Administrar el temor al futuro
Luis Wertman

Construcción Ciudadana

94 opiniones • veces leído

Nuestra condición psicológica y emocional será determinante para que podamos perseverar en conjunto y estar bien organizados en lo comunitario y en lo individual. El reto es de mejora, no sólo de adaptación…

Imagen: The Economist.
Imagen: The Economist.

Lectura: ( Palabras)

Uno de los obstáculos de salud mental que más nos afectará en el retorno a una nueva realidad que todavía desconocemos, será el temor en sus diferentes expresiones. Ya sea a vacunarnos o enviar a nuestros hijos o nietos a clases presenciales, la incertidumbre seguirá siendo uno de los motores de la ola de desafíos emocionales que tendremos que superar.

Estar bien informados es vital para que tomemos las mejores decisiones respecto a la manera en que continuaremos con nuestras vidas en cuanto la pandemia se encuentre en niveles donde no represente un peligro masivo como el que aún significa para nuestras sociedades. Es importante tener presente que aún en esos momentos, los cuidados personales y hacia otras personas deberán mantenerse el resto del año y, posiblemente, un tiempo más, aparte de los refuerzos anuales de vacunación para este tipo de virus.

Contar con buenos datos nos lleva a tomar buenas decisiones. En lo personal y en lo social. Por ello, fijarnos bien en los mensajes que recibimos, confirmarlos y analizar bien lo que compartimos con nuestro círculo cercano para que, como una sola sociedad, vayamos en la dirección correcta para adaptarnos, pero también a sentar las bases de mejores hábitos civiles que nos ayuden para aprovechar esta crisis sanitaria en todos los sentidos.

el futuro covid
Ilustración: Monica Aichele (The New York Times).

Nuestra condición psicológica y emocional será determinante para que podamos perseverar en conjunto y estar bien organizados en lo comunitario y en lo individual. El reto es de mejora, no sólo de adaptación, y eso significa un trabajo de salud mental en el que podemos involucrarnos todos, en especial los profesionales de la salud y los especialistas en psicología.

Hay muchos ejercicios disponibles, herramientas y vías de comunicación especializados para entrar en contacto con psicólogos o iniciar por cuenta propia los primeros pasos para manejar nuestras emociones de una manera más sana, en donde podamos hacer frente a la inestabilidad que será constante en una etapa de recuperación global, después de un año y medio de pandemia.

No quiere decir que estamos afectados o saldremos mal de este esfuerzo individual y colectivo que nos ha representado esta emergencia, simplemente se trata de formar una nueva consciencia comunitaria y reflexionar sobre muchas de las cosas que nos parecían normales antes de la aparición de este virus y que hoy son impensables. Cuestiones de higiene, espacio, relación con la naturaleza, organización vecinal, medidas de prevención, nutrición, ejercicio, comunicación con niñas, niños y adolescentes, trato a nuestras y nuestros adultos mayores; todos aspectos que tenemos que diseñar mejor.

futuro y covid-19
Imagen: The Washington Post.

La buena noticia es que nunca hemos estado en un momento más adecuado para modificar tanto en lo social. Este tiempo es el que podemos aprovechar, contar con las posibilidades de avanzar en lo colectivo para que en lo individual podamos perseverar y estar preparados para nuevas contingencias, inevitables en este mundo que habitamos, pero que podremos superar con una colaboración correcta, buena comunicación y coordinación ciudadana que no habíamos visto antes.

Se trata no de una coyuntura, sino de un momento en la historia que podía significar un avance humano como nunca, tanto en las condiciones de salud física como en nuestra salud mental; de construcción de hábitos y de comportamientos que tengan otros fundamentos, más solidarios y enfocados en la preocupación por el vecino y menos en nuestra suerte individual. Romperíamos décadas de costumbres que nos alejaron y nos aislaron, para sustituirlas por esas buenas prácticas sociales que tanto pedimos o añoramos de otros momentos.

Y sólo demanda de nosotros la reflexión sobre cómo podemos ajustar nuestra vida diaria a nuevas condiciones y cómo podemos ayudar a otros a que lo hagan, siempre de la mano de profesionales, especialistas, consejeros y mentores que nos ayuden a transitar por un mundo complejo, más ahora, que nos pide perseverancia, resiliencia y crecimiento interno y común.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha