Esperanza, emociones y geopolítica
Nydia Egremy

Cristal Geopolítico

94 opiniones • veces leído

Actualmente persisten las culturas del miedo que causan que haya más temor y humillación y menos esperanza que hace diez años.

Lectura: ( Palabras)

Las culturas del miedo, la humillación y la esperanza están reconfigurando el mundo; de ahí que no sea posible comprender el comportamiento de las relaciones internacionales sin entender cómo funcionan las emociones de los actores globales. Las emociones son como el colesterol, las hay buenas y malas. La cuestión es encontrar el correcto equilibrio entre ambas. El miedo frente a la esperanza; la esperanza frente a la humillación; la humillación que lleva a la mera irracionalidad –y hasta a la violencia–, reflexionaba el investigador y académico Dominique Moïsi, a una década de haber publicado su estudio La Geopolítica de las Emociones.

Y es que, en el mundo actual hay más temor y humillación y menos esperanza que hace diez años. Eso confirma que, entre los grandes retos socioculturales del siglo actual, está planearnos si existe “la posibilidad de un contexto trasnacional, de crear referencias comunes y democráticas de convivencia”, como plantea Yolanda Onghena Duyvewaerdt, investigadora del Centro para Asuntos Internacionales de Barcelona.  

Porque es claro que cuando la política se conduce a través de las emociones, las razones se olvidan. Tal es el caso de Suecia, cuya política de asilo era de las más generosas; sólo en 2015 fue el país de la Unión Europea (UE) que acogió a más solicitantes de refugio (163 mil). Pero ahora la escalada derechista continental llegó al país nórdico y se opone a esa apertura.

geopolitica de las emociones.

Así, miles de refugiados y migrantes que esperan asilo en la frontera greco-turca, en vez de empatía recibieron frases como: “¡No vengan!”, “¡Suecia está llena!”, “¡Vamos a cerrar la frontera!”, del líder del partido Demócratas de Suecia (derecha), Jimmie Ákesson. Ese veto, escrito en inglés en volantes que él y su equipo repartieron en la ciudad turca de Edirne, retrata una emoción: total rechazo al otro.

La reacción inversa vino del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien declaró que su país mantiene abiertas sus fronteras con la UE, para que los refugiados crucen a territorio comunitario. “No detendremos a quienes deseen ir a Europa. Los alimentamos y vestimos por nueve años. Ahora, no los detenemos”.

En la historia humana el odio político ha enfilado contra ciertas etnias, culturas y religiones. Al antisemitismo rabioso siguió la fobia a los mexicanos, japoneses, latinoamericanos, alemanes, chinos e islámicos. Y tras el 9/11 la geopolítica de las emociones impactó en la política exterior e interna de potencias que usan de modo abusivo la otrorización; una emoción que nutre falsas percepciones de otras sociedades.

Esa exclusión etno-religiosa es un incentivo para el radicalismo. Al hablar contra el radicalismo islámico en Polonia, Donald Trump, afirmó: “Estoy en guerra con ellos” y esa declaración nutrió la hostilidad contra musulmanes y árabes.

En su estudio “Islam y Occidente: política de la fobia”, los internacionalistas Minhas Majeed Khan, Saadia Beg y Tasawar Baig, detallan que este siglo XXI heredó las malas relaciones entre el mundo musulmán y Occidente, con asuntos sin resolver de la Guerra Fría y un clima de pugna bajo la teoría del Choque de Civilizaciones de Huntington, donde se ve al islam como la mayor amenaza para la cultura y valores occidentales.

emociones encontradas

Algo es cierto: vivimos en la sociedad del riesgo global por amenazas y desastres que aparecen en nuestro horizonte. Del temor al terrorismo y al cambio climático se transitó a la aversión a la inmigración y xenofobia, y hoy les sigue la rusofobia, que el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Niza Sophia, Robert Charvin, retrata así: Asistimos a una verdadera rusofobia mediática. Si creemos a esa campaña occidental, Rusia es prácticamente la encarnación del mal. Según esa narrativa, los rusos lograron que Trump fuera presidente y profundizaron la secesión de Cataluña. No importan las virtudes o defectos de su sistema; en ese discurso Rusia sigue siendo el enemigo a combatir, como en la era soviética.

Hoy, estrategas de la geopolítica de las emociones observan cómo millones de personas contienen su terror al COVID-19. Vieron que el 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud declaró pandemia a esa enfermedad viral, pues la cifra de afectados fuera de China se multiplicó por 13 en dos semanas y alcanzó a 118,000 casos en 114 países –con 4,291 decesos–.

Es casi inevitable la manipulación política de esta situación y las fobias descritas. La forma como los Estados aborden esos “riesgos” describirá cómo se gobierna en la modernidad. Estar en riesgo es la condición humana de este siglo; lamentablemente, hoy la sociedad se ocupa cada vez más en debatir que en prevenir y gestionar los riesgos, lamenta el sociólogo alemán Ulrich Beck.


También te puede interesar: Kuwait, sorpresa geopolítica a 29 años de su invasión por Irak.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha