Otra vez el petróleo
Manuel Guzmán

Contraste Económico

94 opiniones • veces leído

Esta combinación de factores ha derivado en una escalada en el precio del gas natural en Europa de más de 400% y se ha trasladado al precio del petróleo…

blank

Lectura: ( Palabras)

La historia económica del mundo no se puede entender sin una consideración especial al petróleo y los desequilibrios macroeconómicos que han ocasionado los interminables vaivenes de los precios internacionales de los hidrocarburos.

Existe una fuerte tendencia hacia la utilización de energía renovable en todos los ámbitos de la vida, quizá más marcada de lo que se había anticipado debido a los efectos devastadores de la huella de carbón sobre el clima, las cosechas, la contaminación, etc. No obstante, es importante tener presente que hoy por hoy, la energía fósil sigue siendo, por mucho, la principal fuente que alimenta al mundo y propicia movimiento y dinamismo económico.

Desde hace años las principales fuentes de energía han sido el petróleo, el gas natural y el carbón; las tres, por cierto, han registrado importantes incrementos en sus precios en los últimos meses, causando distorsiones significativas a nivel macroeconómico a pesar del desarrollo reciente de energías renovables como la eólica, hidroeléctrica, solar y nuclear.

gasoducto Nord Stream 2
Foto: Sputnik Mundo.

A pesar del incremento en el consumo por el fuerte desarrollo industrial, la energía fósil sigue siendo la más relevante desde el punto de vista del consumo energético mundial. En la década de los 70, el petróleo, el carbón y el gas natural representaban 95% del consumo total, la nuclear y la hidroeléctrica 5%, y otros conceptos de energía renovable 0%. Hoy las principales fuentes de energía fósil representan 87% del consumo total de energía en el mundo, es decir, sigue siendo, por mucho, la principal fuente de energía, de ahí el impacto que el incremento de sus precios tiene sobre la economía del planeta.

El último shock petrolero de oferta que se registró en el mundo fue precisamente en los 70, cuando diversos eventos sacudieron la industria petrolera, ocasionado un exuberante incremento en los precios de este hidrocarburo.

Vale la pena poner en perspectiva lo que significa la exuberante escalada en los precios del petróleo. Los países desarrollados, particularmente Estados Unidos, mostraron una fuerte expansión económica en los años setenta. El PIB estadounidense en 1970 creció sólo 0.2% para posteriormente ascender a niveles cercanos a 6% durante los siguientes años, lo que generó una gran demanda del petróleo.

Guerra de Yom Kippur
Guerra de Yom Kippur (Foto: Enlace Judío).

Por otro lado, se presentó un evento geopolítico de corta duración, pero de gran alcance en la industria petrolera a principios de los 70. La guerra de Yom Kipur o guerra del Ramadán fue un conflicto bélico entre una coalición de países árabes liderados por Egipto y Siria contra Israel entre el 6 y el 25 de octubre de 1973.

La coalición buscaba recuperar la península del Sinaí y los Altos del Golán, propiedad de Israel, lo que enfrentó a las dos superpotencias nucleares, Estados Unidos y Rusia, para defender a sus aliados, lo que hizo pensar que el conflicto podría escalar y repercutir en la oferta de petróleo al mundo. Este escenario se vio aún más agravado por la decisión de la OPEP el 16 de octubre, de no exportar más petróleo a los países que apoyaban a Israel.

Estos dos fenómenos, el fuerte crecimiento económico mundial y la guerra del Yom Kipur, catapultaron los precios del petróleo a las nubes. Mientras que a principios de los setenta el precio por barril de petróleo se ubicaba en 1.2 dólares, los precios subieron de manera continua hasta alcanzar 33 dpb en 1980.

crisis del petróleo

Esto tuvo como resultado un fuerte impacto sobre la inflación a nivel global y la instrumentación de una política monetaria restrictiva por parte de los Bancos Centrales. Hoy, la evolución y los niveles de inflación son muy inferiores a los de aquel entonces, pero existen coincidencias interesantes.

En esta ocasión se puede observar un componente importante derivado de la expansión económica que resultó del avance en el proceso de vacunación y que generó una recuperación en forma de “V”. Es decir, después del cierre económico de 2020, con el fin de contener el ritmo de contagios de COVID, la economía mundial entró en fuerte proceso de crecimiento, que a su vez trajo consigo una mayor demanda de energía para lo que muchos sectores no estaban preparados. En pocas palabras, se han podido observar cuellos de botella en sectores y productos que no pudieron reaccionar a la misma velocidad que la demanda, ocasionando presiones inflacionarias.

También se puede observar la gestación de un conflicto geopolítico, no por un territorio sino por el acaparamiento de un producto: el gas natural. China, Europa y Rusia son los protagonistas de este conflicto que ya tiene repercusiones en la economía mundial.

crisis de petroleo en los setenta
Foto: Historia Hoy.

China enfrenta una profunda escasez de energía debido a la gran utilización de electricidad en el período de verano y a su limitada capacidad para suministrar carbón al país, lo que se vio reflejado en un dramático incremento en las importaciones de energéticos fósiles. China tomó la decisión de acumular reservas de diversas materias primas, particularmente gas, para minimizar el riesgo de que su industria quede paralizada, lo que “secó” los inventarios mundiales de energía.

Por su parte, Europa vio mermadas sus reservas de gas después del invierno pasado y el mayor dinamismo económico. Y aquí entra en escena Rusia como protagonista de esta escena geopolítica, ya que provee 40% del gas natural utilizado por los 27 países que conforman la Unión Europea. Rusia ha cumplido sus compromisos de exportación de gas a Europa, pero no ha cubierto la demanda adicional y ha optado por llenar sus depósitos. La actitud de Rusia se entiende como una presión hacia Alemania y la Unión Europea para que aprueben la operación del ducto Nord Stream 2.

La entrada en operación del súper ducto ruso Nord Stream 2, que permitiría abastecer directamente a Alemania sin tener que pasar por Polonia y Ucrania, enfrenta una fuerte oposición de estos dos países, así como de Estados Unidos. Ucrania se opone, pues una vez que el gas natural ya no pase por su territorio dejaría de percibir por concepto de impuestos especiales al tránsito de gas cerca de 2,500 millones de dólares al año; y Estados Unidos porque se fortalecería la posición estratégica de Rusia.

gasoducto Nord Stream 2
Foto: Industrie Magazin.
gasoducto Nord Stream 2
Imagen: EuroNews.

Esta combinación de factores ha derivado en una escalada en el precio del gas natural en Europa de más de 400% y se ha trasladado al precio del petróleo, que es un producto sustituto del gas, aunado a que la propia OPEP se negó a incrementar la oferta de crudo, complicando más el mercado energético. De esta forma, algunos expertos estiman que el precio se podría acercar aún más a la barrera de los 100 dpb debido al incremento en la demanda de energía para calefacción ante la proximidad de la temporada invernal.

Lo que puede esperarse es que la inflación a nivel internacional se mantenga en niveles elevados, por lo que los bancos centrales iniciarían primero con reducir los estímulos monetarios, tal como lo acaba de anunciar la Fed, y posteriormente, el incremento en las tasas de interés. Esto suavizará el crecimiento del PIB mundial sobre todo en 2022.

De esta forma, un menor crecimiento económico el próximo año reprimirá la demanda de energía y se equilibrará con la oferta. Habrá que esperar que esta ecuación se materialice. Por lo pronto, habrá que tener como escenario de corto plazo que bancos centrales, tanto de economías desarrolladas como emergentes, asuman posiciones más restrictivas.


Manuel Guzmán M., es Socio Director en IDEA Asset Management, mguzman@ideaam.com.mx

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha