Los priistas derrotados
Gustavo Rentería Villa

Alcaldes y Gobernadores

94 opiniones • veces leído

Los líderes del Revolucionario Institucional están de capa caída. ¿Y por qué se esconden? Porque saben que tienen cola larga, y que tanto su aceptación como su popularidad son nulas.

Imagen: Alto Nivel.
Imagen: Alto Nivel.

Lectura: ( Palabras)

Los gobernadores del PRI –que muchos años se sabían triunfadores, porque el “aparato” los apoyaba– están prácticamente derrotados.

Hace unos años iban confiados a las elecciones, porque los votos se pesaban, nunca se contaban; y lo importante era la voluntad del Presidente de la República que dictaba el guion desde Los Pinos. La opinión de la gente no contaba, sólo la del “gran jefe” y los grandes liderazgos de la región.

Todos cabían en el paquete y así, la “familia feliz”, vivía la gloria por generaciones. La oposición empujó duro, y no hubo más remedio que entregar la primera gubernatura. Fue para el PAN en Baja California. Ahí empezó la democracia en México.

Años después se vio a ríos de gente, hartos del Revolucionario Institucional, formados en las urnas. Les fueron a cobrar su frivolidad, la corrupción imperante y la crisis galopante. Ganó Vicente Fox Quesada. Sus resultados son otra cosa; pero de que cambió el rumbo, no hay duda.

tlatoani pri
Imagen: Adrián Pérez.

Aunque gobernaba el PAN, el PRI seguía siendo una poderosa organización. Pero como no había tlatoani, los gobernadores se convirtieron en dueños del tricolor local. Después de 12 años, Enrique Peña Nieto tomó el control de la otrora Secretaría de las Elecciones.

Claro, nunca que fue lo mismo. Sabían que para controlar al México bronco, tenían que compartir el poder y repartir el dinero.

Ahora los priistas están de capa caída. Los líderes del Revolucionario Institucional, avergonzados, tienen el cráneo bajo la tierra. ¿Y por qué se esconden? Porque saben que tienen cola larga, y que tanto su aceptación como su popularidad son nulas.

Claro, hay honrosas excepciones, pero la mayoría están más preocupados en no ir a la cárcel y concluir su mandato sin contratiempos, que armando una estrategia para competir en las elecciones intermedias.

En esta ocasión hablemos de los gobernadores que ya se van, y que en unas semanas perderán el poder y la firma en la chequera (porque como sabe usted amigo lector, la noche del 6 de junio se convertirán en “apestados”).

El gobernador de Campeche con licencia, Alejandro “Alito” Moreno, nos jura y perjura –todavía en una entrevista que nos concedió para nuestros espacios de televisión– que ganará el PRI con Christian Castro Bello; pero las encuestas dicen lo contrario. Por ejemplo, la encuestadora Massive Caller asegura que si hoy fueran los comicios, ganaría Layda Sansores por más de siete puntos porcentuales.

Carlos Miguel Aysa, gobernador sustituto –aunque es un personero del líder nacional del PRI–, parece que es más un gerente o un director administrativo, que un verdadero líder en una de las zonas geográficas más golpeadas por la desigualdad. Claro, él no sabía que vendría la pandemia de la Covid-19, pero nadie se equivoca al asegurar que su tibieza no le ayuda nada para la alianza opositora.

pri 4t
Imagen: Camacho.

En Colima el gran amigo de Luis Videgaray, resultó más que gris. Otros dicen que nunca cumplió sus promesas y que abandonó a los amigos. Nacho Peralta que ganó después de dos elecciones, tiene muy claro que le entregará el poder a Indira Vizcaíno. Su candidata, Mely Romero está en tercer lugar en todas las mediciones, y no más no crece.

Además, lo que desea el ex subsecretario de la SCT de Peña Nieto es que ya acabe el mandato, porque entregará el estado con más homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes. Es decir, ya quiere que le salve la campana electoral, y retirarse de la masacre.

A pesar de que Félix Salgado Macedonio no irá –al menos eso parece–, Morena triunfará en Guerrero; esto ante la figura de Héctor Astudillo, que como buen priista, le dice la hora que desea el señor presidente López Obrador. Es un soldado más del titular del Ejecutivo y no le importa que no sea tricolor.

Baila al son que le toque el tabasqueño porque sabe perfectamente que Mario Moreno Arcos no tiene posibilidades, y él quiere solamente salvar su pellejo.

En el caso de Sinaloa, el gobernador Quirino Ordaz Coppel es el Pepe Calzada moderno. ¿De qué le sirve estar bien posicionado en las encuestas de aceptación, si perderá por casi 15 puntos? Lo único que le importa es cerrar bien, y que sea visto en Palacio Nacional como un demócrata. Al puro estilo de Peña Nieto con José Antonio Meade, que nunca levantó.

En Tlaxcala, el gobernador Marco Mena sabe que no existe ninguna posibilidad de que llegue Anabell Ávalos; por ello, fue el primero que firmó el pacto por la democracia que propuso el Presidente de la República. Pasará a la historia como el primer tricolor entreguista, es decir, el primero que entregó las llaves del despacho, aunque intente engañar con que es un hombre que no se mete en las elecciones. ¡Pamplinas, lo que quiere es evitar la cárcel! ahí ganará Lorena Cuéllar.

pri derrotado
Imagen: El Universal.

En Zacatecas ya no debe tener ninguna foto familiar Alejandro Tello en la casa de Gobierno, porque sabe que pronto tendrá que desalojarla. Es más, la gubernatura es ya de David Monreal, sin ni siquiera haberse celebrado la elección. Inscribir a Claudia Edith Anaya fue mero trámite.

Juan Manuel Carreras tenía la elección perdida. Si el alcalde Xavier Nava iba de candidato de Morena, las cosas cambiaron con Mónica Rangel en San Luis Potosí, que tendrá un final de fotografía contra Octavio Pedroza.

Quien sí podrá competir dignamente es la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, que además de bien evaluada, tiene un gallo que si cacarea. Aunque sigue ganando en las preferencias el ex secretario de Seguridad Pública del Gabinete Federal, el “Borrego” Gándara está a escasos cuatro puntos de alcanzar al cercano colaborador de Luis Donaldo Colosio Murrieta, Alfonso Durazo.

Como ve usted, Carlos Miguel Aysa, Nacho Peralta, Héctor Astudillo, Quirino Ordaz Coppel, Marco Mena y Alejandro Tello son los grandes derrotados de las próximas elecciones.


También te puede interesar: La oposición no existe.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha