La Plaza México
Luis Ramón Carazo

Ocio y Negocio

94 opiniones • veces leído

El empresario mexicano libanés Neguib Simón contra viento y marea llevó a la realidad parte del  proyecto de la Ciudad de los Deportes, que incluía plaza de toros, cancha de […]

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: Ocio y Negocio | Opinión


El empresario mexicano libanés Neguib Simón contra viento y marea llevó a la realidad parte del  proyecto de la Ciudad de los Deportes, que incluía plaza de toros, cancha de tenis, frontón, boliche, cine, restaurantes, arena de box y lucha, entre otras amenidades.

El ingeniero Modesto Rolland fue el constructor de la plaza, la construcción se inicio el 1 de diciembre de 1944 en dónde se ubicaba una ladrillera en la colonia Nochebuena.

En aquellos años falleció el hermano incómodo de Manuel Ávila Camacho, Maximino (recreado en la película de Arráncame la Vida) y en principio el nombre de la plaza era en su honor al ser uno de los principales inversionistas. Don Manuel con tino sugirió cambiar el nombre.

La México es la más grande y cómoda del mundo, es capaz de albergar a más de 42 mil aficionados como se pudiera verificar el 17 de febrero próximo en la actuación de Pablo Hermoso.

Terminada la primera temporada de novilladas, Moisés Cosío compró el inmueble y hoy en día su hijo Antonio es quién renta a la empresa que encabeza Rafael Herrerías Olea asociado con Miguel Alemán Magnani y gestionan el inmueble desde hace  más de 20 años en los que han venido los toreros más importantes de cada época de México y de todos los países taurinos.

La primera corrida se celebró el 5 de febrero de 1946 con Luis Castro El Soldado, Manuel Rodríguez Manolete y Luis Procuna con toros de San Mateo de Antonio Llaguno y celebró su aniversario 67 con el arte de Morante, la maestría de Zotoluco y el carácter de El Payo en grata noche taurina.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de

Deja un comentario

Lo que opinamos en México a la fecha
Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro Hernández

Visión Integral


( Palabras)

El pasado fin de semana se retiró de los toros Julián López “El Juli”. A mediados de temporada había anunciado su retiro, al cumplir 25 años de alternativa y 41 años de edad, el colofón se dio en dos corridas una el sábado 30 de octubre en Madrid y al día siguiente 1º de octubre en Sevilla en la Maestranza. El Juli siempre quiso ser torero, de muy niño ingresó a la Escuela en Las Ventas, su primer becerro en público lo mató en 1993, por problemas acarreados de su corta edad se tuvo que trasladar a México, donde sí podía torear siendo un niño, en 1997 a los 14 años apareció en su primera novillada formal en Texcoco, tuvo un gran éxito como novillero en México, adonde iba llenaba la plaza y triunfaba, antes de regresar a España, en La Plaza México tuvo su primer gran triunfo al indultar al novillo Feligrés de la Venta del Refugio, su balance como novillero en México no puede ser más espectacular, 59 novilladas, además de 4 más en la Plaza México, 89 orejas cinco rabos y tres indultos.

Entonces se trasladó a España e inició su trayectoria como novillero, consiguiendo grandes triunfos, que incluyeron muchas plazas de toro incluso la Maestranza en donde cortó dos orejas y Las Ventas en Madrid de donde salió en hombros, el 16 de septiembre se despidió como novillero en Albacete cortando cuatro orejas. El 18 de septiembre tomo la alternativa en Nimes Francia de manos de José Mari Manzanares (padre) y José Ortega Cano y obtuvo un triunfo al cortar dos orejas a uno de sus toros y salir en hombros. Inició una travesía americana con triunfos en Bogotá y en Lima. El 6 de diciembre confirmó la alternativa en México de manos de Miguel Espinosa “Armillita chico” y como testigo a Mario del Olmo, le pudo cortar una oreja a uno de sus toros, dos semanas después reapareció cortando dos orejas y el 5 de febrero siguiente obtuvo un triunfo apoteósico cortando 4 orejas, desde entonces quedó instalado en México como un torero consentido de la plaza, ya lo había estado como novillero, pero muy pronto se instaló con esas características como torero. Quizá haya algún otro, pero en mi memoria está que como toreros españoles consentidos en mi época sólo están El Capea, Enrique Ponce y el Juli, Morante ha estado a punto de conseguirlo sin lograrlo. Como rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza ha sido un torero muy querido en México. Regresó a España y empezó a torear con grandes triunfos y habiendo participado en 134 corridas sólo por detrás de Enrique Ponce, años después sería líder del escalafón durante tres años. El primer año le escatimaron su participación en Las Ventas, pero al final el 17 de mayo de 2000 le dio la alternativa Enrique Ponce con Francisco Rivera como testigo. Sus éxitos en España se han repartido por todas las plazas, solamente comentar que en la Maestranza de Sevilla ha salido por la Puerta del Príncipe en 11 ocasiones. En la Plaza de Madrid los éxitos se le han escapado cuando menos en la cuantía que merecía, por la mala suerte en los sorteos, errores al culminar la faena. y al hecho de no haber sido bien tratado por una parte de la afición y la prensa de su ciudad natal. Con los años se volvió un torero más asentado, más maduro y fue apareciendo una mayor serenidad en su toreo, con lo que consiguió una mayor expresión y belleza, al cabo del tiempo se convirtió en un gran conocedor de los toros, de los terrenos de la plaza, de los secretos de la lidia y siguió siempre con una enorme variedad en su toreo de capote y muleta, dejando de barendillar y toreando un mucho menor número de festejos por temporada.

Decía ya, que cada una de sus 25 temporadas españolas estuvo llena de éxitos y fue un torero muy reconocido, además participó en múltiples corridas y festivales benéficos, también lo hizo cada vez que se ofreció en México, siempre de trato cordial y sencillo, con los ganaderos, compañeros, subalternos, prensa y por supuesto con la afición. Recibió un sinnúmero de premios unas por su participación artística, otras por sus actividades benéficas, pero quizá el premio más destacado fue el que se le otorgó en 2016, al habérsele impuesto la Medalla de Oro de las Bellas Artes.

Llegó el fin de semana que había elegido para su despedida y primero en Madrid, principescamente vestido de obispo y oro partió plaza, recibiendo un saludo cariñoso del público, en su primer toro no tuvo posibilidades, pero al segundo que tampoco era un portento de bravura y fuerza, le consiguió a base de su entrega y conocimiento, una faena esplendida que fue rematada plenamente con la espada, le otorgaron la primera oreja y gran parte de la plaza pedía la segunda aunque una fracción (los del 7) no querían que se le diera, al fin el juez no tuvo más remedio que otorgarla y salió en hombros. Al día siguiente en Sevilla gran corrida de expectación, otra vez espléndidamente vestido, esta vez de corinto y oro, al terminar el paseíllo gran ovación de una plaza en la que fue un consentido. Al primer toro, que brindó por la radio y la televisión a la afición mexicana, no pudo cuajarlo y todo quedó en una ovación, pero en el cuarto, el segundo de su lote, consiguió una faena esplendida con amplia variedad con el capote y una solida obra con la muleta, todo rematado magníficamente con la espada; las dos orejas cayeron de inmediato, vuelta al ruedo una gran fuerza, destaco que durante el paseo alrededor del ruedo paseo entre las manos una bandera mexicana. Esta fase de su carrera la termina como la había empezado con grandes triunfos y la aclamación de los aficionados y profesionales.

Yo tuve la suerte de ver entre otras, dos grandes faenas del Juli en la Plaza México, el 5 de febrero de 2005 en la corrida de aniversario se dio una corrida con toros de Montecristo a El Juli le tocó Trojano con el que tuvo una actuación esplendida, en todos los tercios, ante la euforia del público el toro fue indultado. El 1º de febrero de 2011 se anunció a El Juli ante un encierro de Xajay, en el quinto toro estuvo espectacular pero el triunfo se vino abajo por fallas con la espada; se decidió a regalar uno de los sobreros del mismo hierro y apareció Guapetón, que de veras era guapo y le forjo una faena llena de gracia, de conocimiento y pinturería, por lo que fue premiado con las dos orejas y el rabo. Desde entonces mi nieto Mateo es un fan de El Juli. Como no soy tan buen aficionado si soy seguidor de los toros de regalo.

Es probable, yo diría que muy posible que si se hubiera podido El Juli hubiera tenido una corrida de despedida en México, pero a los aficionados, a los admiradores del Juli se nos privó de este derecho por una demanda que entablaron un grupo de animalistas, que tienen bloqueados los festejos en La Plaza México, no en la Ciudad de México, porque en la Plaza de Arroyo se llevan cabo festejos y en La Plaza se suceden muchos festivales musicales y pronto una exhibición de tenis. Creo que es una falta de respeto ante una minoría que no pide que los que no quieran vaya a las corridas, sino que se nos permita asistir a nosotros. Pablo Hermoso de Mendoza inicia en esta semana una gira de despedida por México, ojalá para febrero el problema este solucionado y lo podamos ver en la Plaza México. Enrique Ponce, aunque ahora retirado, el próximo año hará una temporada de despedida, estoy seguro que de ser posible vendría a México, donde también ha sido siempre un torero consentido.

Que Dios reparta suerte.

Más columnas del autor:
Luis Ramón Carazo
Luis Ramón Carazo

Ocio y Negocio


( Palabras)

En el último día de 2021 se conoció la grata noticia de que el Aniversario 75 de La Plaza México –que estuvo pendiente por la pandemia– se celebrará en el año 76, y que está por cumplirse el próximo 5 de febrero de 2022 con un gran cartel; toros de San Miguel de Mimiahuapám y Begoña, mientras que “El Juli” como padrino de alternativa de Miguel Aguilar y su testigo “El Payo”

Se irán intercalando corridas y novilladas a partir del  sábado 29 de enero de 2022 y he aquí los carteles:

Sábado 29 de enero. 18:00 horas. Toros de Xajay para Antonio Ferrera, Juan Pablo Sánchez y Juan Pedro Llaguno, quien tomará la alternativa.

Domingo 30 de enero. 16:30 horas. Novillada mixta. Seis novillos de San Constantino para los rejoneadores José Funtanet y Javier Funtanet, Cristian Antar y José María Mendoza.

Viernes 4 de febrero. 20:00 horas. Novillos de Núñez del Olmo para Alejandro Adame, Julián Garibay y Arturo Gilio.

Sábado 5 de febrero. 18:00 horas. Toros de San Miguel de Mimiahuapám y Begoña para  “El Juli”, “El Payo” y Miguel Aguilar, quien tomará la alternativa.

Domingo 6 de febrero. 16:30 horas. Toros de La Estancia para Joselito Adame, Andrés Roca Rey y Héctor Gutiérrez, quien confirmará la alternativa.

Lunes 7 de febrero. 14:00 horas. “Experiencia Taurina”.

Sábado 12 de febrero. 18:00 horas. Toros de Rancho Seco para Juan Fernando, Juan Luis Silis, Gerardo Adame, Diego Sánchez, Gerardo Rivera y José María Hermosillo.

Domingo 13 de febrero. 16:30 horas. Novillos de Villar del Águila para Jussef, Eduardo Neyra y José Alberto Ortega.

Domingo 20 de febrero. 16:30 horas. Toros de Barralva para Arturo Macías, Fermín Rivera y José Mauricio.

75 aniversario La México-cartel

Un febrero muy taurino será el que viviremos en la Ciudad de México y esperamos que su transcurrir –como ocurrió con el tramo anterior de 2021– sea muy exitoso.

El año cerró a tambor batiente en Cali, donde –en la feria de Cañaveralejo– los toros de Victorino Martín tuvieron una presentación triunfal que propició grandes faenas de Luis Bolívar y Emilio de Justo, quienes en los cuatro primeros astados –tres con el homenaje de vuelta al ruedo– se despacharon con la cuchara grande ante la codicia y la nobleza de los ejemplares españoles, y en México al verlo, rememoramos a Piedras Negras cuando consiguió un triunfo paralelo el 1º de enero de 1972 con siete toros.

plaza mexico
Foto: Mundo Toro.

Dos fueron indultados; el primero y el sexto por Pepe Cáceres y Eloy Cavazos, respectivamente, los nombres “Postinero” y “Pluma Blanca”, Palomo Linares regaló el séptimo. El inolvidable ganadero Raúl González y los toreros, como pasó el 31 de enero de 2021, con Victorino y los actuantes, salieron en hombros.

Cabe consignar que el indulto de los toros españoles por razones sanitarias no era posible y por ello ese homenaje no fue concedido, sin embargo, sí hubo nutrida petición en dos de los ejemplares lidiados.

la Plaza México aniversario

Y cerramos con la triste noticia del paseíllo a la Gloria de Pepe Murillo Alvírez, propietario de la ganadería guanajuatense de San Felipe Torresmochas.

Don José fue un brillante profesional en su carrera financiera y como ganadero obtuvo sonados triunfos, uno de ellos cuando lidió su primera corrida en La México, el 2 de mayo de 1982, con seis toros para Curro Vázquez, Curro Leal y David Liceaga hijo; tarde de gran éxito, pues obtuvo el reconocimiento del “Mejor Encierro” y “Mejor Toro” de la temporada. Curro de este último; “Cariñoso” fue premiado con dos trofeos por su faena.

Pepe también fue torero y fundó la Peña de Aficionados Prácticos de la Ciudad de México. Se fue una persona entrañable, a la que mucho hemos de extrañar y abrazamos con gran cariño, a su familia y pléyade de amigos.

Más columnas del autor:
Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro Hernández

Visión Integral


( Palabras)

El domingo 12 de diciembre, como parte de la serie de festejos denominados “La Reapertura”, en la Plaza México se llevó a cabo la “Corrida Guadalupana”, que paulatinamente y desde 1987 ha recuperado su sitio importante en el calendario taurino. Comento que sucedió una paradoja, que también podríamos llamar disparate (son sinónimos también contrasentido, despropósito e incongruencia). Lo digo porque en la semana anterior un grupo de diputados de la Ciudad de México, pertenecientes a la Comisión de Bienestar Animal, realizó un proyecto de ley que intentaba pasar al pleno para su aprobación, en ella proponían la cancelación de las corridas de toros en la ciudad, la iniciativa no progresó, no sabemos si porque en la Comisión no se contó con los votos necesarios para promoverla o porque se dieron cuenta de que no iba a progresar. El diputado Sesma (del Partido Verde), presidente de la Comisión, para salvar la cara dijo que la posponía hasta explorar la opinión de los involucrados; digo que es una paradoja porque al domingo siguiente asistieron a la plaza más de 30,000 aficionados.

El cartel que se presentaba era realmente de tronío, José Antonio Ferrera, José Antonio Morante de la Puebla, Diego Silveti y la alternativa de Diego San Román, los dos primeros triunfadores de la recién terminada temporada española, que aunque no plenamente, sí se reinició con fuerza. Silveti, torero mexicano, valiente, poderoso, representante de una saga familiar que alcanza ya la cuarta generación, es bisnieto, nieto e hijo y sobrino de toreros, y San Román que hizo una gran campaña de novillero que le mereció la distinción de recibir la alternativa en la Plaza México y formando parte de un cartel tan destacado; los toros fueron de Fernando de la Mora y Bernaldo de Quirós. De la Mora ha agregado a sus toros de santa Coloma, con lo que ha conseguido mejorar su presencia, que había sido mucho tempo criticada, y la de Bernaldo de Quirós, de pura ascendencia de Saltillo vía san Mateo, todos muy bien presentados, el primero, el cuarto, el octavo y, especialmente, el quinto, buenos que permitieron el lucimiento de los toreros.

Plaza México, Corrida Guadalupana, 12 diciembre 2021
Ferrera en la Plaza México
Antonio Ferrera (Foto: El Economista).

La Plaza México con un gran ambiente y una gran asistencia, seguramente más de 30,000 aficionados, el numerado lleno y media entrada en generales. La ceremonia previa fue muy conmovedora, con aspectos religiosos, se escuchó el Ave María, y aspectos laicos, se escuchó también el Himno Nacional, todo ante un gran respeto y emoción por parte del público.

Ferrera con su primero (el segundo del festejo) no tuvo oportunidad, pero en su segundo saltó como reserva que sustituía a uno que fue devuelto por estar tocado de la vista, y triunfó en toda regla; lo recibió con un sofisticado afarolado que propició que saltara al callejón. Por cierto, Cristina Sánchez, ahora apoderada de Ferrera, mostró su oficio y torería al saltar la barrera con elegancia; posteriormente realizó una verónicas barrocas, con las manos altas pero finalmente muy toreras, después súbitamente el matador se subió al caballo para picarlo, quería que acudiera de largo, lo que costó trabajo pero gracias a la ayuda de Morante, se consiguió. La puya cayó trasera, pero Ferrera soportó el encuentro, luego de un quite sofisticado, tomó las banderillas, el tercero lo inició de rodillas, y al terminar le hizo dos recortes imitando a los recortadores, ahora tan en boja en España; y dio una vuelta al ruedo motu proprio.

Antonio Ferrera en la Plaza México
Antonio Ferrera en la Plaza México (Foto: Reforma).
Morante de la Puebla
Morante de la Puebla (Foto: ABC).

Y empezó la faena de muleta valiente, un poco trompicada pero no carente de arte y poder, finalmente y a pesar de que se iniciaba una petición de indulto (quizá hubiera sido correcto porque el toro acudió al caballo con prontitud y fuerza), embistió interminablemente siempre con nobleza, fijeza y la cabeza baja; inició su característico cite para matar recibiendo, que más bien es de largo o muy largo y consiguió terminar con una estocada bien colocada, creo que no quiso que lo indultaran para obtener un rabo. La petición de trofeos surgió de inmediato y de manera no mayoritaria sino tumultuaria. El juez le otorgó dos orejas, la mayoría quería que le dieran el rabo, afortunadamente Braun no cedió; desde luego Ferrera consiguió una faena festiva, con algunos toques muy toreros, pero demasiado chispeante y poco seria.

Resumo mi impresión con un comentario de mi nieto al que acompaño a la Plaza México desde hace varios años; me dijo, “abuelo, ¿y a qué hora salen los payasos?”. Una faena que Ferrera no estoy seguro si hubiera intentado realizar en la Maestranza de Sevilla o en la Monumental de Madrid. Diego Silveti en su primero estuvo muy torero, valiente, poderoso, artista; la espada, aunque bien colocada, tardó en hacer efecto, por lo que solamente alcanzó una oreja. San Román, en el primero de su lote estuvo bien sobrio, ajustado creando una buena faena, que una estocada defectuosa impidió que fuera premiada, en su segundo salió por todas y lo consiguió; le propinó una lidia poderosa, valiente, atrevida, con la que obtuvo una faena completa, y así una oreja. Morante no tuvo enemigos a modo, pero nos regalo cuatro o cinco lances que sólo él sabe hacer.

Diego Silveti
Diego Silveti (Foto: Arte Taurino).

Sin duda una gran corrida que ofreció espectáculo para todos los aficionados. Esperamos que pronto la Plaza México reinicie las corridas de forma más estable y continuada. Quienes nos quedamos con ganas de ver a Morante, tendremos que ir a Juriquilla, San Luis Potosí o Tlaxcala, donde se le anuncia en la primera quincena de enero. Que Dios reparta suerte.

Más columnas del autor:
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha