Políticos, censores y víctimas
Fulvio Vaglio Bertola
94 opiniones • veces leído

Los migrantes, ya sea a lo largo del Río Bravo o en el Mediterráneo, son carne de cañón para una guerra de desinformación entre agencias gubernamentales.

Foto: Formación y Capacitación AC.
Foto: Formación y Capacitación AC.

Lectura: ( Palabras)

Durante la presidencia de Trump, CNN utilizó de manera creciente un reportaje diario que se llamó “Fact Checking”, con el objetivo de desenmascarar las mentiras e imprecisiones del presidente. Fue un ejercicio crítico importante, sobre todo por el abuso que Trump hacía del tweet como arma de propaganda. Era, sin embargo, obvio que ese ejercicio perdería vigencia si Trump perdía las elecciones y hasta podría convertirse en contra de Biden. Así sucedió, aunque el encono del expresidente a reconocer su derrota les regaló a los reportes de CNN unos meses más de vigencia.

Ahora, la estafeta de este tipo de reportaje ha pasado a las manos de BBC News, con el título de “Reality Check”. El uso que le da la difusora británica es más amplio y cubre declaraciones de políticos de muchos países y varias posiciones. Un caso muy reciente se refiere a las críticas republicanas a la política migratoria de Biden

Los medios y los políticos republicanos hacen tres aserciones principales:

a) Que el número de migrantes interceptados en la frontera con México ha aumentado drásticamente en los seis primeros meses de la administración Biden (confirmando de alguna manera que la alarma sonada por Trump era justificada).

migrantes en norteamérica

b) Que los migrantes adultos siguen llevando consigo un alto número de menores frutos de trata de personas, abandonándolos apenas pasada la frontera.

migrantes niños y adultos
migración a Estados Unidos

c) Que la migración latina es responsable por un incremento exponencial de la importación de drogas.

Drug seizures

Aunque las tablas de la BBC no son fáciles de leer, parecen confirmar que la primera afirmación (hay más migrantes este año que en último año de Trump) es relativamente cierta; la segunda (ha aumentado el número de migrantes menores de edad y sin acompañantes) no es claramente sustentada en los números; y la tercera de plano (más migrantes igual a más drogas) es falsa. Más controversial el tema, más los “reality checks” se revelan escurridizos. Esto deja la pregunta sobre su veracidad en un limbo en el que los datos son interpretados (según preconceptos ideológicos) más que comprobados o negados (con base en análisis científicos). Los migrantes, ya sea a lo largo del Río Bravo o en el Mediterráneo, son carne de cañón para una guerra de desinformación entre agencias gubernamentales.

migración latinos

Si ésta es la realidad (mediática) en la polémica actual entre republicanos y demócratas en Estados Unidos, ¿cómo se posicionan los medios electrónicos en México en este mismo período? Desde mucho antes que la pandemia golpeara, había quienes saludaban los resultados electorales como una ocasión para un ejercicio de independencia real del gobierno, si se quería que la nueva realidad política y social se consolidara. “Maldoblestar”, diría espléndidamente el maestro Asturias: varios temían una alineación acrítica y servil de los medios con la mayoría absoluta de MORENA, pero muchos también saboreaban un posicionamiento de signo opuesto en función anti-AMLO, convertido, de pronto y de nuevo, en el monstruo que había que destronar lo más pronto posible y a como diera lugar.

El abanico de los medios electrónicos mexicanos no ha cambiado mucho en estos tres años. Culpa de AMLO y de los medios: del primero por haber privilegiado, casi desde el comienzo, la paranoia persecutoria sobre la autoconfianza conquistadora; de los segundos por no haber entendido cómo funcionan los tiempos de la comunicación masiva en época de cambio. Como consecuencia, hoy tenemos unas mañaneras aburridas y predecibles como las de siempre, unos periodistas críticos que siguen confundiendo su verborrea con el ejercicio del “reality check” (no se han dado el tiempo de aprender la diferencia) y un CNN en español al que le queda grande la tarea de informar lo mismo para varias identidades nacionales.

Cada quién irá buscando a qué fuente de información es preferible creer; personalmente, ya no me clavo con CNN, aunque tampoco me acomodo a FOX News (otro medio que se rehúsa a cambiar: algunos días parece estar mejorando en los turnos matutinos, sólo para volver a hundirse en el prime time). Así que regreso a mis orígenes: BBC con todo y algunas inconsistencias de sus “reality checks”; los programas de France 5 (sobre todo “C dans l’air) y, cuando es necesario, los “desinformativos” de RTVE y RAI; sin olvidar los periódicos cuando están accesibles gratis (parecen creer que la información no es un derecho humano).

A los que le agrego Al-Jazeera que es fuente de constante sorpresa en cuanto a los contenidos informativos abarcados: sólo hay que considerar que sus artículos de opinión son eso, op-eds, no siempre reportajes profesionales.        

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha