El espinoso caso del tráfico de armas
Gerardo R. Herrera Huízar
94 opiniones • veces leído

Habría de reflexionarse si el origen de la violencia extendida y creciente en todo el territorio nacional tiene su origen en las armas o si son éstas sólo un medio, poderoso sí, del que se valen los grupos criminales para realizar sus fechorías.

Imagen: The Trace.
Imagen: The Trace.

Lectura: ( Palabras)

El gobierno de México decidió emprender un litigio internacional, particularmente contra empresas estadounidenses que producen armamento, señalándolas como responsables de la muerte de miles de mexicanos a manos de los cárteles de la delincuencia organizada en nuestro país, que se abastecen del poderoso armamento para realizar sus acciones violentas.

La respuesta no se hizo esperar, la Asociación de la Industria de Fabricantes de Armas de Fuego de los Estados Unidos (NSSF, por sus siglas en inglés) declaró que el gobierno mexicano busca un chivo expiatorio por el crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras.

El caso, desde su origen, con la demanda civil presentada ante una Corte Federal en Massachusetts, apunta a ser espinoso y con efectos en la relación bilateral, aunque se aclaró que el litigio no va orientado al gobierno norteamericano sino a las empresas.

En principio habría de reflexionarse si el origen de la violencia extendida y creciente en todo el territorio nacional tiene su origen en las armas o si son éstas sólo un medio, poderoso sí, del que se valen los grupos criminales para realizar sus fechorías.

gun traffiking US
Imagen: Rolling Stone.

En segundo término, debiera analizarse la eficacia de las acciones del Estado tanto para detener el flujo de armas y otros productos ilegales en nuestras porosas fronteras y las estrategias seguidas durante las últimas administraciones para contener el continuo fortalecimiento de las bandas de delincuentes cuyo negocio principal es el lucrativo tráfico de drogas.

Definitivamente, la violencia que enluta a miles de familias mexicanas no es el fin en sí mismo, tampoco es un problema que vino de fuera como la pandemia, sino consecuencia de la pugna entre cárteles por controlar el mercado y para ello requieren del control territorial, de libertad de acción y de poder de fuego para enfrentar a sus competidores y a la fuerza pública con mayor efectividad.

La presentación de la demanda, por otra parte, resulta coincidente con las recientes declaraciones del Primer Mandatario mexicano respecto a la competencia del fentanilo, de importación, con la mariguana y el opio, de producción nacional, que hizo levantar las cejas y abrió la puerta a la imaginación y a las conjeturas.

Mientras el negocio sea lucrativo y las medidas adoptadas para frenar el consumo en los mercados ilegales de drogas sea ineficaz, mientras exista demanda, habrá oferta, mientras la rentabilidad sea alta, existirán incentivos para hacer lo que sea para apoderarse del mayor control posible y para ello, quienes se dedican a estas actividades emplearán todos los recursos a su alcance.

trafico de armas US
Imagen: American Academy of Artsand Sciences.

Evidentemente, los llamados a la cordura, a la paz y a la concordia, no han tenido efecto en el ánimo de los criminales, tampoco tuvieron efecto en el pasado las estrategias de confrontación que, según se ha afirmado, sólo alteraron el avispero y motivaron la terrible situación que hoy se padece.

Cierto es que, si los grupos delincuenciales no tuvieran acceso al armamento que se produce, no sólo en Estados Unidos, sino en muchas otras partes del mundo, y llega a México por todas nuestras fronteras, su capacidad de confrontación sería más limitada, pero focalizar el problema, por demás complejo y creciente, en el exterior, es minimizar la responsabilidad propia y omitir los altos niveles de corrupción y la connivencia de la autoridad con el crimen que ha permitido su expansión.

Resulta obvio, dadas las circunstancias, que la intencionalidad de la demanda en el exterior busca tener, fundamentalmente, efecto interno. Echar fuera uno de los principales problemas que aquejan al país ante la evidente incapacidad de contenerlo, como debería ser, de manera doméstica.

Mientras los cárteles sigan teniendo la libertad de acción de que gozan y su negocio les produzca ingentes ganancias, harán caso omiso de los llamados a misa y buscarán fortalecerse aprovechando las no pocas vulnerabilidades del Estado.

Esperemos que la demanda no sea un búmeran.

@HHuizar58

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
5 1 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha