Los propósitos
Jutta Battenberg

Espiritualidad Sin Fronteras

94 opiniones • veces leído

Independientemente del recuento, conviene tener siempre una actitud de agradecimiento, pues esta permite ver las oportunidades y regalos que deja la adversidad.

blank

Lectura: ( Palabras)

Como cada temporada para la cultura occidental marcada por la tradición romana y el cristianismo está por terminar un año y en el horizonte se vislumbra un nuevo período. Este evento, de suyo significativo, nos da la oportunidad de revisar lo acontecido en los últimos doce meses y, al mismo tiempo, abre la posibilidad para dirigir la intención hacia proyectos novedosos, apuntar a nuevos objetivos y a establecer nuevamente propósitos que se desean cumplir en el próximo período.

Con relación al tiempo que está por terminar aparece la oportunidad para revisar lo acontecido. En esta recapitulación aparecen todo tipo de sentimientos: satisfacción por los logros obtenidos, alegría por los eventos afortunados, nostalgia por las pérdidas sufridas, frustración por los fracasos experimentados, decepción por los objetivos no alcanzados, etcétera. En cada persona aparecen de diferentes formas e intensidades y ciertamente hay años en los cuales la balanza se inclina más hacia un lado que a otro, así aparece una evidente resistencia a cerrar el período venturoso o una urgencia porque se termine y con él la mala racha.

Ahora bien, independientemente del recuento, conviene tener siempre una actitud de agradecimiento, pues esta permite ver las oportunidades y regalos que deja la adversidad, libera de sentimientos destructivos que solo amargan la vida y permite apuntar la existencia hacia un futuro mejor.

Una vez bien cerrado el período saliente se está listo para enfrentar la nueva oportunidad de vida que se abre en el horizonte. Para proyectarlo con un mayor índice de éxito conviene aplicar tres sencillas y eficientes estrategias relacionadas con los objetivos, la ejecución y la evaluación.

Objetivos

El frecuente fracaso de los propósitos de año nuevo está relacionado con las metas que se pretende lograr, las cuales suelen estar relacionadas con el deber más que con el querero con algún impedimento inconsciente montado en las creencias que impiden cumplirlas. En el primer caso, las relacionadas con el deber convienen llevarlas a cabo como hacer ejercicio, dejar de fumar, bajar de peso, etcétera, pero que no están plenamente en lo más profundo del deseo personal en donde domina su contrario, por ello, al entrar en conflicto, gana el deseo. En el segundo caso, las creencias inconscientes actúan como barrera para impedir su logro como terminar los créditos que faltan para terminar los estudios, hacer la tesis, aprender un nuevo idioma, etcétera. En estos casos, es importante identificar el origen del impedimento para atacarlo primero y liberar la obstrucción y/o establecer objetivos viables para garantizar el éxito.

Ejecución

Para que la ejecución sea exitosa requiere experimentar un mínimo de satisfacción perfectamente identificable para que impulse el siguiente paso y este es el elemento más importante, el logro requiere ser medido por segmentos y no en su totalidad. Esto ayuda a sostener el esfuerzo en cada uno de los pasos.

Evaluación

Por último, la evaluación más que final o temprana requiere sostenerse en los logros intermedios. Así, si fue exitoso impulsa al siguiente y en el caso de no haberlo logrado, abre la posibilidad hacia doblar esfuerzos o buscar estrategias para corregir y cumplir el nuevo peldaño.

Ciertamente, más que ser perfectos e ideales, los seres humanos necesitamos aprender a ser felices y a preocuparnos por el bienestar y la felicidad real de los demás. Por lo mismo, independientemente de los propósitos de cada uno, les invito a proponernos felicidad comunitaria para este 2023.

Venturoso Año Nuevo.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha