Geoestrategia, la asignatura pendiente
Ricardo López-Robles

Prospectiva, una mirada al futuro

94 opiniones • veces leído

La Geoestrategia junto a otros ámbitos de actuación, como la Prospectiva o la Inteligencia Estratégica, resultan competencias vitales para todo tipo de agentes, ya que sin una visión conjunta del futuro…

Imagen: Pixabay.
Imagen: Pixabay.

Lectura: ( Palabras)

Son muchas las lecciones que la pandemia ha traído a las organizaciones, independientemente de su naturaleza y del impacto que ha ejercido en ellas. Dentro de las lecciones aprendidas y por aprender, destacan los nuevos modelos de Vigilancia, Prospectiva e Inteligencia Estratégica, que buscan favorecer la competitividad de las organizaciones al mismo tiempo que la de las regiones a través del uso eficiente de los datos, información y conocimientos.

En esta línea, uno de los aspectos que más interés ha suscitado desde un punto de vista organizacional pero también regional, es la aplicación del concepto de “Geoestrategia”, entendido según la Real Academia de la Lengua Española, como la estrategia basada en el conocimiento y análisis de las condiciones geográficas de una región.

Una definición simple y clara, que pone en valor el dominio del entorno, situación que para muchos y muchas parece lógica y sencilla, pero que en la realidad es poco atendida, lo que pone a su vez en una situación de riesgo a todos los agentes de manera individual y conjunta, así como a la propia región.

La Geoestrategia, originalmente surge de la geopolítica, y trata de estudiar y relacionar los problemas estratégicos militares con factores geográficos y recursos de un país con sus objetivos geopolíticos. Sin embargo, en los últimos años, la Geoestrategia ha ido evolucionando hacia un ámbito más transversal resultado de la propia evolución de megatendencias como la demografía, la revolución tecnológica, el cambio climático y la propia globalización.

geoestrategia
Imagen: Academia Play.

Desde la óptica de las organizaciones, dominar el entorno se ha convertido una competencia básica, escenario que resalta el valor de aspectos como la Geoestrategia, y que invita a reflexionar sobre qué aspectos resultan prioritarios, a fin de poder atender a los retos locales, regionales e internacionales.

Es aquí, donde la Geoestrategia junto a otros ámbitos de actuación, como la Prospectiva o la Inteligencia Estratégica, resultan competencias vitales para todo tipo de agentes, ya que sin una visión conjunta del futuro y de los comportamientos del entorno, la situación de riesgo latente podría generalizarse restando competitividad e imagen al conjunto.

Sin embargo, a pesar de todo lo anterior, ni las instituciones ni las propias organizaciones llegan a dimensionar el valor que representa contar con este tipo de competencias, y cómo, el desarrollo de estas competencias permite la construcción de escenarios que facilitan la definición de estrategias dinámicas, ágiles y de resultados al corto plazo.

Por ello, aprovechar la situación actual y reflexionar sobre el valor que tiende a dominar el entorno a través del uso de datos, información y conocimientos, a través de la implementación de acciones orientadas al ámbito geoestratégico, debe ser una acción para todos los agentes, potenciando espacios de intercambio de estos recursos a fin de generar sinergias que favorezcan la competitividad y consolidación de las mismas.

geopolitica, rubik
Imagen: El País.

En este sentido, para cubrir esta asignatura pendiente los agentes públicos deberán ser quienes tomen la iniciativa, promoviendo espacios de encuentro donde se compartan recursos de valor, se definan grupos de trabajo y líneas de acción que permitan la creación de una cultura basada en el uso de los datos, información y conocimientos, y la definición de estrategias que consideren a todos los agentes de manera individual y conjunta, en clave región.

Finalmente, y pensando en que estas acciones podrían nunca llegar, como organizaciones debemos implementar modelos de Inteligencia que al menos nos permitan disponer de algunos medios para hacer frente a los retos venideros, en el corto, medio y largo plazo.

Levantemos la cabeza y miremos al futuro pensando en todo lo que necesitamos para ser y seguir siendo competitivos, pero sobre todo, para seguir construyendo una sociedad en la que el valor de las personas es uno de los pilares claves.

No duden en seguir haciéndome llegar sus comentarios y recomendaciones al correo electrónico ricardolopezrobles@outlook.com o vía redes sociales a @rlopezrobles.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
4 1 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha