La nueva escuela mexicana: transformación de “guarderías” a puntos de unión padres y maestros
Carlos Jonguitud Carrillo
94 opiniones • veces leído

El mundo cerró los planteles educativos de todos los niveles, pues acrecentaba un gran riesgo de contagio que socialmente no se podía permitir.

Imagen: Rawpixel.

Lectura: ( Palabras)

En marzo de 2020, inició el confinamiento por la pandemia de Covid-19. Aún el mundo no imaginaba la gravedad de la situación y la Ciencia apenas se preparaba para afrontar lo que viniera.

Tanto el mundo, como México, cerró los planteles educativos de todos los niveles, pues ir acrecentaba un gran riesgo de contagio que socialmente no se podía permitir. De igual modo, la sociedad no se podía permitir que las escuelas cerraran, ¿pues qué se hace cuando las escuelas regulares y las de tiempo completo han funcionado como lugares de protección para los niños, mientras los padres llevan el sustento a la casa? Buscar soluciones que no siempre son las mejores, pero que son las que hay.

Algunas voces les llaman “guarderías”, despectivamente, a las escuelas de nivel básico, pero en realidad son espacios de sinergia para dotarles a los alumnos de los conocimientos que requieren en ámbitos seguros, amables, de protección y respeto. Las escuelas tienen labores no sólo educativas, sino también sociales.

Se decía, en décadas pasadas, que la escuela y los padres tenían un “divorcio de mutuo acuerdo”. Sin embargo, Aprende en Casa, presentado por el secretario de la SEP, Esteban Moctezuma, sumó a los padres a la enseñanza-aprendizaje de la educación básica, porque sin ellos no era posible avanzar en medio de esta pandemia.

escuela en casa
Imagen: Pinterest.

Aprende en Casa dio perspectiva del valor de los profesores, pues ser maestro es oficio, profesión, vocación, trabajo y dicha, asunto que ha sido percibido día con día por los papás. Cuando por la conectividad se puede, ya saben los padres que los maestros están siendo parte solidaria y activa, de esfuerzo bilateral, donde no se ha perdido ese vínculo sagrado del profesor y el alumno.

La escuela no es el lugar donde la educación de casa se sustituye, ni donde la escala de valores de los más pequeños se construye. Un pupitre debe ser el lugar desde donde la educación pueda aportar a la sociedad, porque esos niños y jóvenes serán en unos años los líderes de este país.

Tampoco, en la escuela, la participación de padres quizá en una educación híbrida deberá ser limitada. Debemos involucrarlos más y más, como es en la toma de decisiones sobre lo que necesita ese espacio donde vive el conocimiento.

A pesar de que podía haber sido un inicio fallido el de la educación a distancia, queda muy claro cuál es uno de los logros de estos tiempos convulsos: anular ese divorcio y reestablecer la unidad.


También te puede interesar: La unidad magisterial y la revalorización del maestro.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
1 Comentario
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Anónimo

De acuerdo con Usted, la escuela es mucho más que un lugar para dejar a los hijos en tanto vamos a trabajar, la escuela tiene un sentido amplio de formación de la persona en todos los Campos del saber, del hacer y del ser… es como Usted dice el punto de reunión de las comunidades educativas , saludos cordiales Maestro Carlos Jonguitud.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha