México: desarrollo de proveedores, tornillos y tuercas II
Arnulfo R. Gómez

Valor Agregado

94 opiniones • veces leído

La iniciativa mexicana para el Desarrollo de Cadenas Productivas o Desarrollo de Proveedores a la Exportación como yo la había denominado originalmente, se redujo a la realización de un monstruoso evento anual en el cual participaban empresas de todas las entidades federativas que BANCOMEXT y la SECOFI “invitaban” o forzaban a participar a través de los Gobernadores de los Estados.

Lectura: ( Palabras)

Ellos se ríen de mi porque soy diferente,
yo me río de ellos porque todos son igualitos.
Anónimo

Como complemento de mi nota https://vocesmexico.com/opinion/mexico-desarrollo-de-proveedores-tornillos-y-tuercas/  de fecha 6 de septiembre, sobre la propuesta que realicé en el año de 1976, para establecer un programa de Desarrollo de Proveedores, debo señalar que dicho Programa obedeció a dos carencias fundamentales que padecía y, aun padece, nuestro país.

La primera de ellas era originada porque había empresas mexicanas con productos que se comercializaban en nuestro territorio sin problema alguno, pero, que no cumplían con las normas y estándares que se exigían en los mercados internacionales, por eso era necesario adaptarlos a los requerimientos de los mercados externos.

La segunda, atendía un problema estructural más serio, mismo que enfrenté frecuentemente a partir de 1990, en que fui designado Consejero Comercial de México para Quebec y las Provincias Marítimas de Canadá: la carencia de oferta exportable, por lo que busqué dar impulso al Proyecto de Desarrollo de Proveedores a través de la promoción de inversiones en los sectores que había definido como prioritarios de tal manera que, en el periodo de 3 años, 4 meses y 17 días que físicamente permanecí en Canadá, concreté un total de 66 proyectos de inversión canadiense en México y dejé en promoción 31 proyectos.

Conviene señalar que, por mi desplazamiento a Montreal, desgraciadamente ya no pude darle seguimiento al prometedor proceso integral de Desarrollo de Proveedores que había iniciado en México con el objetivo de crear una sólida plataforma exportadora, mismo que cayó en manos de la improvisada burocracia y numerosos recomendados que empezaron a saturar y distorsionar la estructura orgánica de BANCOMEXT.

En el periodo 1989-2000, el total de funcionarios se incrementó en 482%, es decir, 605 funcionarios más pues, el número pasó de 132 a 737 con el incremento de dos niveles en la estructura orgánica de la institución de tal manera que, cuando yo ingresé a BANCOMEXT era uno los 42 gerentes que, después, alcanzaron la cifra estratosférica de 221 y, primero me ubicaba en 4º nivel dentro del organigrama para, después llegar hasta el 6º debido al crecimiento ilógico de su estructura que atendía más a las necesidades de colocación de los “cuates”, y que se convirtió en un problema con la creación de 605 plazas con 5 Subdirectores Generales y un Coordinador, así como 28 Directores Ejecutivos, 55 Directores de Area, 179 Gerentes y 338 Subgerentes.

Con este esquema oneroso y aberrante, se generó un enorme fraccionamiento de las decisiones y la atomización de las funciones, creando una burocracia enorme y la disputa de cotos de poder que no permitieron definir una estrategia que fuera útil para el desarrollo del país debido a la gran simulación que caracterizaba a las actividades de estos funcionarios.

Bajo estas circunstancias, la iniciativa mexicana para el Desarrollo de Cadenas Productivas o Desarrollo de Proveedores a la Exportación como yo la había denominado originalmente, se redujo a la realización de un monstruoso evento anual en el cual participaban empresas de todas las entidades federativas que BANCOMEXT y la SECOFI “invitaban” o forzaban a participar a través de los Gobernadores de los Estados, poniendo como “incentivo” que, el Presidente de la República asistiría al mismo, y que los Gobernadores y los empresarios tendrían la oportunidad de tomarse la foto con el Presidente cuando inaugurara el evento y durante la visita al stand correspondiente.

El Programa de Desarrollo de Proveedores bajo esta modalidad, naturalmente  dio resultados muy pobres pues, para la preparación y realización del evento, no había trabajo técnico alguno que apoyara adecuadamente el proceso de promoción, de selección y, mucho menos, de seguimiento a las “miles de entrevistas” que supuestamente se habrían “concertado” entre “empresas tractoras” y posibles proveedores; es decir, se trataba de un esquema de simulación muy costoso que los funcionarios habían “implementado” para justificar su permanencia en las filas de la burocracia promotora de las exportaciones; en otras palabras, era un gran espectáculo, ”un show” con enorme protocolo, numerosos organizadores, ¡ah! numerosas edecanes muy guapas, y resultados muy dudosos.

El Desarrollo de Proveedores requería de un trabajo muy profesional, ético, serio, técnico y especializado que, desgraciadamente, los improvisados funcionarios de BANCOMEXT encargados de la promoción nunca entendieron ni supieron implementarlo y, simplemente, lo prostituyeron pues, lo redujeron a un corte de listón en la inauguración, a una visita a los stands y a la toma de fotografías con las altas autoridades y, naturalmente, con las edecanes; por eso, el valor agregado en nuestro país ha sufrido un enorme retroceso -aun con la entrada en vigor del TLCAN y los otros TLC’s que supuestamente iban a generar un efecto totalmente contrario- pues, BANCOMEXT no pudo cumplir ni remotamente con la importante función que tenía adjudicada.

Basta decir qué, en el año 1993, una gran parte del valor agregado de la exportación mexicana estaba basada en la maquila y correspondía al 58.8% del total y, para el 2019, se estima que sólo fue de 37%. Excluyendo al petróleo, este porcentaje fue de 32%.

Desgraciadamente, en México no se ha podido crear una plataforma sólida de exportación, además de que la excelencia que se había logrado en el proceso maquilador se ha deteriorado de tal manera que México es, crecientemente, un país ensamblador

Conviene recordar que, la importación total de tornillos, tuercas, rondanas etc., en el año 2022, ascendió a 3,628 millones US, de los cuales, 597 millones son para uso automotriz, el fuerte sector de la industria mexicana que se ha vuelto emblemático, pero que, de 1993, en que su valor agregado en México era de 35%, en 2019 fue de sólo 26%, de acuerdo con datos de BANCOMEXT.

https://vocesmexico.com/opinion/mexico-hace-28-anos-que-le-faltan-tornillos/

https://vocesmexico.com/opinion/mexico-oportunista-o-funcionarios-oportunistas/

Importante es señalar que, en marzo de 1974, como Coordinador de Consejerías Comerciales del IMCE para Asia, Africa y Oceanía, participé en la 1ª Reunión de la Comisión Mixta México – China, en esta ciudad. Así mismo, realicé una serie de actividades en relación con la celebración de la Exposición Comercial de México en Pekín que tuvo lugar del 14 al 29 de septiembre del mismo año, entre las cuales destaca la elaboración de la guía Cómo Exportar a China.

Durante la celebración de la 1ª Reunión de la Comisión Mixta México – China, los funcionarios chinos mostraron gran interés en conocer la operación de la maquila mexicana, información que graciosamente les fue proporcionada por la SECOFI, mecanismo que ellos implantaron y desarrollaron en su territorio con resultados muy diferentes a los de la maquila mexicana pues, ellos crearon una plataforma exportadora mediante la capacitación de la mano de obra, la incorporación de tecnología y añadieron valor a su producción llevando a cabo una verdadera industrialización del país de tal manera que, si en 1974, China era la 8ª economía mundial, ahora es la 2ª potencia económica y el 1º exportador mundial.  

Por el contrario, el enorme deterioro que ha sufrido el comercio exterior de México, teniendo como referencia al axioma de la mejor política industrial es la que no existe, un liberalismo dogmático basado en la firma de TLC’s con 54 países y una desgravación unilateral, se ha reflejado en grandes retrocesos de la economía mexicana pues, debido a la decreciente generación de valor agregado y riqueza a través de las exportaciones, nuestro país pasó de ser la 8ª potencia económica en 2001, a la 14ª en 2022, en tanto que el PIB Per Cápita cayó de la 49ª a la 76ª posición.

Sin duda alguna, en México confundieron la idea de creación de una plataforma de exportación, con el crecimiento de una institución con numerosos funcionarios que poco sabían de comercio internacional, motivo por el cual, el comercio exterior de México sigue careciendo de una estrategia integral y realista que ayude a generar mejores empleos y a añadir más valor, así como crear mayor riqueza y bienestar para un pueblo al que han convertido en un núcleo creciente de gente paupérrima.

https://vocesmexico.com/opinion/china-y-tpp-11-hacen-su-agosto-y-mexico-su-buen-fin/

Finalmente, me permito comentar que, los estudios que realicé sobre el mercado que tenía bajo mi adscripción a partir de 1974, me motivaron a elaborar mi tesis profesional sobre esta área, misma a través de la cual realicé un análisis comparativo sobre la promoción comercial en los dos mercados más grandes que había en la región con el título de La renovación del comercio exterior de México en Asia del Este: China y Japón.

Las conclusiones de este estudio señalan, sucintamente que, cada uno de los mercados que se pretendía penetrar presentaban características especiales y, por tanto, los medios utilizados para la promoción comercial en los diversos mercados deberían ser adecuados a los mismos, dejando a un lado los dogmatismos que han caracterizado los 29 años más recientes de nuestra política y “estrategia de comercio exterior”.

Así mismo, me es grato comentar que, mi tesis elaborada en el año de 1975, estoy seguro de que es la primera que analizó al mercado chino, a menos de que por ahí existan otros datos que desgraciadamente no he conocido, después de 48 años de haberla elaborado.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de

Deja un comentario

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha