Presidente de México vs. AMLO
Alejandro Zertuche

Observador Auto-Referente

94 opiniones • veces leído

Nuestro presidente ha mostrado claramente que no ha sido capaz de enfrentar este simple paso de ser candidato a ocupar la silla presidencial. No sólo ha separado a México para buscar más poder, sino que se ha olvidado…

Imagen: Rio19.
Imagen: Rio19.

Lectura: ( Palabras)

Estamos enfrentando una de las contiendas más difíciles para el futuro de nuestro país, el Presidente de México vs. AMLO.

No cabe duda de que la lucha de tantos años que ha llevado nuestro ahora presidente, Andrés Manuel López Obrador, debe sostener diferentes significados en su inconsciente. Por un lado, tenemos la posibilidad de que exista una intención en el pasado de una verdadera lucha por la igualdad, y por el otro, la toma del poder que es influido por los sentimientos y vivencias que han ido definiendo al personaje que hoy ocupa la silla presidencial.

Conozco y he visto a muchos políticos iniciar con una gran causa y terminar con una gran ambición. Es como si las sillas donde se sientan les re-programaran y cambiaran sus prioridades. Entran al sistema y se olvidan de que están ahí para servir a los ciudadanos y para ello no sólo se requiere cumplir las promesas de campaña, sino mucho más que eso. Inclusive se les olvida que ya no gobiernan para un partido o para sus simpatizantes, sino literalmente para todos. Entre la silla y el sistema crean un nuevo “personaje” que se ha olvidado de lo más importante.

Nuestro presidente ha mostrado claramente que no ha sido capaz de enfrentar este simple paso de ser candidato a ocupar la silla presidencial. No sólo ha separado a México para buscar más poder, sino que se ha olvidado de todos aquellos que lo llevaron a tomar ese puesto. No se ha dado cuenta de que su peor enemigo es el mismo. El presidente de México no soporta a AMLO y viceversa. El mayor reto que enfrenta cada día es cuando se mira al espejo y siente ese gran temor de su verdadera contienda, aunque no lo haga de manera consciente. Al final el presidente está más alineado con el ego y es por ello que toman juntos el control de AMLO.

AMLO y poder
Ilustración: Nexos.

Es evidente la furia que lleva dentro de sí mismo. Sus enojos y juicios hacia los demás, los muestra de manera constante en sus mañaneras y eventos públicos. El presidente no se da cuenta de esto, sin embargo, AMLO se desespera y comienza a sentir que algo no está bien, haciendo que el Ejecutivo actúe sin control y con decisiones fuera de orden. El presidente y su ego responden con enojo para distraer al enemigo.

No todo lo que se hace desde la silla presidencial es infundado. Sí se debe de tener un plan al respecto, pero el gran problema que enfrentamos es que este plan lo hizo el presidente. Su ego es el que se encarga de controlarlo desde la ambición y no desde su causa. AMLO no tiene más el control de sí mismo. El presidente se cree todo lo que dice y utiliza formas para idiotizar a las mayorías que han sido “programadas” desde hace décadas.

AMLO se encuentra encerrado en el personaje de un presidente que se ha olvidado de su lucha con significado. Ésta se fue perdiendo en el transcurso de los años al buscar la presidencia sin éxito, llenándose de ira y resentimiento. AMLO no sabe que sí puede gobernar, que sí puede luchar por una verdadera transformación hacia un mejor México para todos y que aún tiene tiempo para ganarle al presidente y a su ego controlador.

Es una contienda bien elaborada y estructurada por el ego presidencial, que a su vez hace que la gente que le rodea la tome como suya; personajes que se mueven como robots y que atrás de ellos hubo una verdadera intención de servir al México que proponía AMLO y no al del presidente. Algunos de ellos profesionales y con experiencia, muestran en cada mañanera cómo es que se tienen que alinear y dejar manipular por la ambición de un personaje que está lejano a lo que más importa a los mexicanos. Podemos verlo en sus miradas, no son ellos, son los súbditos del presidente.

se hunde barco política, 4T
Imagen: Buzos de la Noticia.

Observando desde una autorreferencia, si nosotros “elegimos” a este presidente, es para que pudiéramos descubrir nuestra propia guerra también. El desastre democrático en México es de políticos y ciudadanos. Todos tenemos un AMLO adentro y un presidente que nos mueve hacia el exterior. ¿Acaso no nos hemos detectado cuando a veces somos incoherentes con lo que queremos hacer? ¿Cuántas veces nuestro discurso ha separado o nos ha separado de los demás? ¿Qué sucede cuando nos vemos al espejo lejos de la mirada física? ¿Qué sentimos? ¿Realmente conocemos al personaje que hemos creado para enfrentar nuestros miedos y hacer lo que verdaderamente queremos?

Hoy, tenemos a un presidente que nos regala esta experiencia: poder observarnos. En el momento en que dejemos de apuntarle y nos hagamos conscientes de ello, empezaremos la verdadera transformación desde nosotros mismos. Entonces podremos como mexicanos decidir conscientemente por nuestro próximo presidente. Podemos empezar por ver en dónde nos encontramos y hacia dónde queremos ir en un futuro compartido, para que entonces, en unión podamos escoger a nuestros próximos gobernantes este 6 de junio.

Muchos no quisiéramos que esta contienda la gane el presidente, pero lo que sucederá al final nos mostrará lo inconsciente que somos de nuestro deber cívico. En época de elecciones nos hacemos “expertos” en política de acuerdo a nuestras creencias, deseos y paradigmas, sin darnos cuenta de que en realidad somos manipulados por el sistema.

¿En estas elecciones votarás por un personaje o por una causa?

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
4.4 7 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
1 Comentario
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Sandra

Me encantó Alejandro.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha