Aguacate mexicano y la buena fe de Estados Unidos
Arnulfo R. Gómez

Valor Agregado

94 opiniones • veces leído

Dicha acción, simplemente, significa la aplicación del estado de derecho, sin que permita pensar en el diseño de una estrategia para romper la hegemonía de los maestros y la delincuencia organizada en el Estado de Michoacán.

blank

Lectura: ( Palabras)

Ellos se ríen de mi porque soy diferente,
yo me río de ellos porque todos son igualitos.
Anónimo.

A continuación, me permito enviar texto remitido por la Embajada de los Estados Unidos de América, sobre la reanudación del programa de inspección de aguacates de Michoacán a partir de las 12:13 p.m. del 18 de febrero de 2022.

Sin duda, este es un acto de buena fe y buena voluntad del Gobierno de los Estados Unidos que entraña elementos muy positivos para la continuación de un proceso muy exitoso que se inició en 1987, a través de la implementación del Programa de Programa de Promoción y Exportación de Aguacate a Europa, mismos que fueron ratificados a través de la autorización del Programa de Exportación a 19 estados de la Unión Americana, en el año de 1996 que, en 2001 fue ampliado a otros 12 estados; en 2005 a 16 estados más; y en 2007, a los 50 estados de la Unión.

Los principales elementos para considerar en esta “nueva etapa” que simplemente implica la observancia del Estado de Derecho son:

*Ratificación de que Michoacán es el único estado de la República Mexicana libre de plagas que, por su experiencia en la exportación a Europa y otros destinos, ha logrado cumplir con los protocolos establecidos por Estados Unidos para acceder al territorio de la Unión Americana.

*Especial atención para evitar lo que ha venido sucediendo desde hace más de dos años y que se denomina “contrabando interno”, consistente en que algunas empresas empacadoras en el estado de Michoacán han procesado aguacate procedente de otros estados, no autorizados para exportar hacia Estados Unidos, principalmente del Estado de México, Jalisco y Puebla.

*Reforzamiento de la seguridad alrededor de los funcionarios de la USDA, encargados de certificar las huertas, el producto, las empacadoras y el transporte, a fin de que puedan realizar sus actividades sin coacción ni amenaza alguna.

Desgraciadamente, estas acciones se inscriben en la larga lista de parches que normalmente caracterizan a las “políticas públicas mexicanas”, sin que haya una estrategia y acciones que permitan pensar que se eliminará la hegemonía que los maestros y el crimen organizado ejercen en la región a través numerosos elementos que incluyen bloqueos de las vías de comunicación, el derecho de piso, secuestros, asesinatos, asaltos, quema de empacadoras y que, ahora, van hasta el extremo de plantar minas unipersonales en las huertas y caminos de la región.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha