Hacer lo que nos toca siempre
Luis Wertman

Construcción Ciudadana

94 opiniones • veces leído

Muchos de nuestros esquemas de organización, en el trabajo, en la escuela, en los espacios cerrados donde convivíamos muchas horas, se modificaron y ahora podemos encontrar un nuevo valor…

Imagen: Expreso.
Imagen: Expreso.

Lectura: ( Palabras)

Los cambios duraderos nacen de sociedades bien organizadas, que establecen principios y valores compartidos para que el bien común sea la constante en las decisiones que le corresponden a sus ciudadanos. Tenemos muchos ejemplos en la historia de la humanidad acerca de ello, y si esta pandemia es el episodio que nos toca para modificar muchas de nuestras reglas sociales, también podemos considerarla una oportunidad que podría no repetirse en el futuro.

Es fundamental que debemos cuidarnos para cuidar a otros con las mismas medidas que hemos estado aplicando desde que inició esta emergencia mundial, además de impulsar la vacunación entre quienes pueden seguir escépticos sobre este logro de la ciencia moderna. 

Dos simples, pero poderosas, acciones. Cuidarnos con cubrebocas, sana distancia, gel antibacterial, y contar con la o las dosis que nos corresponden. Para una variante, la famosa Delta, que ya está presente en más de la mitad de los contagios en el país y que se esparce con mucha mayor facilidad, la prevención es la clave.

No todas las naciones están entendiendo la importancia de continuar con estos pasos y las imágenes que vemos muchas veces en los medios de comunicación pueden hacernos creer que nos encontramos más cerca de la salida de esta contingencia de lo que realmente estamos. 

protección y prevención covid
Imagen: La República.

Tampoco debe verse esto como una “batalla”, sino como un esfuerzo colectivo para evitar fallecimientos, enfermedad grave y consecuencias que vivimos el año pasado en toda su amplitud. La economía global está de regreso, aunque no exenta de problemas y de condiciones que no permiten hablar de una recuperación pareja en todos lados.

Frente a esta nueva realidad, nosotros podemos hacer de la precaución una norma y de la vacunación un hábito, en particular si no olvidamos que vendrán otras pandemias. Hará falta mucha investigación científica, recursos para el desarrollo de tecnología y un análisis profundo sobre los alcances de este virus para estar listos si una crisis similar llega en el mediano plazo.

Aprender lecciones de la historia permite no repetirlas y, al mismo tiempo, comprender cómo pensamos y sentimos en momentos de desafío general. Revisar la manera en que superamos obstáculos en el pasado ayuda a entender que los buenos comportamientos son el resultado de un consenso cívico en el que la mayoría adoptamos valores que implican la protección de todos. 

Por eso, convencer acerca de vacunarse es una tarea diaria en la que tenemos que participar para contribuir a reducir las posibilidades de que otras mutaciones, o ésta misma, nos siga infectando. De nuevo, las vacunas funcionan, pero no evitan el contagio, ni son una carta blanca para el descuido.

vacunación covid, pandemia
Imagen: istockphoto.

Muchos de nuestros esquemas de organización, en el trabajo, en la escuela, en los espacios cerrados donde convivíamos muchas horas, se modificaron y ahora podemos encontrar un nuevo valor en aquellos lugares al aire libre, públicos, y en las posibilidades que tienen nuestros hogares para dedicar tiempo a la familia y a los más jóvenes. 

En este sentido, implica replantarse la forma en que nos llevábamos antes y los acuerdos generales que se tienen que construir para que la violencia intrafamiliar, las agresiones entre vecinos, los desacuerdos de las comunidades en las que vivimos, no sobrepasen los avances que se han logrado en este tiempo de confinamiento o movilidad reducida.

Nuestra salud física, nuestra salud mental, puede tener un componente más que valdría la pena comenzar a observar: la salud social. Ésa que se teje en calles, colonias, barrios y municipios, donde hacer lo que nos toca, que son muchas cosas en las que la autoridad poco tiene que ver, porque se trata de coincidencias entre nosotros, es un compromiso que podemos mantener con la voluntad de cambiar todo lo que afecte nuestro bien y buen vivir. Y puede hacerse siempre.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha