¡Última llamada! Salvemos a las Tortugas Marinas
Sara Gerson

Ecología y otras cosas

94 opiniones • veces leído

En los últimos años, se ha reducido severamente la superficie de anidación; además miles de tortugas son capturadas por los pescadores y sus nidos son…

Foto: Diario Versión Final.
Foto: Diario Versión Final.

Lectura: ( Palabras)

El avistamiento de una tortuga marina desplazándose en las aguas del Caribe Mexicano es un valioso presente.  

Estaba yo en Cozumel, nadando por encima del arrecife “Punta Sur”. La detecté a través del visor, su inconfundible silueta resaltaba sobre el fondo de arena; mi respiración se aceleró, procuré no agitar las aguas, en un intento por pasar desapercibida y prolongar la radiante visión.

La tortuga agitaba sus aletas adentrándose en los pastos marinos, seguramente en busca de alimento; sus movimientos eran precisos y fluidos, parecía desplazarse con la corriente, pero era todo lo contrario; con la cabeza metida en el agua yo luchaba para no ser arrastrada, para mantenerme en el mismo sitio vigilando al reptil.

Luego de un rato, intempestivamente, la tortuga ascendió, las aguas calmadas la acogían dotándola de ingravidez.

tortuga marina en el Caribe y luz
Foto: SiMiPlaneta.
tortuga marina extendida
Foto: Cultura Científica.

Su pequeño rostro apareció en mi campo visual, había salido a respirar, quise que me mirara, que se detuviera, pero ella se alejó con inusitada rapidez, dejando grabada en mi memoria la impronta de un encuentro inolvidable.

En el planeta existen 7 especies de tortugas marinas, seis de las cuales habitan en México; ellas son: la Tortuga Verde, que en el Pacífico es Negra, la Lora, la Golfina, la Caguama, la Carey y la Laúd.

Seis de ellas cuentan con caparazones duros, la excepción es la Laúd, cuyo caparazón es suave y flexible; también es la de mayor tamaño y la única herbívora.

Las tortugas marinas han habitado todos los océanos de la Tierra desde hace más de 100 millones de años. A pesar de su resiliencia, la continuidad de todas las especies, actualmente se encuentra amenazada por la actividad humana.

tipos de tortugas marinas en Mexico

En México se han emitido leyes, decretos y acuerdos con el fin de protegerlas e incrementar el número de ejemplares.

Las seis especies de tortuga marina que habitan en nuestro país están protegidas desde 2010 por la SEMARNAT (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales).

En los últimos años, se ha reducido severamente la superficie de anidación; además miles de tortugas son capturadas accidentalmente por los pescadores y, por si eso fuese poco, sus nidos son saqueados.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ha procurado involucrar a las comunidades locales en la protección de las playas de anidación, alentando a los pescadores en la búsqueda de formas de pesca menos agresivas con las tortugas.

tortugas marinas
Foto: Eco Tours Adventure.
2 mil tortugas marinas anidacion
Foto: Futuro 360.

Esta organización también se ha dado a la tarea de marcar y rastrear a las tortugas marinas, con el fin de conocer con precisión sus rutas de navegación, lo mismo que sus zonas de alimentación y reproducción.

A lo largo de su vida, las tortugas marinas recorren miles de kilómetros, entre las áreas en donde se alimentan y las playas de anidación.

Habitan tanto en aguas frías como templadas. Los machos nunca abandonan el océano, en cambio, las hembras se desplazan sobre las playas arenosas durante la temporada de anidación.

Ellas ponen entre dos y seis nidadas a lo largo de una temporada; en una nidada puede haber entre 60 y 180 huevos, los cuales depositan cada dos semanas. El tiempo que transcurre entre una anidación y la siguiente puede variar entre uno y nueve años.

nacimiento tortuga bebe
Foto: ABC.

El sexo de las tortugas lo determina la temperatura del nido, las hembras nacen en los más cálidos y los machos en los más fríos. Los especialistas temen que el calentamiento global pudiera generar menor número de crías de sexo masculino.

Las tortugas marinas pueden vivir más de 50 años. Atestiguar el desove de una tortuga marina, es una vivencia sobrecogedora que reafirma la grandeza del mundo natural.

Hace cinco años, tuve la fortuna de presenciarlo. Era de noche, la Luna nueva iluminaba con timidez el cielo estrellado. Luego de un rato de espera en silencio, vimos un ejemplar aproximarse a la orilla, la curva de su caparazón sobresalía la superficie, la luz delataba su silueta.

Al llegar a la orilla, abandonó el agua y confiada se desplazó sobre la arena, empleando sus aletas a manera de patas; avanzaba con torpeza mientras mecía su cuerpazo de izquierda a derecha.

temporada anidación tortugas
Foto: Televisa.

Se detuvo debajo de unos matorrales y con sus aletas traseras formó dos cuñas, con las cuales escarbó hasta crear una cavidad en la arena. Como lo hicieran su madre, su abuela e innumerables generaciones de tortugas, a lo largo de millones de años, en esa misma playa y en otras similares, porque infaliblemente desovan en donde nacieron, en su lugar de origen.

Al poco tiempo, la tortuga fue dejando caer sus pequeños huevos esféricos, en grupos de dos o tres, envueltos en una sustancia mucilaginosa.

La tortuga descansaba brevemente entre una expulsión y la siguiente; al terminar, de sus ojos surgieron enormes gotas de agua; no eran lágrimas, se trata de un mecanismo para expulsar del cuerpo el exceso de sal.

tortuga anidamiento
Foto: CONAP.
anidacion tortugas
Foto: Transfer Cancun Airport.

A pesar de saberlo, yo estaba convencida de que la tortuga lloraba de alegría, porque había logrado cumplir con la tarea que le encomendó la naturaleza.

Luego de un rato, empleando nuevamente las aletas traseras, la tortuga removió la arena y con ella, cubrió los huevos.

Con mucha suerte una de las pequeñas tortugas que saldrán de ese nido, llegará al estado adulto y logrará reproducirse. Únicamente una de cada 1000 crías lo logran.

Cuando las crías emergen de los huevos, el instinto las dirige hacia el mar; se desplazan y antes de introducirse en el agua, giran varias veces sobre su eje; así preservan la huella de su lugar de origen. Las tortugas recién nacidas no deben manipularse; ya que pierden la señal, y al llegar a la edad adulta, no serían capaces de encontrar su sitio de desove.

Las tortugas marinas constituyen un verdadero prodigio que forma parte del patrimonio ecológico de todos los mexicanos. Es apremiante fortalecer a las instituciones que las protegen. Ya no queda tiempo.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
5 1 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha