgullo sino desde el amor. No es un amor romántico, es un verdadero estado de nuestro ser que nos permite conscientemente respetar la tierra en la que vivimos y a todos los seres en que ella habitan. Es abrazar a México porque nos une como región y nos da la oportunidad de vivir en comunidad y crecer haciéndonos fuertes entre todos. Es saber que si uno falla en lo individual es porque estamos fallando en lo colectivo. Es momento de dejar de decir “esto está mal” o “lo hacen mal” y ponernos a desarrollar un nuevo recurso que nos permita cambiarlo.

Todo esto es una forma de amar a México y de festejar la unión, la tierra y el valor humano que sumamos todos los que habitamos este país; teniendo esto en cuenta, podemos creer que la libertad y la certeza de un mejor futuro es alcanzable para todos. Si alguien piensa que no se puede, es que vive en el paradigma del pasado. El reto es iniciar en coherencia con uno mismo para sumar poco a poco en colectivo y así llegar al inicio de una verdadera transformación… Es momento de preguntarnos: ¿desde dónde sería mejor gritar nuestra independencia?, ¿desde el orgullo o el amor?


También te puede interesar: México y su realidad social.

Más columnas del autor:
Miguel Ángel Sánchez de Armas

( Palabras)

Decir México, me pregunto, ¿será como el personaje de la novela de Luis Arturo Ramos, quien salido de la madre patria rumbo a la América y a la mitad de la mar océano se pregunta en qué momento dejará de decir Méjico, con jota, para comenzar a decir México, con equis?

México, lo mexicano, son vocablos que salpican nuestra conversación pero a los que muy raramente damos más que una referencia geográfica: nacimos al sur del Bravo, crecimos en suelo azteca y esperamos que un día nos cubra “esta tierra que es tierra de hombres cabales”.

¿Cuántos de nosotros vamos por la vida con la conciencia de que estamos construyendo un país y que este país se llama México? ¿Pensamos a México como parte de nuestra vida? ¿Es México sólo una abstracción, un trozo del planeta, el lugar en donde nos tocó vivir? 

México, para decirlo en términos de un patriotismo que hoy la clase política parece juzgar démodé, debiera ser un ideal que nos enlace y nos ponga en comunión con un sentido de la vida. Ser mexicano no es mejor que ser chino, indonesio, boliviano o ruandés. Pero ser mexicano debiera ser reconocernos como una unidad.

ser mexicano
Imagen: Gonzalo Facello.

Debiéramos convertir la palabra “México” en sinónimo de una comunidad en donde el sufrimiento de doce millones de compatriotas que viven en la más abyecta miseria nos duela tanto como la desgracia de un ser querido.

Cada niño sin escuela, cada campesino sin tierra, cada obrero sin trabajo, cada mujer ultrajada, cada joven sin futuro, cada padre de familia sin esperanzas, cada voz silenciada por el autoritarismo, cada episodio manchado de impunidad, están presentes cuando decimos México… lo mismo que cada logro, que cada triunfo, que cada paso que damos al futuro.

Debemos superar la esquizofrenia de varios méxicos –con minúscula– que nos parcelan en estadios en donde unos tienen todo o más que todo, otros lo suficiente, y aquellos, la mayoría, desahogan sus vidas en la marginación y en la penuria.

Cuántas veces decimos México sin pensar, sin sentir. Sin alegría o dolor. A la idea de concordia debemos enlazar un concepto manido y poco reflexionado: tolerancia. El término se usa mucho, especialmente en política, pero se queda en un nivel muy elemental, como en el de soportar al otro aunque tenga diferencias con mi punto de vista o mi visión del mundo.

La tolerancia es un concepto más complejo, que incluye un proceso de recomposición de mi propio punto de vista para colocar en un cierto lugar las diferencias que tengo con el otro.

decir mexico
Foto: Jonathan Ramos.

Creo que nos hemos quedado en un nivel de debate muy elemental: acepto –porque la ley así lo determina y no por otra cosa– que otro piense diferente. Pero mi cosmovisión no lo admite y en el momento que sea oportuno intentaré arrebatarle esa opción de ser, de tener un lugar, para que sólo haya otros que comulguen conmigo.

La tolerancia, nos dice Amos Oz, implica también compromiso. Tolerancia no es hacer concesiones, pero tampoco es indiferencia. Para ser tolerante es necesario conocer al otro. Es el respeto mutuo mediante el entendimiento mutuo. El miedo y la ignorancia son los motores de la intolerancia.

La tolerancia consiste en la armonía en la diferencia. No sólo es un deber moral, sino además una exigencia política y jurídica. Es la virtud indiscutible de la democracia. La intolerancia conduce directamente al totalitarismo. Una sociedad plural descansa en el reconocimiento de las diferencias, de la diversidad de las costumbres y formas de vida.

Al decir México, debiéramos abrir los ojos y el corazón al momento que vive la nación. Nos horrorizamos con las imágenes en el noticiario y las narraciones de los diarios, pero somos autistas para lo que no nos afecta directamente.

No pensamos, como lo advirtiera Martin Niemöller, que la inacción frente al mal pavimenta su camino a nuestra puerta. Todos recordamos la última línea de aquel su doloroso verso:

“Y entonces vinieron por mí… pero ya no había nadie que alzara la voz”.

union mexico
Foto: El Siglo de Torreón.

“¿Qué puedo yo hacer?”, se preguntan mujeres, hombres y jóvenes. La respuesta es casi siempre: “¡Nada!” Mas si pensáramos a México como un cuerpo, como una totalidad, como una idea superior, llegaríamos a la certeza de que, al ser parte de un todo, nuestra acción individual adquiere sentido, fuerza, peso específico.

En su libro Cómo curar a un fanático, Amos Oz nos dice:

Creo que si una persona atestigua una gran tragedia –digamos que un incendio– siempre tiene tres opciones. La primera: echar a correr lo más rápido posible, ponerse a salvo y dejar que ardan los más lentos, los débiles y los inútiles. La segunda: escribir una colérica carta al editor de su diario preferido y exigir la destitución de todos los responsables de la tragedia; o en su defecto, convocar a una manifestación. La tercera: conseguir una cubeta de agua y arrojarla al fuego; en caso de que no se tenga una cubeta, buscar un vaso; en ausencia de uno, utilizar una cucharita –todo mundo tiene una cucharita–.

Sí –dice Oz–, cierto que una cucharita es pequeña y que el incendio es enorme… pero somos millones, y todos tenemos una cucharita. Quisiera fundar la Orden de la Cucharita. Quisiera que aquellos que comparten mi visión –no la de echarse a correr, o escribir cartas, sino la de utilizar una cucharita– salieran a la calle con el distintivo de una cucharita en la solapa, para que nos reconozcamos quienes estamos en el mismo movimiento, en la misma fraternidad, en la misma orden, la Orden de la Cucharita.

La suma de las pequeñas voluntades y acciones es lo único capaz de poner remedio a los más grandes males. En el caso de México, esos males se llaman pobreza, desigualdad, injusticia, impunidad y, desde todos los rincones de la polis, una creciente intolerancia.

Este 27 de septiembre, 199° Aniversario de la consumación de nuestra Independencia, pensemos en que más que nunca necesitamos nuestra propia orden de la cucharita.

Juego de ojos.

También te puede interesar: Tres plumas africanas.

Más columnas del autor:
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha