¿Crisis global?: el sistema internacional en el contexto del COVID-19
María Pía Taracena Goût
94 opiniones • veces leído

El contexto internacional pre-COVID-19 vivía un momento de tensión entre el surgimiento de nacionalismos populistas y el orden liberal internacional.

Imagen: Dom Guzman.
Imagen: Dom Guzman.

Lectura: ( Palabras)

¿Cuáles son las consecuencias internacionales del COVID-19?, contestaría que muchísimas, pero hay una que llama la atención de manera especial y urgente, la del sistema internacional.

El sistema internacional entendido como el andamiaje institucional encargado de proveer la gobernanza internacional, organizado en torno a temas políticos, económicos, sociales, culturales y de justicia que, a través de instituciones como la ONU, el FMI o la Corte Internacional de Justicia, han intentado construir un mundo mejor.

Dichas instituciones han funcionado a pesar de los cambios en el contexto internacional: la guerra fría, la post-guerra fría inmediata, la era de la globalización y el terrorismo, las crisis financieras y ahora, la era de la pandemia.

El sistema de Naciones Unidas forma parte de este andamiaje, entre ellos, los organismos regionales y las organizaciones no gubernamentales vinculadas al sistema, por poner un ejemplo.

sistema internacional covid
Imagen: Mariano Vior.

La importancia del sistema internacional y su capacidad de gestionar la gobernanza mundial radica en un principio muy importante del derecho internacional: la cooperación internacional. Y que se puede dar en distintos campos, ya sea para la cooperación para el desarrollo; para la solución pacífica de las controversias; avanzar en el tema de derechos humanos; crear mecanismos e instrumentos variados de gobernanza internacional; y para fomentar la cooperación entre regiones.

Hoy todo este andamiaje está más cuestionado y amenazado que nunca y nos lleva a plantearnos seriamente la pregunta de “si este sistema desaparece, qué lo podrá sustituir”.

El contexto internacional pre-COVID-19 vivía un momento de tensión entre el surgimiento de nacionalismos populistas y el orden liberal internacional. Al parecer los gobiernos enmarcados ideológicamente en este fenómeno disruptivo, buscan desordenar el orden mundial liberal y establecer una postura anti-establishment.

En esta ocasión, les tocó a las organizaciones dedicadas a los temas de la salud, como la OMS y sus contrapartes a nivel regional. En el continente americano la relación OMS (Organización Mundial de la Salud) y la OPS (Organización Panamericana de la Salud) han visto limitada su capacidad para “obligar” a los gobiernos a responder a la pandemia de acuerdo a los lineamientos planteados por dichos organismos. Cada gobierno ha respondido a la pandemia según sus capacidades, pero sobre todo, debido también a la forma de liderazgo que cada país tiene, al momento político en el que se encuentra, a la popularidad del líder en cuestión, etcétera (la lista podría ser larga).

ajustes economicos
Imagen: Lugram Pinn.

Esta situación afecta también la viabilidad de las regiones en cuanto a su propia organización. La fractura, por ejemplo, que se ha dado dentro de la Unión Europa para responder a la pandemia, es muy clara y profundizó la división entre países del norte y los países del sur más afectados, como España o Italia y, por otro lado, la poca cooperación trilateral en América del Norte y entre países latinoamericanos.

Tal vez es el momento para que la comunidad internacional se ponga a pensar en nuevos formatos de cooperación internacional que sean más efectivos y que puedan encontrar el ejemplo en el funcionamiento de muchas organizaciones no gubernamentales, que parece que funcionan mejor, como puede ser el caso de las organizaciones de asistencia médica internacional.

En la crisis post-COVID-19 uno de los grandes retos del sistema internacional será también la viabilidad económica de las instituciones que los componen, ya que la crisis económica va a afectar mucho a los países que seguramente van a tener dificultades para cumplir con sus compromisos monetarios con dichas organizaciones. Este tema seguramente dará pie a muchos líderes “anti-establishment” para promover sus críticas al sistema, e incluso proponer su salida de dichas instituciones, como la ha hecho el presidente Donald Trump de la OMS.

Distintos líderes mundiales han usado la pandemia para su beneficio personal. Ya sea porque están en elecciones, o porque así les ha convenido a sus intereses políticos, “como anillo al dedo”.

Tomemos como ejemplo el caso de Estados Unidos. Debido al poco liderazgo que a nivel internacional en el tema de la pandemia ha tenido Donald Trump, vemos en la escena a líderes como Putin o Xi-Jinping participando fuerte en el juego del poder. El liderazgo mundial hoy compite en la arena del nacionalismo de las vacunas, como la nueva forma de influencia internacional. Quien saque primero la vacuna será el líder del mundo de la pandemia.

trinidad politica
Imagen: John White.

Es de sorprender el nombre de las vacunas, como Oxford o Sputnik V, o programas de investigación como el de Estados Unidos llamado “Operación Warp Speed” (nombre que se da a la máxima velocidad de una nave espacial en la serie Star Trek), elaborado por el Departamento de Salud que busca entregar 300 millones de vacunas de manera segura y efectiva. Operación que implica la cooperación con otras instituciones estadounidenses como: el Departamento de Defensa, o la FDA, entre otras, pero de escasa cooperación con agencias internacionales. El esfuerzo de generar su propia vacuna puede ser positivo para la población norteamericana y los países que puedan tener acceso a la vacuna estadounidense. Pero en un contexto electoral, en donde la visión un tanto populista del presidente Trump, empaña el esfuerzo. Recordemos que esta semana se descubrió que había minimizado la pandemia para “no provocar pánico en la población”, con el fuerte deseo que desapareciera como por arte de magia.

La pandemia ha sido secuestrada por la política y sus actores, que ponen en segundo plano la solución sanitaria y por ende provocan el fracaso del sistema internacional para imponer soluciones de alcance global.


También te puede interesar: De amor y desamor en las relaciones de Trump con sus vecinos.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha