De la hipérbole a la mentira cotidiana

El presidente Andrés Manuel López Obrador retomó el tema de las “falsedades” que dicen los medios y anunció que abrirá un espacio en sus conferencias para exhibir la supuesta infodemia.

FOTO: Cuartoscuro.
FOTO: Cuartoscuro.

Alejandro Ramos Magaña

Hábitat

Lectura: ( Palabras)

El show mediático de las mañaneras sigue escalando con su pirotecnia. Este jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador retomó el tema de las “falsedades” que dicen los medios y anunció que abrirá un espacio en sus conferencias para exhibir la supuesta infodemia.

Mientras el país tiene problemas más graves como la inseguridad, la pandemia, la falta de medicamentos para niños con cáncer, la economía estancada, desempleo, sequías, fuga de capitales, entre otros, el presidente prefiere recurrir a la distracción y perder el tiempo para decirnos a los periodistas cómo hacer nuestro trabajo.

Si en realidad desea atacar las mentiras, pues él debería empezar por someter a la misma criba sus frases engañosas y sus falsedades cotidianas que siempre intentan presentar una realidad inexistente.

“Sus otros datos”, que por cierto nunca presenta cuáles son, dan muestra de su narrativa torcida, engañosa.

Durante este sexenio los ataques a la prensa y a los periodistas han sido intensos, agresivos, descalificadores. Las verdades que se difunden en los medios le incomodan a un presidente que no gobierna, no administra al país, y sólo se mueve como un eterno propagandista, agitador, provocador.

Ahora el presidente dice que dará derecho de réplica después de que exhiba a los medios o periodistas por las supuestas falsedades, pero esa réplica será a su manera: sólo por escrito o por redes sociales. No permitirá la interacción directa en sus mañaneras en Palacio Nacional.

Las mentiras siempre van de la mano de los políticos –principalmente–, con ellas se esconden, se empoderan, tapan ineptitudes y hasta sus transas. Están acostumbrados al recurso de la hipérbole, a distorsionar, distraer y mentir. Y cuando se tiene todo el poder pues la mentira es como un misil con gran poder destructivo.

 Ya queremos ver a un presidente ejerciendo la gobernanza por el bien de todo México.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de

Deja un comentario

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha