No usar cubrebocas refleja mala educación
José Elías Sahab

De todo y de nada

94 opiniones • veces leído

¿Por qué en México no se sigue esa buena práctica de Japón? La respuesta es simple y dolorosa: por falta de educación.

blank

Lectura: ( Palabras)

#SinCubrebocas  #MalaEducación

Una diferencia fundamental ha hecho que países con más o menos el mismo número de habitantes que México, como es el caso de Japón –y que incluso tienen una mayor densidad poblacional, como resultado de su condición geográfica– tengan menos de 60 mil contagios y menos de 2 mil decesos; mientras que en México llevamos más de 500 mil contagios y más de 50 mil muertos. ¿Cuál ha sido esa diferencia fundamental? La respuesta es: el uso del cubrebocas. Allá en el lejano Oriente, desde el Primer Ministro japonés Shinzō Abe, incluyendo a todos los miembros de su gabinete y los miembros de la dieta nacional, hasta la persona más humilde del pueblo más apartado del Japón rural, están todo el tiempo usando el cubrebocas. Esos países de Oriente tienen otras experiencias recientes de epidemias y han desarrollado la cultura del uso del cubrebocas, probando sin lugar a duda su eficacia.

¿Por qué en México no se sigue esa buena práctica de Japón? La respuesta es simple y dolorosa; y podría explicarse en tres palabras lapidarias: ¡FALTA DE EDUCACIÓN!

¿Qué hace una persona educada?

1. La persona educada… estudia e investiga las mejores formas para no contagiarse y no contagiar a los demás. Hay literatura de sobra que claramente indica que el uso del cubrebocas es fundamental para evitar contagios.
2. La persona educada… no puede ser manipulada por sus líderes y, por ende, no los siguen ciegamente ni les hacen caso en todo cuanto pregonan. Saben perfectamente discernir entre lo que está bien o mal. Esas personas saben que, aunque los líderes no usen cubrebocas, ellos sí lo usarán porque es lo adecuado, lo correcto y, en pocas palabras, es de gente educada.
3. La persona educada… siente empatía por los demás y por esa razón sabe la importancia de no pensar únicamente en él o ella y que, al vivir en sociedad, cualquiera cosa que haga incide en los otros.
4. La persona educada… no es soberbia. La verdadera educación no sólo está en los títulos que hayas logrado o libros que hayas leído, tiene mucho más que ver con tu actitud ante la vida y con los demás. Los soberbios, no son gente educada.
5. La persona educada… no usa sus complejos para agredir a los demás. No hay ser humano que se salve de tener algún complejo, unos en mayor y otros en menor medida. La diferencia estriba en cómo afectas a los demás con ellos. Si por sentirte poderoso necesitas hacerle ver a los demás que tú no necesitas usar un cubrebocas, reflejas claramente un complejo de inferioridad y estás actuando sin pensar en los demás. Eso, definitivamente, no es una conducta de una persona educada.
6. La persona educada… sigue las reglas sociales mínimas de convivencia. Por eso evolucionan las sociedades y hay orden en vez de caos. No es por simple coincidencia que los países más evolucionados, donde se siguen las normas y se respetan las leyes, sean los países más educados.
7. La persona educada… es responsable. Cumple con lo que le corresponde. Si tiene una posición de autoridad, entonces su responsabilidad es mayor y en los resultados de su actuar se ve si se trata de una persona educada o no. Si no están usando cubrebocas, no están siendo responsables. Recordemos aquella frase que dice “forma es fondo”.
8. La persona educada… no es prepotente. Cuando ves autoridades paseándose por supermercados sin el uso del cubrebocas, sólo puedes pensar en una cosa: prepotencia. Piensan que, porque son la autoridad, pueden hacer lo que les da la gana. Nada demuestra mejor la falta de educación, que una conducta prepotente. Creer que alguien tiene un valor por arriba de otros, o es mejor por el puesto que tiene o porque tiene una situación económica más holgada que los demás, lo único que demuestra es ignorancia y falta de empatía; y, como vimos en el punto tres, atrás de la falta de empatía hay una educación muy pobre.

México es un país muy mal educado y con el ejemplo del uso del cubrebocas esto se refleja una vez más. Definitivamente, si todos usáramos cubrebocas, no habría tantos contagiados y fallecidos.

¿Hasta cuándo se entenderá en nuestro país que, el trasfondo de la mayoría de los problemas que tenemos, son resultado de nuestra pobreza educativa? Ningún gobierno se atreve a hacer una verdadera revolución educativa (la única que realmente sirve para el desarrollo de largo plazo). La sociedad, mayormente mal educada, tampoco está en condiciones de exigir; así que, mientras el pueblo se vea limitado por su falta de conocimiento y entendimiento, los grupos en el poder se pueden aprovechar para hacer su santa voluntad. Eso ha pasado por muchos años y pasa hoy. El costo es altísimo.

Ahora, con esta pandemia, lo podemos medir en contagios y muertes; pero si el tema fuera el narco, lo mediríamos en asesinados, extorsionados y en debacles económicas; y si habláramos de temas ambientales, la medición estaría en función de deforestación, contaminación del aire y agua y un sinfín de etcéteras. La realidad es que, en cualquier terreno, el problema es la educación. ¿Recuerdan lo que escribí hace casi 2 años, en mi artículo: Educación con equidad y calidad?

Yo soy de los que afirmo que, el trasfondo de cualquier problema que tiene el país, es educativo. Si me pidieran identificar el elemento o ingrediente más importante para el desarrollo de un país, sin duda diría que es la educación; y si tuviera que identificar tres, serían: educación, educación y educación.

Nos duela o no, nuestro país sale reprobado año con año en materia educativa, entendiendo la educación no sólo de forma limitativa a lo que se ve en un salón de clases, sino en todo terreno de conducta humana. El tejido social se ha desvalorizado y los niveles de violencia y de individualización se han incrementado como nunca lo habíamos visto. Yo lo achaco a que cada vez somos menos educados.

La educación nos da más opciones en la vida, nos da herramientas para entender lo que está bien y lo que está mal. Entre más ignorante se mantiene a un pueblo, más se degrada su cultura, sus normas de convivencia y sus posibilidades de desarrollo. El pueblo se mantiene en una especie de letargo colectivo que hace que aflore lo peor de la sociedad. Hoy, el cubrebocas sólo fue el pretexto para hablar del gran problema educativo al que nos enfrentamos. Tenemos que despertar o, de lo contrario, estaremos destinados al eterno fracaso. México no lo merece.


También te puede interesar: Ruido en el Estado Mexicano.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
2 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Salvador Esqueda

Totalmente de acuerdo Pepe, la educacion se mama, el gobierno tiene la obligacion de otorgar todas las facilidades para que el pueblo se capacite y pueda tener mas capacidad de analisis para poder elegir que le conviene mas como individuo y como sociedad. una buena educacion civica nos fortalece como pueblo
pero los valores morales, los principios, deben surgir del seno familiar.

Manuel Menchaca Díaz del Guante

¡Genial, Pepe! Te felicito y te mando un afectuoso saludo.
Hago tu artículo del conocimiento de mi familia.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha