Soy un destructor del medio ambiente y ni siquiera soy consciente de ello
Octaviano Couttolenc

Cambio y fuera

94 opiniones • veces leído

En ocasiones es más fácil entender el impacto que la humanidad ha tenido sobre el medio ambiente, cuando lo traducimos a términos concretos sobre cómo cada…

Imagen: Ciudad Sostenible.
Imagen: Ciudad Sostenible.

Lectura: ( Palabras)

El uso indiscriminado que hacemos de los recursos naturales de la tierra, y que está causando un nivel alto de deterioro ambiental, nos ha llevado a ser testigos de mayores campañas de concientización en los medios, alertándonos a la raza humana sobre estos excesos, pero poco hemos hecho.

Quizá no seamos conscientes, pero la población actual del mundo ronda los 7,800 millones de personas, cuando en 1900, tan sólo éramos 1,650 millones (crecimiento de 4.7x); el PIB/cápita de Reino Unido en ese mismo plazo, pasó de £4,870 libras a £28,600 libras (crecimiento de 5.8x). En un lapso relativamente corto de 120 años, la combinación de la explosión poblacional y un rápido crecimiento económico, en especial en los países desarrollados desde la Revolución industrial, ha llevado a crecimientos desmedidos en la utilización del capital natural de la tierra (recursos naturales).

población mundial millones

En ocasiones es más fácil entender el impacto que la humanidad ha tenido sobre el medio ambiente, cuando lo traducimos a términos concretos sobre cómo cada uno de nosotros incide, debido a nuestro estilo de vida, costumbres y patrones de consumo, en dicho deterioro.  Existen cantidad de medidas en las que nos pudiéramos fijar para evidenciar lo anterior, pero me gustaría en este artículo hacer referencia a un concepto llamado “La huella ambiental o ecológica”. Este concepto relaciona la superficie ecológica productiva que existe en la tierra (medida como hectáreas productivas), para producir los recursos que el ser humano necesita (para su alimentación, vivienda, transporte, bienes y servicios en general), comparado con el número de personas en la tierra. Según este concepto en la tierra, hay 1.7 hectáreas globales de producción por persona.

Existe una organización benéfica de expertos llamada Global Footprint Network, fundada en el 2003, que busca desarrollar y promover herramientas que fomenten la sostenibilidad, incluida la “huella ecológica”. El objetivo final es promover una cultura donde “todos los seres humanos puedan vivir bien, dentro de los medios que ofrece el planeta Tierra”.

Hace unos días, curioseando en su página me encontré que existe un simulador, que a través de 14 preguntas, estima “la huella ecológica de la persona” y así nos hace conscientes de la cantidad de hectáreas necesarias productivas para mantener mis patrones de consumo y cómo eso compara contra el área biológica que me corresponde, mencionada arriba.

A pesar de que yo me consideraba una persona consciente del medioambiente y según yo había tomado ciertas medidas para mitigar mi impacto (por ejemplo: instalación de paneles solares en mi casa, instalar focos ahorradores, menor uso del automóvil, reciclaje, entre otras), para mi gran sorpresa el resultado que me arrojó es que, si toda la humanidad consumiera al mismo ritmo que yo lo hago, requeriríamos 3.7 x el tamaño de la tierra actual disponible.  Esto me convierte en un depredador ambiental y ni enterado estaba.

Cuando se pone esa información en perspectiva, sucede que hoy en día hay muchos países donde los ciudadanos consumimos mucho más que lo que su área biológica indica (México, EE.UU., España, China, entre otros), mientras que hay otros que consumen menos (Brasil)  y, por lo tanto, ayudan a que el promedio mejore. Cuando un país consume más de lo que le corresponde, debe compensar ese déficit, a través de: i) la importación de biocapacidad (comprando bienes y productos a otros), ii)  degradando o reduciendo sus recursos naturales, o iii) emitiendo dióxido de carbón a la atmósfera.

hectáreas globales productivas

Te animo a que te metas en su página y hagas tu prueba de huella ambiental en: www.footprintcalculator.org.

Sin duda son muchos los factores que inciden en el resultado que nos arroja la huella ecológica, pero si lo vemos a detalle, hay cantidad de acciones que podemos tomar para mitigar nuestra huella, incluyendo los que abajo incluyo.

Factores que inciden negativamente en la huella ambiental

Es evidente, que en la medida que nos volvemos conscientes del impacto ambiental que generan nuestros actos diarios, es que podremos contribuir cada uno a reducir nuestra huella ambiental. Nuestra Tierra no puede aguantar en forma sostenida los niveles de consumo actuales, de ahí la importancia de actuar con urgencia.

Considero que tenemos la gran obligación de cara a las generaciones futuras de exigir e impulsar a nuestros gobiernos y autoridades a que fomenten políticas públicas que favorezcan la reducción de la huella ambiental. Veo en los últimos años en México, campañas de reciclaje y separación de basura, campañas para consumir productos locales, mayor disponibilidad de opciones para instalar paneles solares en nuestras casas, campañas para uso del transporte público, y muchas otras medidas que van en la dirección correcta, aunque a veces la intensidad podría ser mayor. México debe cumplir sus metas de generación eléctrica por fuentes renovables y ese objetivo no puede estar en duda.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
5 1 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha