Migración: una profunda crisis sin final

La crisis migratoria en la frontera sur entre México y Estados Unidos nunca ha cesado, administraciones pasan y sigue persistiendo este profundo problema humano.

Fotografía: Cuartoscuro

Michael González

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: Noticias


Desde la llegada de Joe Biden la ola de migrantes que se dirigen a Estados Unidos aumentó considerablemente, así como también incrementaron las detenciones en el muro de la frontera sur entre el país norteamericano y el nuestro, lo que derivó en una crisis.

De acuerdo con los datos de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) en febrero del presente año se registraron 96 mil 974 detenciones en la frontera sur. 

De hecho, desde el inicio del año fiscal 2021 hasta el mes pasado – En este caso, al referirnos al año fiscal del 2021, inicia desde el 1 de octubre de 2020 finalizando el 30 de octubre del presente año – el número de detenciones registrados en la frontera sur asciende a 551 mil 614.

Claro, el dato anterior tiene más peso sobre el gobierno del expresidente Donald Trump, ya que gobernó durante tres meses y medio en ese periodo

En ese sentido, el gobierno de Joe Biden podría superar en este año el mayor número de detenciones registradas durante la administración Trump, la cual fue de 859 mil 501 en el año fiscal de 2019, es decir, del 1º de octubre de 2018 al 30 de septiembre de 2019, la mayor cantidad en casi 15 años.

La administración Biden y los políticos demócratas se han negado a calificar la situación como una crisis, en lugar de ello prefieren llamarla como un desafío que están luchando por resolver.

Mucho de esto, seguramente, se deba a la expectativa que se generó en torno al gobierno del demócrata quien, durante su campaña y desde que llegó a la presidencia, aseveró comprometerse de lleno con el tema migratorio y borrar el pasado de abusos durante el periodo de su antecesor

Menores de edad, encerrados y sin soluciones

Una crisis sin final
Fotografía: Cuartoscuro

La administración Biden tenían una buena intención en evitar que se sigan encerrando injustamente y bajo condiciones inhumanas a migrantes que pretenden llegar a Estados Unidos.

Pero no llegaron a pensar que la situación los podía superar en el corto plazo y que tuvieran que enfrentarse a esta crisis en menos de 100 días de haber iniciado la administración. 

El impacto económico por la pandemia en los países centroamericanos fue tan grande que orilló a miles a abandonar sus naciones en busca de oportunidades en una nueva nación

Esa búsqueda la vieron respaldada en las palabras de Biden, quien en su primer día canceló la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México

Pera esta oportunidad, hay una diferencia y es el aumento en el número de menores de edad sin acompañantes que pretenden cruzar la frontera para ingresar a Estados Unidos.  

Según las cifras oficiales, desde el inicio del año fiscal 2021 hasta febrero, van 29 mil 10 menores de edad no acompañados encontrados por las autoridades migratorias.

Una crisis sin final
Fuente: CBP

Pero la más reciente cifra ofrecida por las autoridades indican que en marzo fueron casi 19 mil.

De acuerdo con órdenes del mismo mandatario estadounidense, a estos no se les puede deportar sin antes ofrecerles una resolución a su situación migratorio, por ello los incautan en centros de atención, que no son los mismos a los usados por Trump.

Aún así, hay imágenes de cómo estos espacios están rebasados y se observa la poca distancia en momentos de pandemia como los que vivimos

Seguirán llegando nuevos menores de edad no acompañados que pretenderán cruzar la frontera a toda costa, porque en su país, lamentablemente, no encontrarán el futuro que buscan ni el que merecen.

Atender causas principales para resolver la crisis

Una crisis sin final
Fotografía: Cuartoscuro

El problema de la frontera sur entre México y Estados Unidos ha estado en crisis constante, no hay ningún momento en la historia moderna en que esta no esté bajo el foco de la discusión.

Mucho de ello se debe a la inestabilidad político – económica de las naciones de Centroamérica, el cual debería ser el principal problema por resolver de parte de las autoridades estadounidense. 

Ya queda bastante claro que colocar muchas más patrullas, construir muro o cerrar fronteras no evitará que miles de migrantes sigan llegando porque ven en la Unión American la oportunidad que en su país no tienen.

También influye muchísimo la violencia que se vive en esas naciones, incluido nuestro país, y en eso también tiene culpa los Estados Unidos por su política de libre portación de armas la que derivó en un tráfico ilegal que hizo llegar a México más de 2.5 millones en la última década. 

La negación, desde el lenguaje, por parte de la administración Biden en dimensionar la verdadera gravedad de la situación conlleva a que no se le dé la atención requerida y en el tiempo necesario.

Recordemos que hace dos semanas el presidente estadounidense encargó la situación migratoria a la vicepresidenta, Kamala Harris y desde entonces no ha visitado ningún punto de la frontera sur.

Si la encargada de esta crisis no tiene un primer contacto con la situación desde el lugar de los hechos, pues difícilmente entenderá lo que se deba hacer en consecuencia de resolverla, no puede vivir únicamente basado en lo que le dicen sus asesores. 

La atención a la pandemia es muy importante, sí, y a eso se enfocó esta administración, pero deben poner la mira a esta crisis para que en el futuro no sean juzgados por su incompetencia.

¿Qué propone México?

Nuestro país todavía mantiene una posición muy neutral al respecto del tema, con la disposición de ayudar en la medida de lo que le es posible al desarrollo de la región y, al mismo tiempo, de atender órdenes que vienen de Estados Unidos.

Ayer, por ejemplo, el presidente, Andrés Manuel López Obrador sostuvo una conversación con la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, para hablar respecto a la situación de migración.

En un mensaje publicado en sus redes sociales, el mandatario sostuvo que existe la disposición de sumar voluntades para defender a los derechos humanos y combatir la crisis que hay entorno al fenómeno.

En ese sentido, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en el marco de la presentación del libro ¨ De aquí y de allá: diásporas, inclusión y derechos sociales más allá de las fronteras¨expresó la necesidad de crear un sistema regional en el que participe México y Estados Unidos.

También se busca la participación, principalmente, de Honduras, El Salvador y Guatemala con el objetivo de atender las causas principales que orillan a los migrantes a salir de sus países de origen.

Asimismo, el canciller aseveró que Estados Unidos deberá hacer una inversión de US$ 2 mil millones anuales para promover el desarrollo sostenible en la región de Centroamérica

Habrá que ver, de aceptar esta propuesta el gobierno estadounidense, a qué se comprometerá México y cuáles serán los mecanismos de acción de este sistema que podría ser muy beneficioso para resolver esta crisis, siempre y cuando esté inscrito en la legalidad y se respete los derechos humanos de los migrantes

Temas de interés:
Todas las columnas Otras noticias de
0 0 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha