La disyuntiva del regreso a las aulas
Carlos Jonguitud Carrillo
94 opiniones • veces leído

Debido a que en el mundo se lleva a cabo una campaña de vacunación para apaciguar al implacable SARS-CoV-2, el regreso a clases presenciales es un tema que se ha puesto sobre la mesa de muchos países.

Imagen: Expediente Público.
Imagen: Expediente Público.

Lectura: ( Palabras)

Debido a que en el mundo se lleva a cabo una campaña de vacunación para apaciguar al implacable SARS-CoV-2, el regreso a clases presenciales es un tema que se ha puesto sobre la mesa de muchos países.

Si no se realiza el regreso a las aulas, ¿estaremos viendo a la niñez hundirse en una especie de “década perdida” escolar? Si se realiza, ¿la escuela sería zona de contagios virales, aunque los infantes no han sido propensos a la enfermedad? Esperemos que la responsabilidad de la desescalada, en todo el mundo, se haga obedeciendo el derecho a la salud por el bien de todas las Naciones.

En México, el primer estado de la República en vacunar a nuestro gremio fue Campeche, en la que 20 mil maestros, de escuelas primarias públicas y privadas se tuvieron contemplados, no obstante, el cambio del semáforo verde a amarillo impidió el regreso presencial, pues un nuevo brote los hizo retroceder.

A un año de que se declaró la suspensión presencial de clases en nuestro país y surgiera la estrategia de educación a distancia, Aprende en Casa, se tomará la decisión de la conveniencia del regreso a las aulas en una mesa de trabajo.

¿Por qué es necesaria esa discusión en dicha mesa? Porque en diversos países no se tomó en cuenta a todas las partes, como los sindicatos, para que el desconfinamiento fuera lo más seguro posible.

En países como Alemania, abrieron las puertas de las escuelas, y tras brotes nuevos en la desescalada, volvieron a cerrarlas. Latinoamérica, más allá de que el Sindicato de Maestros uruguayo se haya opuesto, del mismo modo que el Colegio de Profesores chileno, México valorará con los profesores esa fuerte decisión.

Más allá de esto, debemos entender que medidas como mantener la sana distancia, el lavado frecuente de manos, evitar aglomeraciones y aprender otras formas de cariño que las acostumbradas, permitirá mantener a raya al virus y reestructurar, de un modo socioemocional, a padres de familia, maestros y niños.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de

Deja un comentario

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha