Las Paredes Gritan: En la radio yucateca sólo hay bandas… y reguetón
Héctor Castillo Berthier

Zona Submetropolitana

94 opiniones • veces leído

Los mayas no quieren “espejitos a cambio de sus tierras”. No están en contra del desarrollo. Pero no quieren que se abuse de ellos otra vez.

Foto: Lugarnia.
Foto: Lugarnia.

Lectura: ( Palabras)

¿Al Norte?… ¡Yucatán!

Pese a los enormes esfuerzos de AMLO para frenar el neoliberalismo, éste continúa su avance, como si no existiera la famosa 4T. Y no me refiero a ninguna propuesta avalada por lo que hoy se dice que queda de “la oposición”. No es así. La oposición está muy lejos de tener una propuesta útil.

Se trata más bien de algo que acompaña (y acompañará) las nuevas estrategias de AMLO. Especialmente con el proyecto del Tren Maya.

Fue magnífico poder salir de vacaciones y romper con un año y medio de estar “guardadito” en casa por la pandemia. Pero ya con las dos vacunas, con los semáforos epidemiológicos dejando atrás el color rojo, con la CDMX en amarillo y con todas las ganas de salir, compré mi boleto de avión.

Anuncié que viajaría al sur, a Yucatán. De inmediato La Judas, una de mis más queridas colegas, me escribió: “Si vas a Yucatán, no vas al sur… Vas al norte”.

mapa de Yucatán
Imagen: Pinterest.

Efectivamente. Yucatán está a la misma altura de Guanajuato, en el norte.

Pero siempre que pensamos en Yucatán aparece el Sur (o el “Sur Imaginario”), con todos sus místicos poblados aledaños. Eso sucedía conmigo… pero ya estoy consciente de mi error geográfico.

Fue magnífico llegar una semana antes de las elecciones. Todas las campañas locales estaban en pleno apogeo.

Había una en especial muy curiosa. Con una cumbia muy pegajosa (tratando de imitar el eslogan de Movimiento Ciudadano) que anunciaba al “Gordito Marín”.

Se trataba de la campaña para el alcalde de Mérida de Jorge Carlos Ramírez Marín, quien siempre ha sido gordito, siempre ha sido priista y aprendió a vivir siempre del presupuesto. Aparecía en fotos enormes con una cara de buena gente… pero sus propuestas eran malas.

Su campaña era pegajosa, la gente la recordaba. Pero en el momento de las elecciones no le sirvieron para nada. Tampoco le sirvió haberse formado en los tiempos de otro priista, Víctor Cervera Pacheco, y de ser un político gandallón.

Jorge Carlos Ramírez Marín
Jorge Carlos Ramírez Marín (Foto: Nación 321).

Algunas opiniones de yucatecos sobre el gordito Marín: “¿Y qué esperaban de este botija? Tremenda rata que quiere engañar a los yucatecos y ya sabemos que es una lacra… Con qué calidad de honestidad crítica demanda a Obrador, si lo que hacen sus familiares con terrenos ejidales no es correcto… Lástima que sea yucateco ya ves que sí tiene la cola larga… ¡Tiene cara de cínico el cerdito!… Rata al estilo Duarte… Un cochino Rata” (Mérida de Yucatán.com).

Por ello, el triunfo en Mérida fue para el PAN.

Pero hay otro viejo pan que venden las bicicletas y motocicletas a lo largo del centro de la ciudad, el cual le gusta mucho comer a la gente de Mérida, a mitad de la tarde, porque es delicioso.

El gordito Marín regresó al Senado para seguir disfrutando del presupuesto. Nada cómo eso: todos pagamos… mientras él y su familia lo disfrutan.

AMLO y tren maya
Foto: DW.

Neoliberalismo y Tren Maya

Regresando al asunto del Tren Maya y el neoliberalismo, la depredación de la selva en México no es una cosa nueva. Ha existido en muchas partes del país, generalmente con resultados muy negativos.

Las vías del Tren Maya correrán a través de mil 525 kilómetros sobre la península de Yucatán. En este recorrido, 446 kilómetros estarán ubicados entre Quintana Roo y Tabasco, en el Caribe.

En ese tramo está la Carretera 307, que fue estudiada por la agrupación Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), la cual reveló que esa construcción pasó por encima de la decisión de ejidatarios a quienes, desde hace 50 años, la Federación les debe el proceso formal de expropiación y, por supuesto, la indemnización correspondiente.

Esa carretera inició su construcción en época del presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) y, desde entonces, nunca se cumplieron las reglas de expropiación e indemnización de los terrenos de los ejidatarios.

construcción Tren Maya
Foto: La Prensa.

Hay once ejidos afectados (Bacalar, Chunyaxche, Chetumal, Cancún, Chacchoben, Carrillo Puerto, Xmaben y otros más), con una mayoría de población indígena maya, que están muy inquietos porque (igual que con la carretera) no se les ha consultado su aprobación.

Es cierto, han tenido algunas reuniones fugaces con funcionarios federales, pero no conocen el fondo del proyecto. Y tampoco saben cómo serán afectados.

Esta zona acumula tres intervenciones: la primera, la construcción de la Carretera 307; la segunda, su ampliación entre 1999 y 2008; y ahora la tercera con el Tren Maya. ¿Qué pasará con los ejidatarios? NPI.

Por si fuera poco, Rogelio Jiménez Pons reconoció que en Yucatán no llevan ni el 10% de avance.

Rogelio Jiménez Pons es un próspero empresario, quien actualmente dirige el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

Eso sí, se lavó las manos y le echó la culpa del retraso al COVID-19, a las lluvias… y hasta a los mayas.

Rogelio Jiménez Pons
Rogelio Jiménez Pons (Foto: Claro y Directo MX).

Comenta Fray Bartolomé: “Tan sólo entre el tramo de Calkini, en Campeche, a Izamal, en Yucatán, se han encontrado más de 5 mil 300 hallazgos arqueológicos, lo cual tiene felices a los arqueólogos mientras los contratistas se jalan los pelos” (Reforma, 21/VI/2021).

¿Ruinas arqueológicas del Imperio Maya? ¡Claro!

Deberían de conocer mejor la zona. Están por todos lados y de las formas más excelsas. Pero eso habrá que comentarlo más adelante.

Espejitos por tierras

Los mayas no quieren “espejitos a cambio de sus tierras”. No están en contra del desarrollo. Pero no quieren que se abuse de ellos otra vez.

Los pueblos mayas deben ser protagonistas. No pueden ser sólo público o damnificados.

¿Estarán conscientes de toda la gente que llegará a sus comunidades?… NPI.

pueblos mayas en merida
Foto: Gobierno de Yucatán.

Quizá desde la UNAM se pueda proponer algo nuevo en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES). Las Ciencias Sociales sólo tienen sentido cuando se aplican.

El sureste necesita de mucho apoyo, es obvio. ¿Cuántas comunidades se van a crear? ¿Quiénes llegarán a vivir ahí?

El neoliberalismo llegará disfrazado de muy distintas formas.

La Cueva del Delfín

En Yucatán se coloniza la selva. Hay Parques Eólicos. Miles de nuevas construcciones. Nuevos Clubes de Yates. Y muchos extranjeros con recursos… Sin duda se prepara un nuevo inframundo para los mayas.

¡Vientos huracanados!, si no me regreso a Mérida nos veremos por acá la próxima semana

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha