La rebelión de los lectores
Antonio M. Prida

De Frente y Derecho

94 opiniones • veces leído

A dieciocho meses del inicio de la presente administración, muchos nos preguntamos cuál será el saldo final de la llamada Cuarta Transformación.

Ilustración: El Siglo de Torreón.
Ilustración: El Siglo de Torreón.

Lectura: ( Palabras)

El pasado 5 de junio publiqué en estas páginas el artículo intitulado “Aquilatemos con perspectiva histórica lo rescatable de la 4T”, en el cual sostuve que pese al negativo panorama que ha construido el actual régimen, habría que reconocerle los siguientes efectos positivos: 1) haber despresurizado la efervescencia social con la que Peña Nieto entregó el poder, 2) haber politizado a sectores de la población que antes de la 4T no actuaban, 3) haber mantenido la disciplina fiscal y la independencia del Banco de México, 4) haber motivado el ánimo magisterial y 5) haber desacralizado el presidencialismo. También sostuve que Andrés Manuel por ser sólo un líder social y no un estadista, es incapaz de llevar a cabo la agenda que México requiere para enfrentar los grandes retos que nos amenazan, pero que la sociedad mexicana en su conjunto, desde luego es capaz de hacerlo.

Como era de esperarse, mi artículo generó controversia tanto en las redes sociales como en diversos foros en los que participo. Para mi sorpresa fueron muchas más las reacciones de apoyo que de divergencia. Entre los principales críticos, mi amigo Carlos Fernández Castelló fue quien presentó argumentos más sólidos matizando mi postura, de manera que lo invité a escribir en mi columna y reproduzco a continuación el comentario que me envió para efectos de publicación, con el cual sustancialmente coincido.


Del dicho al hecho… lo rescatable de la Cuarta Transformación

Por Carlos Fernández Castelló.

A dieciocho meses del inicio de la presente administración, muchos nos preguntamos cuál será el saldo final de la llamada Cuarta Transformación y si habrá aspectos positivos que abonen a un mejor futuro para nuestro país. En días pasados, en este mismo espacio, se comentaba acerca de algunas acciones que, desde ya, podían considerarse como rescatables de este proyecto. Me parece prematuro hacer un juicio de esta naturaleza e ingenuo considerar positivas las políticas emprendidas hasta el día de hoy. Me referiré solamente a algunos de los temas que aquí se mencionaron.

Muy pocos mexicanos pueden estar en desacuerdo con el diagnóstico que el Movimiento de Regeneración Nacional presentó durante la campaña electoral, el cual contribuyó a su contundente triunfo, sin embargo, sus acciones de gobierno han sido desacertadas, carentes de lógica económica y parecieran estar solamente encaminadas a la concentración del poder. A la luz de sus políticas, la Cuarta Transformación se pretende definitoria de nuestro futuro; los cambios que plantea, y que ya empieza a realizar, son de una enorme profundidad y no será fácil revertirlos, por lo que no se puede asegurar que sólo será un eslabón en nuestro devenir.

lo rescatable de la 4T
Ilustración: Rocha.

El desmantelamiento de los organismos públicos autónomos es una muestra evidente de la intención de trascender más allá de un sexenio. Todos los días surge un nuevo atentado contra la independencia de dichas instituciones, ya sea a través de iniciativas legales para modificar su estructura, de designaciones a modo o de intimidaciones que diezman su toma de decisiones. La libertad de expresión está en riesgo; si bien debe reconocerse que no se ha emprendido ninguna acción directa contra periodista alguno, el hostigamiento diario pone en peligro a los medios de comunicación que se atreven a cuestionar decisiones gubernamentales.

Es cierto que, hasta ahora, no ha habido violencia política generalizada y que la 4T alcanzó el poder en forma pacífica, sin embargo, esto fue gracias a la consolidación de órganos electorales transparentes y confiables, que se fueron construyendo durante décadas de presión por parte de la oposición y de la sociedad civil, instancias, por cierto, hoy fustigadas. El clima de linchamiento y descalificación que se está promoviendo no augura buenos presagios.

La Cuarta Transformación no cimienta las bases de un estado de bienestar permanente ni fomenta la movilidad social, que tanto necesita el país; simplemente ha establecido programas clientelares con fines electorales que, si bien alivian temporalmente ciertas carencias, no contribuyen a la creación de políticas públicas que garanticen una mejor y duradera calidad de vida. Como es sabido, tenemos una muy precaria recaudación y los pocos recursos disponibles se están utilizando para proyectos improductivos y en dádivas con fines políticos. A través de una reforma fiscal a fondo debería aumentarse la recaudación para hacer posible un incremento del gasto público que, a la par de propiciar mayor desarrollo, pudiera apoyar a los sectores marginados con asignaciones directas, bien enfocadas, que tengan objetivos claros, sin fines electorales y con una corresponsabilidad por parte de los beneficiarios.

Es correcto apoyar a los más desfavorecidos, sin embargo, ante la actual crisis económica producto de la pandemia, se están excluyendo deliberadamente a segmentos importantes de las clases media y baja, que laboran en la economía formal e informal y que han perdido sus empleos. En un mes 12.5 millones de personas no recibieron ingresos. Muchas de ellas se reintegrarán, sobre todo las que trabajan en la informalidad, pero sus ingresos disminuirán como resultado de la depauperación general de la sociedad. En la economía formal veremos tasas de desempleo como no habíamos visto en mucho tiempo. El gobierno de la 4T pudo haber aplicado políticas de apoyo a PyMEs que hubieran reducido el colapso, pero se negó a escuchar a los expertos que proponían financiamiento a empresas que garantizaran el mantenimiento de la planta laboral.

lo rescatable de la 4T
Ilustración: Vicente Marti.

Más que politización social, lo que está creando esta administración es polarización. Todos los días se fomenta el odio entre unos y otros, lo que ocasiona un ambiente de crispación, más que un debate e intercambio civilizado de ideas. La descalificación sistemática a todo aquel que no está de acuerdo con los postulados del régimen tiene por objeto dividir a la población entre buenos y malos.

La conciliación con el magisterio significó ceder a sus exigencias, derogando una reforma educativa que, con sus deficiencias, significaba un avance para el futuro de la educación. Los positivos cambios constitucionales que amplían los derechos de una educación de calidad, desde la educación inicial hasta la superior como tantas veces en nuestra historia, permanecerán como letra muerta hasta “nuevo aviso”, basta ver la forma en que se ha distribuido el presupuesto, que para este año establece como prioridad el programa de becas universales en apoyo a jóvenes de educación media superior, para que no abandonen la escuela, cuando se ha demostrado que estos estímulos tienen un efecto limitado. Otros programas, muy importantes para incrementar el nivel de aprendizaje fueron severamente castigados, lo que ahondará el de por sí muy bajo desempeño del alumnado, como lo consigan las principales instituciones internacionales que miden su grado de conocimiento.

Es muy pronto para saberlo y no sólo quisiéramos que esta etapa sea un eslabón más de nuestra historia, sino que al final del camino encontremos aspectos rescatables. Aún hay tiempo para rectificaciones, y al fin de cuentas, serán los avances en el bienestar general de la población los que tengan la última palabra. Todos deseamos que perviva nuestra democracia, y que haya mayor igualdad y oportunidades a través de acciones públicas acertadas. Está por verse si la Cuarta Transformación significará el cambio verdadero o una lacra que hipotecará nuestro futuro.


“Agradezco a mi amigo Antonio Prida, siempre abierto al diálogo y al intercambio de ideas, el haberme abierto su espacio para expresar algunos comentarios que espero constituyan un complemento a su artículo del mes pasado”.

amigos
Carlos Fernández Castelló y Antonio M. Prida.

También te puede interesar: La mediación como derecho de las partes para resolver sus controversias.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de

5 respuestas a “La rebelión de los lectores”

    • MUY BUENOS COMENTARIOS Y REFLEXIONES. ALGO DEBEMOS DE HACER, PROPOSITIVAMENTE, FUNDAMENTADAMENTE Y JUSTAMENTE.
      BASTA DE ENFRENTAMIENTOS ESTERILES .
      FELICIDADES TOÑO POR EL ACERCAMIENTO E INVITACION AL LIC. FERNANDEZ PARA EXPRESAU SUS PUNTOS DE VISTA,
      ADELANTE, UN SALUDO

  1. Excelente artículo de Carlos Fernadez Castello.
    Coincido totalmente con su análisis y y reflexiones.
    De los puntos mencionados tal vez el más preocupante para mi sería que el gobierno logre concentrar el poder sin contrapesos.
    Ojalá y la ciudadanía empiece a trabajar con vigor desde ahora para lograr que Morena pierda asientos en en el congreso en las próximas elecciones del 21.
    Esta es la única vía democrática y pacífica que veo en el futuro próximo
    para pelar al régimen de Amlo.

    Cecilia Rubello Buerkle
    cejb@aol.com

Deja un comentario

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha