La Medicina Interna en México
Manuel Ramiro Hernández

Visión Integral

94 opiniones • veces leído

Al culminarse la tarea académica, el Dr. Laguna a través de su liderazgo y su enorme entusiasmo, propuso a los profesores que fundaran una sociedad de Medicina…

Imagen: Océano Medicina.
Imagen: Océano Medicina.

Lectura: ( Palabras)

El pasado 5 de noviembre falleció en la Ciudad de México el Dr. Rafael Sánchez Cabrera, quien fuera uno de los fundadores y de los primeros promotores de la Medicina Interna en México. Lamento mucho su muerte y envío a sus familiares mis más sinceras condolencias.

El concepto de Medicina Interna se inicia en Alemania a fines del siglo XIX, en un intento de sistematizar la atención de los enfermos y realizarla de una manera más integral, todo frente a un desarrollo de la fragmentación de la atención por el desarrollo de las especialidades. El desarrollo de la idea fue lento e impreciso, la segmentación del cuidado de los enfermos promovida por la atención dividida por especialidades, que ganaba y va ganando espacio, y quizá la falta de precisión que la denominación de la especialidad, “Medicina Interna”, han contribuido para su lento desarrollo. En diferentes países hubo figuras que adoptaron el concepto, y trabajaron en sus pacientes con éste, en Francia y Alemania, pero quizá la más destacada fue la de William Osler, quien trabajó brillantemente en Canadá y Estados Unidos, donde fundó una escuela con su trabajo clínico y la publicación de libros clásicos de la especialidad; a pesar de ello a los internistas les ha costado trabajo establecerse y desarrollar su trabajo.

En México un grupo distinguido de médicos empezaron a desarrollar una disciplina, más que una especialidad, siguiendo los conceptos de Osler: probablemente con la idea de tratar de diferenciar al médico clínico que atendía pacientes con problemas de solución no quirúrgica y que enfrentaban al enfermo de manera global, destacaron Miguel Francisco Jiménez, Manuel Carpio, Ricardo Cicero y José Terrés; este último quizá el más entusiasta y destacado, Cicero y Terres fundaron la primera Sociedad de Medicina Interna en 1895, sin embargo, fueron perdiendo la batalla ante la atención fraccionada por especialidades. El Hospital General surgió con pabellones asignados a enfermos con problemas quirúrgicos y no quirúrgicos, además de los asignados a la Obstetricia y la Pediatría, los enfermos con problemas no quirurgicos eran asignados a salas divididas por especialidades de la atención de enfermedades de órganos o sistemas, o para la atención de enfermedades específicas (por ejemplo, la tuberculosis). No fue si no a la llegada al hospital del Dr. Ignacio Chávez y el Dr. Salvador Zubirán cuando renace la intención de promover la atención integral del paciente, aunque lo hagan en pabellones de especialidades como las de Cardiología o Endocrinología.

En 1935, Chávez, Zubirán, y otros distinguidos médicos como Teófilo Ortiz Ramírez, fundaron otra Sociedad de Medicina Interna que desafortunadamente tuvo efímera vida. De estos esfuerzos en la segunda mitad de los años 40, se fundan el Instituto Nacional de Cardiología y el Instituto Nacional de Nutrición; en el primero se desarrolló una atención especializada de muy alta calidad que persiste hasta ahora, y en el de Nutrición se inició una atención integral del paciente, apoyada por especialistas de alta calificación, lo que perdura hasta la fecha distinguiéndose.

Dr. Salvador Zubirán
Dr. Salvador Zubirán.

En la segunda mitad de los años 60, en 1968, egresaron los primeros especialistas en Medicina Interna provenientes de cursos avalados por la Facultad de Medicina de la UNAM. En ese entonces en México la especialidad era prácticamente desconocida y sólo en dos hospitales los enfermos eran atendidos fundamentalmente a través de internistas; el Centro Hospitalario 20 de Noviembre del ISSSTE y el Hospital de la Nutrición, así como otros hospitales, contaban con servicios de Medicina Interna que compartían la responsabilidad con otras especialidades en la atención de pacientes adultos con problemas no quirúrgicos, entre ellos estaban el Hospital de la Raza, el Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional, ambos del IMSS, el entonces Hospital de Hacienda, el Hospital de PEMEX y el Hospital Español

La Medicina Interna es una especialidad que se dedica a la atención de pacientes adultos, con problemas no quirúrgicos y que se diferencia de otras especialidades en que lo hace de manera integral sin importar si existe más de un padecimiento o si los síntomas involucran a más de un aparato sistema. Desde luego se requiere una interacción fluida, expedita con otras especialidades para el momento en que el internista decide requerir ayuda en el manejo del enfermo. La inmensa mayoría de los problemas pueden ser resueltos por el Internista y deja la posibilidad a los especialistas de otras especialidades la oportunidad de atender problemas, menos frecuentes o más complejos.

Dr. Ignacio Chávez
Dr. Ignacio Chávez.

En 1973, el entonces director de la Facultad de Medicina, el Dr. José Laguna, reunió a los profesores de los cursos de especialidad en Medicina Interna avalados por la UNAM para revisar y actualizar los programas académicos de los cursos, que en ese momento eran  Carlos Álvarez Amaya del Hospital Colonia, Hugo Castañeda del Hospital Adolfo López Mateos, Luis F. Cervantes del Centro Médico Nacional, Juan F. Cruz Krohn del Instituto Nacional de la Nutrición, Jesús González Posada del Hospital de la Raza, Miguel Guevara Alcina del Hospital Español, Jorge Lozano del Hospital General, Alejandro Ovseiovich del Hospital de PEMEX, Rafael Sánchez Cabrera del Hospital 20 de Noviembre, Manuel Orozco Romo del Hospital Darío Fernández del ISSSTE y Bernardo Tanur Tatz del Hospital de la Secretaría de Hacienda. Al culminarse la tarea académica, el Dr. Laguna a través de su liderazgo y su enorme entusiasmo, propuso a los profesores que fundaran una sociedad de Medicina Interna que no existía, y así, para 1974 se fundó la Asociación de Medicina Interna de México (AMIM) que constituyó un punto detonante en el desarrollo de esta especialidad. De ahí nació también el Consejo Mexicano de Medicina, con el que entre pares se intentó asegurar que la sociedad fuera atendida por especialistas capaces de la AMIM, y que después se convirtió en Colegio para ampliar sus acciones.

Consejo Mexicano de Medicina Interna

Por otra parte, han convivido dos conceptos, uno que considera a la Medicina Interna como una especialidad propedéutica para el estudio de otras especialidades, y el que la considera una especialidad terminal. Bajo este último punto de vista ha tenido un desarrollo notable, sus inicios coincidieron con el establecimiento de muchas unidades hospitalarias del IMSS, del ISSSTE y de la SS. En todos los nuevos hospitales de segundo nivel la atención de los enfermos adultos con problemas no quirúrgicos quedó a cargo de los servicios de Medicina Interna, en los hospitales de tercer nivel surgieron servicios de la Medicina Interna para compartir responsabilidades, hasta que en el momento actual el encargo de la atención recae fundamentalmente en los internistas. Paralelamente se han desarrollado mecanismos en la búsqueda de la calidad, muchos de ellos liderados por la AMIM, que ha logrado reunir y conjuntar esfuerzos permitiendo que la especialidad sea ampliamente conocida y sobre todo útil al sistema de Salud.

Mientras vivió el Dr. Laguna, acompañó los esfuerzos de la AMIM con su gran visión docente y académica, pero también de asistencia y social. La Medicina Interna en México ocupa un lugar sólido en el Sistema de Salud mexicano ‒no sucede lo mismo en otros países como en Estados Unidos‒, debido a que arrancó con fuerza y actualmente ocupa un lugar importante en la etapa propedéutica de otras especialidades; los que terminan la especialidad se desarrollan fundamentalmente en el primer nivel de atención, aunque paradójicamente los servicios y textos más prestigiados de la especialidad son americanos. En España comparten espacios con otras especialidades, lo mismo sucede en Francia y Alemania.

El sitio y el prestigio de la especialidad se debe a muchos factores y actores, pero los primeros profesores de los cursos de especialidad, con una gran visión y una gran generosidad, dieron los pasos iniciales, apartando aspiraciones personales y egoísmos. Insisto, la participación del Dr. Laguna fue fundamental y, por supuesto, tuvo también la virtud de entusiasmar a jóvenes que continuaron y quizá mejoraron sus acciones, de tal manera que en el ahora Colegio de Medicina Interna se desarrollan con entusiasmo labores que buscan mantener y mejorar el prestigio de la Medicina Interna en México. Viven aún Jorge Lozano, quien está retirado, el Dr. Tanur, quien permanece muy activo en varios aspectos, y Hugo Castañeda que ejerce exitosamente en Texas; el resto desafortunadamente ha fallecido.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
4.4 5 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
2 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Miriam

Buenas noches, doctor.
Desde antes de esta pandemia la medicina interna ha jugado un papel trascendental en la población debido a su forma analítica y metódica para abordar a los pacientes y sus enfermedades. Sin duda alguna es una especialidad extraordinaria que siempre estará presente pues son los médicos internistas (y sub especialistas de dicha especialidad) quienes se encargan y continuarán encargándose de ver esas enfermedades crónico degenerativas que frecuentemente aquejan a nuestra población.
Excelente nota, doctor. Saludos.

Sergio

Excelente reseña Maestro !!
Un orgullo ser Médico Internista.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha