El 9 de marzo, un parteaguas para el país
Luis Wertman

Construcción Ciudadana

94 opiniones • veces leído

Apoyar es lo mínimo que podemos hacer frente a esta crisis que ha puesto en enorme riesgo a todas las mujeres de México.

Imagen: Reporte Índigo
Imagen: Reporte Índigo

Lectura: ( Palabras)

En Confianza e Impulso Ciudadano A.C., la organización civil que recién lanzamos ha dejado en las mujeres –que son abrumadora mayoría en nuestras oficinas– la decisión de acudir o no el próximo 9 de marzo, día en que se ha convocado el paro nacional, a partir de la convocatoria de miles de ellas para protestar en contra de las diferentes formas de violencia que muchísimas mujeres sufren diariamente en todo el país. El resto, apoyaremos esta acción y tampoco acudiremos.

Apoyar es lo mínimo que podemos hacer todos frente a esta crisis que lleva demasiados años y que ha puesto en enorme riesgo en México a mujeres de todas las edades. Nuestra obligación es respaldar, ayudar y no callar sobre un problema en el que los varones tenemos una responsabilidad y podríamos hacer mucho más para garantizar la seguridad de las mujeres en nuestra nación.

Porque en la mayoría de los aspectos de la vida, personal y social, las mujeres mexicanas han demostrado estar no sólo a la altura de los hombres, sino muy por encima, aunque en peores condiciones de ingreso, trato y oportunidades. Y todo eso debe cambiar.

apoyo a las mujeres
Ilustración: @mariahesse.

Si queremos que la violencia se reduzca, que los delitos disminuyan, y podamos construir una sociedad equilibrada, justa, igualitaria, entonces debemos apoyar este paro nacional. No perdamos el tiempo en discutir a quién beneficia o no políticamente, eso creo que queda bastante claro a partir de la grilla barata que se ha producido por esta convocatoria.

A nosotros, las ciudadanas y ciudadanos, nos corresponde modificar un sinnúmero de malos hábitos que se han incorporado a una cultura tóxica en la que las mujeres mexicanas hoy son el objetivo de los peores crímenes y atrocidades. Solucionar este entorno demanda una educación diferente, prácticas empresariales y políticas públicas distintas, que brinden el mismo trato para todos.

De otra manera, estamos perdiendo otro de los pocos activos sociales y demográficos que nos quedan: una mayoría (no lo olvidemos) de mujeres que votan, trabajan, contribuyen y atienden a familias completas, en condiciones complicadas.

El surgimiento de este paro, junto a muchas otras iniciativas sociales que se han desprendido de ésta, puede ser un parteaguas en las maneras en que este sistema político y económico ha tratado a las mujeres, además de desaprovechar el potencial que significan para llevar al país a las metas que exigimos diariamente como sociedad.

Esta muestra de organización puede convertirse también en la chispa que necesitábamos para caminar en la misma dirección y dejar de dividirnos por tonterías, entre ellas la politiquería, y por fin avanzar para consolidarnos como una nación moderna, abierta y solidaria.

paro nacional de mujeres
Ilustración tomada de @amaliatart.

La historia nos ha brindado muchas oportunidades para recomponer y modificar el camino, no siempre las hemos aprovechado e incluso se nos hizo más fácil hacernos una comunidad indiferente, ajena, poco colaborativa, mientras la violencia, la corrupción y la impunidad no arrasaban.

Los gobiernos están tomando las decisiones que les tocan, dictadas por las obligaciones que se encuentran en las leyes y normas que nos hemos impuesto para convivir como una sociedad civilizada; ahora se unen las empresas, el sector privado, para revisar muchas de las políticas que han seguido en sus compañías acerca del trato a las mujeres; a las ciudadanas y ciudadanos, a la sociedad, nos corresponde hacer lo mismo y condenar cualquier abuso, por mínimo que sea, en contra de cualquier mujer, y mucho más una agresión; pero, de la misma forma, educar desde casa a hombres y mujeres en una idea de igualdad, de respeto, de sana convivencia y de valores que hemos perdido a merced de la discriminación, los prejuicios, los estigmas y el dinero a cualquier precio.

Este 9 de marzo tenemos una nueva oportunidad, todos, de cualquier género, aprovechémosla.


También te puede interesar: Justificar lo injustificable: ni una más, alto a los feminicidios.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
1 Comentario
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Anónimo

Totalmente de acuerdo gracias por el apoyo GUADALUPE

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha