El problema del agua en la política municipal de Zacatecas
Alejandro Enríquez Suárez del Real

Y así dijera mi compadre zacatecano

94 opiniones • veces leído

Enfrascarse en discusiones banales y simplistas no es la solución para la problemática de Agua Potable a la que nos enfrentamos.

Imagen: Crónica Global.
Imagen: Crónica Global.

Lectura: ( Palabras)

En días  pasados y como representante del Consejo Consultivo, del organismo Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas, que lo integran los municipios de Zacatecas, Guadalupe, Morelos y Vetagrande –la zona conurbada más importante en el estado tanto por población, extensión y el centro de la actividad política en el estado–, acudí a una sesión extraordinaria maratónica (7 horas), con la supuesta finalidad de analizar un posible ajuste a la baja en las tarifas de agua, aprobadas el 22 de noviembre del 2019 a la alza, para terminar donde empezamos.

Me fue muy lamentable encontrar en ese Consejo Directivo, posturas de alcaldes jóvenes –de Zacatecas: Ulises Mejía Haro; y de Guadalupe: Julio César Chávez Padilla– con aparente proyección política, de tan bajo nivel y populista, que más que intentar resolver un problema y presentar una propuesta seria, se dedicaron a temas de exhibicionismo político, excentricidades, ocurrencias, simplezas y desconocimiento de la problemática.

politicos del agua
Izquierda: Ulises Mejía Haro, Presidente Municipal del H. Ayuntamiento de Zacatecas; derecha: Julio César Chávez Padilla, Presidente Municipal de Guadalupe, Zacatecas.

La obligación de brindar el servicio de agua potable es de los municipios, como se establece en el Artículo 115 Constitucional, Fracción III, y en lugar de enfrentar el problema con miras de largo plazo, se enfocaron en ver al pasado, que hasta parece condición obligatoria de gobiernos emanados de Morena: enfrascarse en discusiones tan banales y simplistas, como quién debe hablar primero; quién es más hábil manejador del tema mediático y quiénes “verdaderamente ayudan a la ciudadanía” –entrecomillo esta frase porque los “talentosos” alcaldes suponen que ayudar es regalar–.

Si entráramos a un análisis profundo de la problemática y cómo se está atendiendo, nos daríamos cuenta de que los “talentosos” alcaldes no vislumbran que con regalar, no cobrar o revertir los grandes aumentos, lo único que están haciendo es perjudicar a la ciudadanía, porque serían más los afectados de la falta del vital líquido que incluso los afectados por el aumento. A las personas no se les juzga por los problemas que tienen, sino por cómo los enfrentan, y los alcaldes rehúyen siquiera conocerlos a fondo.

En el 2018 la población votó por un cambio; acompañada de juventud, ímpetu y un partido que ofrecía combatir la corrupción y proponía una regeneración, ha sido un fiasco con estos dos alcaldes; lo único que nos ofrecen es continuidad, falta de propuestas y afectar a la mayor cantidad de personas con sus decisiones.

El director Benjamín de León Mojarro es íntegro y técnicamente sólido; lo vemos desde su historia personal, hasta su actuar en el organismo. Lo más irresponsable sería no afrontar la situación y “patear el bote”, pero dijera mi compadre: “se fajó los pantalones y propuso medias determinantes”. Ojalá los “talentosos” alcaldes se apegaran a su ejemplo y respaldaran sus posturas.

recorte de agua
Imagen: CESPT.

Veremos si son capaces de tomar decisiones y dejar de tratar ganar adeptos para posiciones futuras, con engaños y decisiones con los ojos en la nuca; dijera mi compadre, “pa’ atrás, ni pa’ coger vuelo”. No tomar decisiones es una decisión en sí misma, pero pervertir la toma de decisiones, tratando de denostar y señalar una decisión responsable, es justamente lo que ofrecieron no hacer.

Tener agua en nuestros domicilios tiene un costo que alguien debe pagar; si hacemos eficiente al organismo operador, que los alcaldes dejen de estar pensando en supuestos futuros y decidan el presente velando por los intereses de la mayoría, sería un avance que la ciudadanía reconocerá y no como ahora, que sólo montaron un show mediático sin propuestas viables.

Y así dijera mi compadre: “para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo”. Esperemos el desenlace de esta sesión, en la que se determinó un receso de 16 días, para que las propuestas presentadas por nuestros “flamantes” alcaldes, tenga sustento y viabilidad. ¿Para qué entonces cínicamente nos citan a una reunión de urgencia, si no tenían nada preparado?

Tanta ciudadanía cuanto sea posible, tanto gobierno cuanto sea necesario.


También te puede interesar: Comienzo desde el estado de Zacatecas.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de

Deja un comentario

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha