Violencia familiar
Beatriz Hernández Estrada
94 opiniones • veces leído

La Jefa de Gobierno informó que 65% de los casos de violación a mujeres se da en el propio domicilio de la víctima; en tanto que 95% de los hechos el agresor es una persona conocida.

Imagen: Enfemenino.
Imagen: Enfemenino.

Lectura: ( Palabras)

La violencia familiar y concretamente la que se comete contra la mujer, es un problema estructural y cultural, entendiendo ésta como el “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos, grado de desarrollo en una época y grupo social”.

Estas conductas, tipificadas ya como delitos, no sólo afectan a la víctima, sino a su entorno que, en la mayoría de los casos, son los hijos quienes también resienten y tienen afectaciones psicoemocionales en el corto y largo plazo.

Estos actos, en no pocas ocasiones, llegan a costarle la vida a la mujer. Con frecuencia y por contradictorio que sea, de parte de quien “la ama”, es decir, su pareja; dando pauta también a los feminicidios que, de acuerdo a nuestro Código Penal, comete el delito de feminicidio el que dolosamente prive de la vida a una mujer por razones de género o sea por el hecho de ser mujer.

Feminicidios que, en su momento, motivaron manifestaciones de grupos feministas, algunas ciertamente subidas de tono, pero que buscaban hacer visible y que la sociedad en su conjunto, pero sobre todo la autoridad, tomara conciencia y acciones en contra de uno de los dos GRANDES delitos que sufre esta ciudad, como es, el de la violencia familiar. El otro es el robo, por cierto.

violencia familiar
Imagen: El Economista.

De acuerdo con la Dirección General de Política y Estadística Criminal de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, nos dice que, de la incidencia de violencia de género contra las mujeres, el delito que mayormente se comete es el de violencia familiar que en la Ciudad de México se ha incrementado a niveles realmente alarmantes con 71% de los casos.

Como resultado de esto, el 21 de noviembre de 2019, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció la Alerta de Violencia en contra de las mujeres en la Ciudad de México y que, además, no hemos salido oficialmente de ella.

En aquella ocasión y con razón a los feminicidios que se habían registrado –que motivó en gran medida las movilizaciones de colectivos feministas–, la Jefa de Gobierno informó que 65% de los casos de violación a mujeres se da en el propio domicilio de la víctima; en tanto que 95% de los hechos el agresor es una persona conocida. Lo anterior junto con el delito de violencia familiar, revela a su vez que algo grave está pasando en el entorno familiar y que debe atenderse.

Datos igualmente de la Fiscalía, revelan que de cada 10 personas que sufren violencia familiar, 8 son mujeres y las dos restantes son adultos mayores y niños, observándose, lamentablemente, un incremento en estos.

violencia familiar
Imagen: Núcleo Familiar.

Bajo este panorama, pensemos ¿cuántas de estas agresiones y muertes se pudieran haber evitado si, desde la justicia de barandilla ante el Juez Cívico, se atendiera el problema y adoptar las medidas preventivas correspondientes? El no ser así, denota que nuestra justicia cotidiana, está fallando.

Es de reconocerse que ha habido avances en la legislación y en las políticas públicas en torno a este problema, pero las mismas se han visto rebasadas ahora con la pandemia.

De acuerdo con la Secretaría de Gobernación, en los reportes de los Estados sobre las llamadas de emergencia al 911, la violencia familiar presenta incrementos del orden del 30 y 100%, producto de las medidas de aislamiento social, provocadas por la emergencia sanitaria a causa del COVID-19.

Si bien, la dependencia federal junto con otras secretarías y sociedad civil están llevando acciones a favor de las mujeres que viven violencia en sus casas, no existe aún una estrategia única e integral a nivel nacional, y debo decir que tampoco a nivel local ni de Alcaldía, por lo que no se está respondiendo de manera oportuna a la situación.

Y es que se ha observado, a no pocas mujeres, niñas, adolescentes y adultas mayores (que como ya se dijo son las principales víctimas de la violencia familiar), recorrer en promedio cinco instituciones antes de encontrar los servicios integrales.

violencia, feminicidios
Imagen: Acento.

Cabe recordar que en el momento en que una mujer busca ayuda, las respuestas deben hacerse llegar de inmediato para evitar que la violencia se incremente. Que desde la primera llamada de auxilio se les oriente y acompañe para que se mantengan seguras hasta que llegue la ayuda.

Si bien en el país se cuenta con instituciones que brindan servicios a la problemática, hay muchas puertas de entrada, lo cual genera confusión y a veces, una revictimización que se debe evitar.

Lo anterior obliga a que de manera conjunta, sociedad y gobierno, diseñen e implementen, acciones y programas que contribuyan a erradicar este flagelo social.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
3 4 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
1 Comentario
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ana María

Realmente se necesitan políticas integrales de apoyo social dónde se contemplen apoyo a la mujeres, niños, niñas así como adultos mayores y personas con discapacidad, que brinden seguridad y bienestar a estos grupos vulnerables que han sido invisibilizados por décadas.

Lo que opinamos en México a la fecha
Beatriz Hernández Estrada

( Palabras)

En ocasiones anteriores me he manifestado abiertamente por el “Interés superior de la infancia”, por el presente y futuro, por lo más valioso que tiene una sociedad. Por aquellos miembros más dependientes y vulnerables de la familia.

Por ello, me causó gran preocupación conocer el estudio denominado “Impacto de la pandemia en niñas y niños” de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (SEGOB).

En éste se señala que el confinamiento, las restricciones a la movilidad y la suspensión de clases, han generado afectaciones graves en las niñas y niños. Y junto con adolescentes, han registrado vulnerabilidad ante la violencia familiar, así como el incremento de embarazos en menores de edad. Aquí algunos datos por materia del citado estudio:

Deserción escolar

5.2 millones de estudiantes NO se inscribieron en el ciclo escolar 2020-2021, por causas relacionadas con COVID o por falta de recursos.

3 millones de éstos, son niños y niñas.

La matrícula de educación básica se redujo 2.6%; educación media superior 3.1% y educación superior 0.8%

niños en pandemia
Foto: Pie de Página.

Violencia familiar

De marzo a junio de 2021 se registraron máximos históricos.

Durante el primer semestre de 2021 se registraron 129,020 carpetas de investigación por violencia familiar; un aumento del 24% respecto al mismo período del año anterior, revirtiendo la tendencia descendente en el delito.

Lesiones por violencia

En 2020, el 75.78% de las lesiones ocurrieron en el hogar.

En el 73.29% de los casos, la persona responsable tenía algún parentesco con la víctima.

El 81.6% de las víctimas fueron niñas y adolescentes mujeres.

Durante el primer semestre de 2021, los casos por parentesco alcanzaron el 65.96%.

Las niñas y adolescentes son las más violentadas (92.81%).

Tipos de violencias (enero a julio 2021)

37.85% violencia psicológica.

29.69% violencia sexual.

26.33% violencia física.

4.51% abandono o negligencia.

1.63% violencia económica.

violencia familiar
Foto: UDGTV.

Suicidios

Pero lo que sin duda más me alarmó, es que en 2020 hubo 1,150 suicidios de niñas, niños y adolescentes (NNA) una cifra récord.

La tasa de suicidios en menores de edad aumentó 12% (de 4.63 a 5.18) entre 2019 y 2020, llegando a un máximo.

Los suicidios de niñas y niños entre 10-14 años aumentaron 37%, y 12% en adolescentes mujeres entre 15 y 19 años.

El pensamiento suicida en adolescentes aumentó de 5.1% a 6.9% de 2018 a 2020.

La conducta suicida en adolescentes aumentó de 3.9% a 6.0% de 2018 a 2020.

Con la frialdad de estos números, es evidente que algo está pasando al interior de los hogares y familias mexicanas. Algo está fallando y se descompuso.

Si bien es cierto que el aislamiento social a causa de las medidas de confinamiento ocasionadas por el COVID ha tenido mucho que ver, el tema de violencia y lesiones contra mujeres y niños no es nuevo. Baste recordar que, en la Ciudad de México, sigue la Alerta de Género decretada por la Jefa de Gobierno.

pandemia desigualdad en educación
Foto: Formato Siete.

Sin duda es un tema que el gobierno actual debe atender; también es un problema que nos afecta e involucra a todos. Porque es en los hogares en donde, se supone, es nuestro santuario, el lugar donde reponemos nuestra energía y que nos da un manto de “protección” para salir al mundo; sin embargo, es ahí, lamentablemente, donde encontramos las mayores tensiones y daños.

Tutores, padres y maestros, debemos estar atentos a situaciones de violencia que se dan y no dudar en pedir apoyo especializado para su atención. La violencia no es normal (no debemos habituarnos a ello). Como tampoco es normal que un niño se quite la vida. ¿Qué estará sintiendo o dejando de sentir que lo orillan a tomar esa decisión?

Pongamos atención a nuestro entorno. Identifiquemos esas señales de agresión, depresión y angustia en nuestros niños, niñas y jóvenes para actuar. No todos podemos saber con exactitud cómo o qué hacer, pero acerquémonos con la autoridad para revertir esto que se ha convertido en la pandemia dentro de la pandemia.

Más columnas del autor:
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha