A cincuenta años del cierre del Instituto Patria
Antonio M. Prida

De Frente y Derecho

94 opiniones • veces leído

A cincuenta años de distancia, podemos afirmar que existieron intereses económicos detrás de la decisión de cerrar el Patria.

Foto: Fachada del Instituto Patria en Av. Moliere.

Lectura: ( Palabras)

Para el P. Sergio Arturo Gómez Vargas,
el último jesuita que lo defendió, quien sigue
ejerciendo su Ministerio en la Arquidiócesis de León.

El 5 de enero de 1970 fue la fatídica fecha en la que los superiores de la Compañía de Jesús en México, comunicaron al comité de padres de familia del prestigiado Instituto Patria, la decisión tomada unipersonalmente y por encima de las autoridades del colegio, por el entonces provincial de los Jesuitas en México, Enrique Gutiérrez Martín del Campo, de cerrar sus puertas definitivamente. El Instituto Patria remonta sus orígenes al año de 1931, en el cual, en plena era cardenista, abrió sus puertas en la Ciudad de México, en un edificio ubicado en las calles de Sadi Carnot, y luego de cambiar varias veces de nombre y de residencia, se instaló en 1945 en la Avenida Moliere, lugar en el que recibió su estocada de muerte. No obstante lo anterior, el cerrojo final fue puesto hasta 1976, cuando se instaló en la calle de Calderón de la Barca, lugar donde albergó al puñado de jóvenes estudiantes que lograron acabar su primaria allí, producto de la “transformación radical gradual” que el colegio habría de sufrir.

A mí me tocó haber sido alumno del Patria, donde sólo pude concluir la primaria, aún en el plantel de Moliere. Pese al poco tiempo en que fui discípulo de los jesuitas, reconozco con gratitud y orgullo ser recipiendario de su visión liberal y su inconformidad con la injusticia social de México, y asumo sin reserva alguna, el lema de su escudo Quo Melius Illac, “Buscar lo Mejor”, el compromiso intelectual perseverante con uno mismo de nunca conformarse con lo bueno, aunque pudiéndose sentir satisfecho, si uno pone lo mejor de sí, pese a que no se logre el resultado esperado.

Aunque la década de los años setenta marcó a la Compañía de Jesús en todo el mundo por su conocida “opción preferencial por los pobres”, lo que contribuyó incluso a dar forma al movimiento de la Teología de la Liberación, el artero golpe en contra de su colegio principal en México, no fue replicado en ninguna otra parte del mundo. Se dio con el propósito exprofeso de causar ámpula y se causó llaga, la cual nunca se ha curado. En efecto, en palabras del propio padre provincial, dadas en confidencia a sus compañeros jesuitas el 11 de diciembre de 1969, había que hacer una transformación radical del Instituto Patria, para demostrar con hechos que las declaraciones de apoyar a los menesterosos eran ciertas. Hay que cerrar nuestro mejor colegio, ya que si comienzo con un colegio pequeño como el de Torreón, a nadie le va a importar. Hay que crear ámpula para mostrar que los Jesuitas estamos con los pobres.

El Colegio Patria llegó a tener a mediados de los años sesenta más de dos mil quinientos alumnos, incluyendo primaria, secundaria y preparatoria, y aunque en sus inicios acogió a la colonia española, para esas fechas no era un colegio caro, ni catrín, ni clasista, ni “fifí”, como ahora se dice. Había numerosos alumnos becados que facilitaron una exitosa mezcla social. Tuvo gran prestigio por su buen nivel académico, pero sobre todo, por su estilo no memorista, sino lógico-deductivo y por su vocación humanista en favor del espíritu crítico y del desarrollo de la conciencia social de sus alumnos.

Lamentablemente, a cincuenta años de distancia, podemos afirmar que también hubieron intereses económicos detrás de la decisión de cerrar el Patria; por un lado, estaba el valioso terreno en el que el colegio estaba construido, en la esquina de Horacio y Moliere, justamente donde ahora se encuentra ubicado el Palacio de los Palacios, que había sido donado a los jesuitas por la familia Cuevas, entonces dueña de la Hacienda de los Morales, que luego se convirtió en el fraccionamiento de Polanco; y por otro, un importante fondo creado por el padre José Luis Estrada, cuando era rector del Instituto Patria, con el propósito de amortiguar el precio de las colegiaturas de los alumnos, que asegurara la mezcla social efectiva de su alumnado.

Padre Sergio Arturo
Padre Sergio Arturo Gómez Vargas, Prefecto de Disciplina de Primaria, al momento del cierre del Patria.

A consecuencia del cierre del Patria, el terreno fue vendido a la familia Losada, entonces dueña de las tiendas Gigante, y el mencionado “fondo cultural y educativo” fue apropiado por algunos grupos de interés dentro de la Compañía de Jesús. Así fue que el predio recibido por la Compañía de Jesús para el establecimiento de su colegio y el fondo constituido para dar becas a sus alumnos, fue utilizado para otros fines, sin la autorización de sus donantes. Para desgracia de los jesuitas, nunca hubo un proyecto claro de la magnitud de su colegio sacrificado en favor de los pobres, sino que provocó desolación entre sus miembros y seguidores, de la cual nunca han podido recuperarse.

Resulta inconcebible que a la fecha, la Ciudad de México que generosamente recibió a los jesuitas en 1572, carezca de un plantel relevante para la educación de niños, niñas y jóvenes en primaria, secundaria y preparatoria, cuando cuenta con colegios de ese tipo en Torreón, León, Puebla, Tampico y Guadalajara. La incipiente Prepa Ibero todavía no les alcanza. Su característico espíritu crítico, generador de consciencia social, dejó huérfana a la juventud mexicana en manos de los Legionarios de Cristo, esos sí, centrados en la educación de las élites del país. Los alumnos de la década de los setenta no pudimos continuar con la tradición de educación jesuita de algunas familias, como la de Juan Portilla Lascuráin, Juan Portilla Elguero y Juan Portilla Riba, quienes lograron educarse en sus escuelas durante tres generaciones consecutivas. El primero en la sede de Mascarones, el segundo en Tacubaya y el tercero en Polanco.

Aunque de otra magnitud, en Perú hubo un embate similar al del cierre del Patria en contra de las monjas catrinas, con la gran diferencia de que ellas abandonaron su colegio pero no se llevaron sus activos como botín, ni lo aniquilaron. Cabe recordar que años después, cuando dichas monjas quisieron recuperar su colegio, la nueva orden religiosa a cargo de él ya no se los permitió.

Con la perspectiva histórica que dan estos cincuenta años, ha quedado claro que Enrique Gutiérrez Martín del Campo tuvo la habilidad de engañar al Padre General de los jesuitas, Pedro Arrupe, el famoso Papa Negro con sede en Roma, a quien se le informó falsamente que los directivos y padres de familia del Instituto Patria estaban convencidos de la conveniencia de su cierre. En todo caso, otro gallo hubiera cantado, si los jesuitas, convencidos de su cambio de misión, hubieran dejado el colegio en manos de los padres de familia, en lugar de haberse apoderado de sus bienes.

¿Cómo se logró el engaño? ¿Qué pactaron los demás colegios y universidades jesuitas para evitar su cierre? ¿Qué siguió a lo que aquí se cuenta? Lo explicaré en mi próxima colaboración.


También te puede interesar: Vuelta a la antigua normalidad: oportunidad para construir.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
44 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Raul Barreda

Toño muchas gracias por compartirlo es la verdadera historia no escrita hasta el día de hoy del H. Instituto Patria Lamentablemente intereses Económicos ajenos al verdadero propósito jesuita de educación logró su objetivo. Muchas leyendas se han escrito sobre el cierre del Patria y ahora que lo haces público esperemos nunca se vuelva a repetir en ninguna institución educativa que han formado este gran país.
Nos dejasteis picados y esperamos ansiosos la segunda parte,
Felicidades y gracias

Francisco Plancarte y García Naranjo

Muy Estimado Antonio Prida.
Sumamente interesante tu narrativa en relación al cierre del Instituto Patria y sin duda expresaste una dolorosa verdad.
Sin embargo a 50 años de distancia la semilla sembrada por los Jesuitas que nos educaron hoy está viva en el “Movimiento Por La Patria” que nació hace un año con varias generaciones de Exalumnos y abierto a toda la Sociedad Civil.

Omar Guerrero R.

Gracias por tu artículo, Toño. Yo estudié en el Instituto Lux de León, Gto. (84-87), y varios jesuitas que fueron maestros jóvenes del Patria educaron a varias generaciones en nuestro querido Lux después del cierre del Patria. Para nosotros el Patria era un ícono pero en cierta forma una leyenda. Recordar a aquellos padres educadores como JorgeVértiz, Christian Jean, Mauricio y Federico Brehm, Miguel Buch, Agustín Rosada, y tantos más, junto con laicos como Silvio Jiménez, taren a mi mente y a mi corazón un profundo agradecimiento y un grato recuerdo. La nostalgia me invade cuando mis hijos -nacidos en la CdMx- no tuvieron la oportunidad de un Patria, Lux, Oriente o Colegio jesuita similar donde estudiar su primaria, secundaria y preparatoria. Me hiciste recordar una época que simplemente fue extraordinaria. “Fortes in Proelio”.
Fuerte abrazo. Omar

Carla Capetillo

Uff tantos recuerdos de las kermesses! Iba con mis tías, Blanca y Guadalupe Tron que eran maestra y secretaria del colegio.

RICARDO CELAYETA

Muchas gracias Toño:

Con este artículo nos removiste muchos sentimientos a los que tuvimos la suerte de poder estudiar en el glorioso Instituto Patria, aunque como tú, únicamente pudimos cursar hasta el 6° de primaria.
Un abrazo a todos nuestros excompañeros.

Anónimo

Me surgen dudas
1. Te parece incongruente de los Jesuitas haber cerrado el Patria
2. Siendo lo que son, teniendo la integridad que SIEMPRE han demostrado, crees que padres como Ortuño, Pérez Alonso, y otros, habrían seguido en el Patria cuando el cierre fue un fraude?
3. No crees que hubieran rodado cabezas al salir a la luz que el Padre Arrupe fue engañado?
4. No crees que hubiera salido en MUCHOS periódicos que la maniobra fue para quedarse con la lana del fondo?
5. Qué crees que implicaba más dinero, en el mediano y largo plazo, la lana del fondo o mantener abierto el colegio?
6. No crees que entre los padres de familia del Patria no había políticos, industriales y gente de MUCHO poder que hubieran podido parar en seco el cierre, sobre todo si se hizo mediante engaños y violando los estatutos o lo que fuera que los regía?
7. Por qué no hubo una REVOLUCIÓN entre las filas Jesuitas? Como si ellos necesitaran guajes para nadar

No me checa la historia

O Campo

Identifícate amigo, si algo aprendiste de los jesuitas, demuéstralo

Antonio M. Prida

Qué lástima no tener a quien contestar estas interesantes y pertinentes preguntas. Hay que dar la cara. No hay por qué no hacerlo. Se ve que eres inteligente y conoces la historia. Identifícate y lo comentamos con mucho gusto.

Anónimo

Bien bajado ese balón Prida. Yo siempre supe que el destino de cierre era por querer solo dedicarse a los más necesitados y por otro lado, por detrás, se decia de un rumor de “nacionalización” o expropiación de los colegios privados. Ojalá puedas comentar. Yo tuve la fortuna de entrar a 6, muy feliz con el prefecto Sergio Gomez, pase a 1o de secundaria y fue con se dió el terrible anuncio. Lo que más me impacto, es que la dinámica destruyó el ánimo de maestros y alumnos. Siempre fui muy orgulloso de haber estado ahi, poco, pero muy profundo. Saludos Toño!

Claudio Nieto Martínez.

Yo fui alumno de la primaria del patria de Polanco entrando en 1966. Guardo muy gratos recuerdos de mis días en aquel colegio, las golosinas de la cooperativa, los honores a la bandera, el uniforme blanco para deportes, las misas en San Ignacio de Loyola en los recreos. Fue una tristeza que haya cerrado. El Padre Sergio Gómez y yo fuimos buenos amigos ya que ambos disfrutábamos de la buena música de Paul Mauriat y de Franck Pourcel y nos intercambiábamos discos.

RICARDO EMILIO CICERO PATRÓN

Como orgulloso ex Exalumno del Instituto Patria por 11 años 1954 al 1964 agradezco todo lo q se relata en cuanto a nuestra formación y no pude favorecer q mis tres hijos hubieran podido ser favorecidos por esta benéfica influencia pues cuando esto podía haber sucedido ya había desaparecido nuestro Querido Colegio

Anónimo

Que buen relato, aunque no me toco estudiar en el Patria, recuerdo muy bien la rivalidad deportiva que teníamos el Cumbres y El Patria. Gracias por los recuerdos. Saludos

Roberto Sanchez Mejorada

Toño, Leer sobre el honorable Instituto Patria es recordar a mi mamá soñar que allí estudiarían sus hijos hombres.

Dos tíos nuestros P. Jesús María Escalante y Mújica y el P. Rafael Gutiérrez Escalante, QEPD, jesuitas de una sola pieza y el testimonio de muchos de mis primos alumnos del Patria les motivaban a que algún día fuéramos al Patria.

Pero justo se dio el cierre y el Cumbres fue la alternativa que nuestros papás eligieron.

Mi mamá pidió becas o ayuda financiera para poder tenernos allí y recibió ayuda muchos años. Después el camino nos llevo a la Anahuac y al Regnum Christi donde el espíritu misionero y la ayuda a los más necesitados se impregnó en nuestros corazones. Al final, el espíritu de Jesús logró enamorarnos del ideal por el que vale la pena vivir. No pudo ser en el Patria pero agradecemos al Cumbres el bien recibido.
Abrazo y los mejores deseos para todos los sacerdotes dedicados a la formación de la juventud.

LIC. CARLOS PELAEZ CASABIANCA

MARAVILLOSA, OBJETIVA Y EVOCADORA RESEÑA DEL CIERRE DE NUESTRO QUERIDO COLEGIO PATRIA, EJEMPLO DE EDUCACIÓN Y FORMACIÓN EN NUESTRO PAÍS!!!

Eduardo Treviño

Cuanto se pago por el terreno de Moliere?
Quién recibió el dinero?
En que se aplicaron dichos fondos?

Carlos Sierra

Hola,
Muchas gracias por este interesante artículo. Mi papá estudio en el Patria y a mi ya no me toco pues ya no existía cuando estuve en edad de acudir. Mi papá sin embargo siempre me contó esta misma historia. Así es exactamente como ocurrió. Quedo muy pendiente de la siguiente entrega.

Nuevamente gracias y saludos

Jorge De la Mora Garcia Sainz

Estimado Toño,
Excelente artículo y un tema cargado de emociones- independiente si el motivo era económico o no, fue un gran error, que dejó paso libre a otras ordenes sin la cultura de solidaridad social de los Jesuitas.
Esperamos con gran interés tus próximas entregas
Saludos

Juan Antonio Gómez

Anónimo says: estoy seguro que a ti no te tocó estudiar en el Patria; por favor si hubieses estudiado allí, por lo menos hubieras aprendido, qué hay que responder con tu nombre, cuando se escriben tantas pendejadas

J. Jesús González

Toño, gracias por presentar tan de frente y con buena pluma la historia de esta equívoca decisión, y develar los intereses y verdadera trama que llevaron al cierre de nuestro gran colegio. Esperamos tus siguientes capítulos. Abrazo

David Cabrera Muñoz Ledo.

Interesante. Pero dejó huella el Instituto Patria.

Pablo Mdea

La historia de los jesuitas es mucho más rebuscada de lo que parece, y si los que somos exalumnos nunca recibimos un explicación con fundamento.
Penosamente los guerreros de Cristo en batalla fuimos engañados al igual que ahora que ocupan el asiento papal..
La Historia se abrirá para ser limpiada.

Alonso Rodríguez Miramón L.

Gracias pir tan gratos recuerdos, lo único es que en el pie de foto del Padre Gómez (Gomitas), dice que al cierre del Patria era Prefecto de Disciplina y no, el era el Director de Primaria.

Jorge Hernández Osorno.

Soy exalumno de este maravilloso colegio llevo en mi corazón grandes y gratos recuerdos.

Jaime LiravCoria

Soy Jaime Lira Coria, uno de la gran familia, que estableció tradición por lo numerosa y estudiosa que fué. Nos toco el cierre a dos de mis hermanos y a mí, que no pudimos concluir la preparatoria y tuvimos que emigrar a otras opciones; los otros dos tuvieron la fortuna de terminar sin contratiempos sus estudios basicos.
La formación integral recibida hizo que viviéramos siempre marcados con la sangre jesuita y los recuerdos de aquellos años mozos. Como me hubiera gustado que mi hijo también fuera “patriota”.
Una escuela como esa nunca se olvida.

Carlos G. Carballar Rivera cgcarba@gmail.com

Muchas gracias….me aclaras muchas cosas que no me explicaba!. En el Patria hice toda mi primaria, secundaria y preparatoria, salí en 1959 y entre a la Fac. de Medicina de la UNAM…..dos instituciones de las que he estado orgulloso toda mi vida. En ambas había un espíritu similar…….enseñar a pensar, a ser crítico de tu realidad social y de ti mismo. Quise que mis hijos estudiaran en la misma escuela pero ya no existía. Recuerdo mucho que en una reunión en la Hacienda Galindo donde estuvieron algunos de los jesuitas hubimos muchos que alzamos la voz y cuestionamos duramente esa decisión. Por supuesto no sirvió de nada más que de catársis. Si lamento mucho que no hayan sido capaces de ver el daño que produjeron. Donde hay una Iglesia mexicana en el declive más que evidente (lo que no sé si es para bien o para mal) Gracias espero tus siguientes artículos.
Dr, Carlos Carballar Rivera Gen 59.

José Antonio Desentis Ysita

Muy claro y elocuente, Toño. Muchas gracias por compartirlo.

Ismael Jesús Padilla López

El Patria terminó sus actividades hace más de medio siglo, pero los egresados conservamos recuerdos imborrables, experiencias vivas, la educación recibida, el espíritu ignaciano, la opción por los pobres y la hermandad entre las generaciones, estudiantes maestros y jesuitas compartimos el ideal que nos une: quo mellius illac. Mientras vivamos y seamos congruentes con nuestros ideales el Patria seguirá presente.

Rafael Lebrija Y Guiot

Fui alumno del Instituto Patria en primaria secundaria y preparatoria
habiendo terminado mis estudios en el año de 1957 y hasta la fecha nunca
me he explicado la razon de su cierre,pensando sobre todo en que en las
instalaciones del instituto tenian clases en la tarde niños y jovenes de escasos recursos sin pagar un solo centavo,recibiendo una educacion igual
a la de nosotros,cubriendose el costo con nuestras colegiaturas.
NO HAY RAZON ALGUNA QUE PUDO MOTIVAR SU CIERRE.

Dr. Claudio Cioffi-Revilla, University Professor Emeritus, George Mason University, Coral Gables, Florida, USA

Muchas gracias por esta información, la cual continúa a sorprenderme cada vez que descubro más datos históricos de este desastre del reverendo Gutierrez MdC. Desafortunadamente, creo que el actual papa Francisco, SJ de izquierda, hubiera hecho lo mismo; seguramente lo hubiera apoyado. Esta tragedia ha andado de mal en peor, a nivel global. También lo demuestra la caída en los seminarios jesuitas; comparado, por ejemplo, a los Dominicos que están creciendo.
Estoy muy orgulloso del increíble talento y amistad de los compañeros de mi generación del ’69, la penultima. Viva el Patria!

Abraham F. Chávez Villava

Excelente artículo Antonio. Ese tema me ha dado la vuelta en la cabeza durante todos estos años. Esperemos el siguiente, saludos.

Óscar Chapa Azuela

Toño Prida nos hiciste recordar una época que para muchos de nosotros fue una verdadera crisis. En mi caso fui a dar al Colegio Vista Hermosa con muchos exalumnos del Patria. Los valores inculcado por los jesuitas siguen vigentes en nosotros a pesar de los 50 años que han pasado. Cuando hablamos del Instituto Patria se nos enchina la piel y no conozco algún exalumno que no se sienta orgulloso de haber pertenecido al Colegio. Gracias por tu excelente relato. Un abrazo!!

Jose Luis Rodriguez Ezeta

Muy estimado Antonio Prida Peon del Valle
Excelente tu articulo ya que narra exactamente lo que paso, te lo digo porque yo lo vivi.
Yo estudie en el “Patria” de 1947 a 1955 en que me gradue como bachillercomo bachiller
y desde 1956 a 1976 trabaje en un sin fin de actividades del colegio, sin recibir un solo peso trabaje directamente con los padres Rosillo y Ortuño, con el P. Brehm ya no lo hice ya que entre al departamento de deportes con el P. Zatarain.
A mi me toco, junto con el P. Sergio Gómez Vargas organizar la ceremonia de clausura del colegio el Miercoles 24 de Junio de 1976 en la Iglesia de San Ignacio de Loyola, a la cual invitamos a los alumnos fundadores del curso de 1951 que todavia estaban vivos, ya se imaginaran el trabajo que se tuvo que hacer para localizarlos.

Jose Luis Rodriguez Ezeta Presidente de la Generacion 55 rezetajl@yahoo.com

Muy estimado Antonio Prida Peon del Valle
Excelente tu articulo ya que narra exactamente lo que paso, te lo digo porque yo lo vivi.
Yo estudie en el “Patria” de 1947 a 1955 en que me gradue como bachillercomo bachiller
y desde 1956 a 1976 trabaje en un sin fin de actividades del colegio, sin recibir un solo peso trabaje directamente con los padres Rosillo y Ortuño, con el P. Brehm ya no lo hice ya que entre al departamento de deportes con el P. Zatarain.
A mi me toco, junto con el P. Sergio Gómez Vargas organizar la ceremonia de clausura del colegio el Miercoles 24 de Junio de 1976 en la Iglesia de San Ignacio de Loyola, a la cual invitamos a los alumnos fundadores del curso de 1951 que todavia estaban vivos, ya se imaginaran el trabajo que se tuvo que hacer para localizarlos.

Alejandro Lebrija Narro. '69

Estuve en el Patria desde primero de primaria hasta fin de Prepa en ’69. Sigo manteniendo mi grupo mas cercano de amigos con exalumnos del Patria y todos estamos muy orgullosos de la escuela y de la educacion recibida de los jesuitas. Estoy convencido de que el lema de Quo Melius Illac nos lo dejaron muy bien marcado en nuestras vidas e inconscientemente, o no, lo vivimos a diario.

José Eduardo Ribé Martínez de Velasco

Buenísimo tu artículo Toño. Nos has dado la explicación de lo que muchos consideramos inexplicable. El cierre de nuestro querido colegio.

Javier Rivas de la Torre

Agradezco las palabras que me aclaran y confirman un objetivo raro y flaco de la decisión de cierre, ya lo había escuchado de los padres Calderón y Ortuño, incluso con más amargura. Yo fui parte de la última generación definitiva, terminé 6º de primaria en Calderon de la Barca en 1976.

Raquel Galindo del Valle raquelgalindo@live.com.mx

Sin dejar de comentar en nombre del Padre Provincial ENRIQUE MA. DEL VALLE UN SER LLENO DE JESUS POR ESO ERA JESUITA

Enrique Amaro García López

Cómo olvidar al inigualable Instituto Patria!!! bastaron seis años para aprender los valores fundamentales de la personas y llevarlo dentro de mi memoria y corazón.
Conservo amistad con varios compañeros de esa época.
Tristemente solamente termine primaria. Qué tal? el famosísimo “patio amurallado”, o el buen Mickie vendiendo polvo de gelatina, los tacos de canasta, los reglasos del padre Arellano, las partidas de canicas, escuchar famosas “Marchas” al terminar el día de clases, la academia de inglés, o como comentan, la nunca igualada Kermess.
Abrazo.

Alberto Monroy Calva

Muy interesante relatoria , coincido con la buena instrucción y formación recibida en apenas 2 años como alumno de la preparatoria y 5 más como alumno de la Ibero a donde no llegaron Estas locuras demagógicas y prevalece la institución
Cuan lamentable abuso de autoridad se cometió para cerrar al Instituto.
Que Dios haya perdonado a aquellos conjurados dentro de la Compañía de Jesús por este acto

Vickie Tolentino ( vivo en San Antonio Texas )

Hola ! Mi nombre Vickie Tolentino
Recuerdo con enorme tristeza este día . Yo era estudiante de CTI en la Ibero y trabajaba con la Asociación de padre de familiar elaborando el boletín ( Marrón, Servitje,Castro presidente … ) asistía a las juntas y escuche con desilusión Las palabras de Gonzalez Torres .. el Patria se cierra porque tenemos q enfocarnos en los pobres … y alguna mamá Patria se paró en la unta del auditorio y grito ! Q entonces los ricos no podemos ir al cielo ….
Gracias por el artículo y darnos a conocer respuestas .. secretos y razones . Una vez más poder y dinero ganan !
Mis hermanos también fueron al Patria y formó parte de mi vida de una forma muy especial. Gracias abrazos

Vickie Tolentino

En cuanto al “anónimo “ representa a la parte obscura q no se presenta .. pero si opina y no sabe !
Y yo que estudié en el Colegio Francés del Pedregal, me enseñaron congruencia y valor .. para expresarme, pero siempre de frente y dando la casa … invitación a salir ..

JOSE LUIS RODRIGUEZ EZETA

Muy estimato Toño:
Tengo que corregir mi anterior participacion, a los exalumnos que convocamos a la ceremonia del cierre del “PATRIA” en 1976, fueron los alumnos fundadores del “PATRIA” en 1931 NO en 1951.
Aprovecho tambien para comentar mi participacion en diversas actividades deportivas en el “PATRIA” como alumno forme parte de la selección de futbol mayores de secundaria en la liga colegial “AQUILES RATTI” siendo todavia alumno entrene a los alumnos de 1° de Secundaria en el equipo de futbol “AMERICA”, posteriormente ya como exalumno asisti a varios del los juegos interjesuiticos, en las ciudadess de Guadalajara, Leon, Puebla y la ciudad de México, en algunas varias veces y en el ultimo interjesuitico en que perticipo el “PATRIA” en la ciudad de Puebla fui nombrado por el rector P. Jose Ortuño Jayme S. J. como delegado del colegio. Tambien asisti a la Ciudad de Chihuahua acompañando a la seleccion de Basquetbol de Primaria que represento a la ciudad de México en el campeonato nacional infantil de Basquetbol, Tambien durante varios años fui auxiliar de las selecciones de futbol de secundaria los “Microbios” todo esto complementando lo que les dije en el anterior articulo de mi trabajo todos los sabados en el campeonato interior de 2as. fuerzas.
Espero que quede corregido este error por cuestion de dedo y agrego algo mas de lo que hice en el “Instituto Patria”
Cordiales saludos.
JOSE LUIS RODRIGUEZ EZETA
Presidente Vitalicio de la Generación 1955

Anónimo

Quiero compartir lo que escuche en ese tiempo. La familia Cuevas, cuyo padre había donado el terreno a los jesuitas, peleó la decisión de vender el terreno, ya que la donación estaba condicionada a que el terreno se utilizara para escuela. Me parece que trataron de recuperarlo en una demanda que perdieron debido a la redacción del documento de la donación. Comento esto como una anécdota escuchada en una comida familiar. Solo cómo anécdota.

Francisco G deA

Todo es muy cierto, y es muy bueno saberlo a la distancias, no hubo información, todo era sigilo y secretos, los altos mandos se negaban a dar respuesta, las familias no se comunicaban entre sí y así poco a poco ahogaron y destruyeron esta gran insignia llamada Instituto Patria!
Es uno de mis grandes recuerdos de enseñanzas y crecimiento personal y con la sociedad a quien les quedó mil veces agradecido, pero duele ese golpe tan artero! Gracias mil por toda la información, en algo mitiga ese dolor reminiscencias. Saludos
Francisco García de Alba Alonso
4* de primaria a 3* de secundaria 1975

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha