Coronavirus, latinus desastrosus
José Elías Sahab

De todo y de nada

94 opiniones • veces leído

No quiero ni pensar lo que hubiera pasado en toda Latinoamérica, si el coronavirus se hubiera propagado desde nuestras tierras.

blank

Lectura: ( Palabras)

#Coronavirus

Más de cien vidas y miles de infectados en China, así como más de cincuenta fuera de sus fronteras es, hasta ahora, el saldo que ha dejado el virus llamado “coronavirus” y que ataca principalmente a las vías respiratorias.

China, otra vez, es el epicentro de la noticia por una epidemia que ha puesto en cuarentena a millones de personas en la región de Wuhan. Poner en cuarentena a tantas personas en una época de mucha movilidad, como es el Año Nuevo chino, no debe ser nada fácil; y sólo en China, con un régimen político como el que tienen, es posible controlar a miles de personas en tan poco tiempo.

Este nuevo brote recuerda de forma preocupante al virus del SARS, que se expandió por varios países entre los años 2002-2003 y dejó más de 800 muertos a su paso.

El SARS es un tipo de coronavirus que fue contagiado de murciélagos a un gato, animales que se comen en el sur de China por ser considerado un delicatessen. Hoy, después de diecisiete años, hay quienes señalan que fue la ingesta de un murciélago lo que generó el contagio de esta nueva cepa de coronavirus al que le llaman “2019-nCoV”.

Hasta el momento, afortunadamente, en Latinoamérica no se ha presentado ningún caso, y fuera de China sólo se han detectado casos en 13 países: Japón, Vietnam, Malasia, Singapur, Corea del Sur, Tailandia, Taiwán y Nepal en Asia; Francia y Alemania en Europa; Australia en Oceanía; y, Estados Unidos y Canadá en Norteamérica. Destaco lo de Latinoamérica porque, cuando sucedió la crisis de salud por el SARS, tampoco se detectaron casos en esta zona del planeta. Asumo que es porque el latino viaja mucho menos a China. Los casos que se ven en otros países son derivados de que alguno de sus ciudadanos visitó China y se contagió. Sólo un caso en Japón, otro en Vietnam y ahora el de Alemania, corresponden a ciudadanos que no salieron de su país, pero fueron contagiados por un visitante chino.

No quiero ni pensar lo que pasaría en nuestros países, los latinos, si una epidemia de esta naturaleza naciera aquí. El título de mi artículo, con palabras inexistentes, revela el desastre que veríamos en este lado del planeta.

Puedo imaginar a Maduro diciendo que los yankees imperialistas sembraron el virus en su país para desequilibrar su régimen; a Bolsonaro en Brasil asegurando que fue una mujer la que portaba el virus y que, como en todas las crisis, ellas eran responsables del desastre; puedo también imaginar a Evo diciendo que el virus que se propagó en Bolivia fue porque lo desterraron y que por eso él necesita regresar a resolver esa enorme crisis de salud. A Fernández, en Argentina, lo imagino argumentando que la deuda que le dejó Macri hacía que fuera humanamente imposible atender la crisis de salud pública, y por eso el virus se expandía de forma desastrosa. La imaginación me invita a pensar que en Nicaragua asesinarían a los que tuvieran los primeros brotes y a todo aquel que se atreviera a portar el virus, mientras que Trump, posiblemente, aceleraría la construcción del muro para que no pasara el virus latino.

¿Y México? En este ejercicio de imaginar, creo que un brote de esta naturaleza, en estos momentos, sería como una tormenta perfecta. En una tormenta perfecta, todos los elementos naturales combinados agravan una situación. Es decir, las circunstancias se combinan para dar un resultado drásticamente adverso. Hoy estamos viendo una dura transición de un Seguro Popular a un INSABI que, hasta el momento, no ha tenido más que malos resultados; asimismo, hay un desabasto de medicamentos y hospitales que no están funcionando.

Me imagino que, si el brote de coronavirus se hubiera dado en este país, las autoridades de salud lo minimizarían, los líderes empresariales y los gobernadores aplaudirían las acciones del Gobierno Federal, el presidente diría que es producto de la corrupción y el pueblo de México exclamaría: ¡Sálvese quien pueda!


También te puede interesar: Epidemias en Bolsa: Inmunidad Histórica

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
2 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Daniel Athie

Excelente descripción aunque sea de manera irónica en el modo de operar en cada país o región. Nada alejado de la triste realidad que se vive actualmente

Lorenzo

Si fuera en Cuba le echarían la culpa a el bloqueo imperialista; si fuera en Espana dirían que es la herencia dejada por Franco y toda la derecha. Chile diría que es producto de sus gobiernos que provocan grandes y continuas manifestaciones con aglomeraciones contagiosas; si fuera en el Reino Unido le echarían la culpa a Harri y el bressi; si fuera Honduras a la falta de dinero que les envía estados unidos anualmente; si fuera Ecuador la culpa la tendría un hombre que dirige en sillas de ruedas; si fuera el Salvador a las Salva Truchas; Canadá le echaría la responsabilidad al deshielo y Noruega al sistema Climatico….en fin nos llenaríamos de justificaciones mientras los grandes laboratorios se llenarían en encontrar la cura y al final nos joderiamos millones de personas a nivel Mundial y con ello se equilibraría las discrepancias entre derechas e izquierdas. Unos tratando de ser mas ricos y los otros luchando por ser mas pobres y miserables.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha