La crisis de movilidad y salud
Alejandro Ramos Magaña
94 opiniones • veces leído

La anarquía en las vialidades hace más compleja la movilidad y con ello se eleva la inseguridad vial.

Imagen: Matt Chin.

Lectura: ( Palabras)

El Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), indica que existe un parámetro a nivel internacional relacionado a los traslados urbanos, ya sea a los centros de trabajo, escuelas o servicios médicos, y que impliquen más de 30 minutos impactan la calidad de vida por el estrés, accidentes viales y afectan a la salud por la mala calidad del aire.

En metrópolis como la nuestra los desplazamientos a nivel de superficie por lo general siempre exceden los 30 minutos, sólo en un viaje. El intenso tráfico en las vialidades, la falta de educación vial, lo mal diseñado de calles y avenidas. Además, otro fenómeno que agrava más la movilidad es que la superficie de rodamiento es ocupada, en un 75%, como estacionamiento todo el día. No hay orden ni control del espacio público, pues no sólo proliferan los automóviles aparcados hasta en doble fila, sino que hay bases de sitio o paraderos de autobuses improvisados en pleno arroyo vehicular. 

El espacio público perdió esa categoría desde hace años. Hoy proliferan los “dueños” de la calle. La anarquía en las vialidades hace más compleja la movilidad y con ello se eleva la inseguridad vial.

crisis de la movilidad
Imagen: Michael Mantel.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) el intenso tráfico en las metrópolis como la Ciudad de México y Zona Metropolitana genera pérdidas económicas superiores a los 82 mil millones de pesos al año.

Esta metrópoli cuenta con un parque vehicular de casi 10 millones de automotores, y además, diariamente circulan más de 200 mil vehículos de transporte pesado de carga, y lo hacen durante casi todo el día por vialidades urbanas congestionadas. Las llamadas horas pico que hasta hace más de dos décadas era de 6 horas en promedio diario, ahora es de 14 horas.

Y en este escenario crítico de movilidad, el próximo 20 de noviembre el programa Hoy No Circula cumplirá 31 años de estar en operación en el Valle de México (16 alcaldías de la Ciudad de México y 18 municipios conurbados del Estado de México). Su efectividad está en decadencia junto con su programa paralelo de la verificación vehicular, el cual se ha convertido en un esquema de recaudación y negocio.

En los últimos años, expertos en contaminación atmosférica y en movilidad han cuestionado la efectividad del programa y advierten que es obsoleto.

Cuando en 1989 el entonces regente del Departamento del Distrito Federal (DDF) Manuel Camacho Solís, aplicó dicho programa su efectividad logró retirar de circulación diaria al 20% del parque vehicular, pero ahora es de casi 6%, ya que el 70% de los automóviles son de modelo reciente; es decir, con antigüedades menores a 8 años y circulan diario con hologramas 0 y 00.

crisis movilidad y de salud
Imagen: Iker Ayestaran.

Cabe recordar que en su diseño este programa enfocó su objetivo central en proteger la salud de la población y reducir las emisiones a la atmósfera en el Valle de México, pero en más de tres décadas de su aplicación los vientos y las lluvias tienen más efectividad que el Hoy No Circula y la verificación vehicular.

La mala calidad del aire domina en más del 90% de los días del año y un dato que no debe pasar de largo es que, en plena crisis de la pandemia por COVID-19, las autoridades de la CDMX determinaron aplicar el HNC parejo, nuevos y viejos, y pese a ello la contaminación atmosférica por ozono y partículas finas seguía fuera de la norma ambiental. 

Entonces habría que actualizar el inventario de emisiones o hacerlo más riguroso, pues hay algunas fuentes, que no son las móviles, que están fuera de la norma contaminando más que los automóviles, sobre todo si tomamos en cuenta que los vehículos modernos (de tecnologías americana, asiática y europea), principalmente de uso privado, son más limpios y tienen un mejor rendimiento de combustible.

Ahora bien, la actual crisis sanitaria por el coronavirus del COVID-19 levanta otras alertas que han estado silenciosas y son las enfermedades respiratorias, pulmonares y cardiovasculares crónicas que padece la población del Valle de México producto de la mala calidad del aire, ya que en promedio diario se queman casi 30 millones de litros de gasolina. Y un tema aparte es la calidad de los combustibles.

Las autoridades capitalinas reconocen que cada año mueren de forma prematura 14 mil personas por enfermedades asociadas a la mala calidad del aire.

crisis de movilidad
Imagen: Etsy.

El 14 de octubre pasado las autoridades del gobierno de la Ciudad de México presentaron una propuesta (en el Plan General de Desarrollo), ante el Congreso capitalino para endurecer las medidas del Hoy No Circula. Y justificaron que el 70% de la contaminación atmosférica proviene de los automotores que cada año aumenta el parque vehicular, pero no se van a fondo con la calidad de los combustibles. 

El endurecimiento apunta a la vigilancia y programas de incentivos y sanciones progresivamente más estrictas para eliminar a los automóviles ostensiblemente contaminantes. Además, se fortalecerá de forma progresiva y paulatina sobre los límites establecidos para declarar contingencias ambientales.

Y las autoridades ambientales hasta plantean evaluar la restricción a la circulación como en Santiago de Chile, en donde las restricciones a la circulación es dependiendo de la tecnología del auto.

Pero también se debería retomar en estos planes lo ya expuesto por los Colegios de Arquitectos y Urbanistas en el sentido que la Ciudad de México y Zona Metropolitana le urge una reingeniería vial en cruceros, restringir el uso del auto en el Centro Histórico y evitar que el transporte pesado circule a toda hora por la ciudad, extender y conectar ciclovías entre las alcaldías y municipios, reingeniería vial para modernizar cruceros, extender y conectar ciclovías, así como instalar más parquímetros para ordenar las vialidades. 

La crisis sanitaria que enfrentamos nos obliga a elevar medidas para darle mayor prioridad a la salud de la población en todos los sentidos.


También te puede interesar: Santa Lucía: mucha obra… ¿y el agua?

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha