La visita espiritual
Gerardo R. Herrera Huízar
94 opiniones • veces leído

En la noche aciaga de mi vida vino con luz a devolver la tranquilidad del alma./ De pronto la muy cruel neblina, la oscuridad, la ruina…

"Luz y vida", Isabel Tapias Tapias.
blank

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: Cultura | Opinión | Poliedro


En la noche aciaga de mi vida
vino con luz a devolver la tranquilidad del alma.

De pronto la muy cruel neblina, la oscuridad, la ruina,
se abrió de lleno a la claridad del alba.

La noche fúnebre
turbada de tristeza, de inquietud, de miedos y penumbra
se abrió a la luz con inocente calma.

Llegóse a mí, sin cuerpo, sin figura,
con un soplo de amor y de ternura.

Calmó mi mente en turbulenta trama
y transmitió a mi pecho su dulzura.

Largó el ayer
y puso en la conciencia nueva flama
sin pecado, sin realidad, sin nada.

Erradicó de la mente el ego,
puso una pluma de paz junto a mi almohada
y se diluyó con diligente ruego.

Llegó a mi sueño
con la promesa del candor profundo,
del amor y del perdón del alma.

Dejó el calor del abandono
en el Espíritu Divino
e impuso con su dedo la infinita calma.

A todas las creaturas que El Padre crea
de su paz y espíritu permea
y deja siempre que su albedrío sea:

Opción de bien, perdón y ser felices
Opción de mal, nos dice, tú decides.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha