Las tarjetas, una “norma” en las elecciones; políticos de diversos partidos recurren a ese plan

El uso electoral de tarjetas con las que se está ofertando un beneficio económico en caso de ganar las elecciones se volvió moneda corriente de las campañas de todos los partidos de cara al 6 de junio.

Fotografía: Cuartoscuro
Fotografía: Cuartoscuro

Michael González

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: Noticias | Política


Estamos a 25 días para las elecciones intermedias, las más importantes en la historia de México por el número de cargos que estarán en disputa en un día, parece que falta mucho camino por recorrer. Pero, en realidad, la jornada está a la vuelta de la esquina.

Esta situación ha hecho que candidatas y candidatos hagan todo lo posible para poder subir en las encuestas y aumentar sus chances de hacerse con el cargo que pretenden ocupar.

En esa búsqueda, lleva a estos pretendientes a ofrecer un sinfín de promesas que, si de verdad las cumpliesen durante el mandato, nos hacen imaginar que viviremos en un mundo utópico donde la vida de todos, mágicamente, mejorará considerablemente

Pero, para estas elecciones surgió una surgió una generalidad, que no es novedad, y es que la gran parte candidatas y candidatos de todos los partidos políticos están ofreciendo tarjetas con la promesa de que se convertirán en beneficios económicos en caso de ganar las elecciones.

Desde aspirantes a gobernador, hasta pretendientes de una alcaldía o municipalidad, de la coalición “Va por México” (conformada por PRI – PAN – PRD) y “Juntos Haremos Historia” (Morena, PT y Partido Verde). 

Sin importar el nombre que le pongan, es el mismo ofrecimiento, es coartar el voto o influir en la decisión de la ciudadanía por medio del uso del dinero.

Parece lamentable que quienes dicen ser representantes de la nación no conozcan ni las leyes que la rige.

Porque sí, la entrega de cualquier material en donde se oferte o entregue algún beneficio sin importar cual sea este, durante la campaña electoral, está prohibido en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), en el párrafo 5 del artículo 209. 

Uso faccioso de la FGR en plena contienda electoral

Ofrecimientos que profundizan crisis

La mayoría de las tarjetas, con las que se pretende hacer una transferencia de dinero cada cierto tiempo, que se están ofreciendo durante esta contienda electoral van dirigidas hacia mujeres en condición de vulnerabilidad económica. 

Esto no es más que un uso electoral de los derechos de las mujeres, aprovechándose de la coyuntura político-social que exige una mayor visibilidad a la profunda crisis por la cual atraviesa el país en violaciones hacia la vida de la mujer.

Es, cuando menos, deplorable que no haya un verdadero interés dentro de los partidos políticos de mejorar la vida de las mujeres, sino que se aprovechan de su vulnerabilidad para promover promesas que no resuelven para nada ni atacan las raíces de esos problemas. 

No se pueden aprovechar de una problemática estructural para hacer campaña electoral, en estos casos lo único que sirve es hacer una verdadera política de acciones que surtan efecto para palear la profunda crisis en la que estamos sumergidos.

Para ello, se deben promover leyes con perspectivas de género y que promuevan la consecución progresiva de derechos para las mujeres, se les garantice el acceso a empleos dignos y bien remunerados.

Pero, también es importante la liberación de estereotipos que hay sobre la mujer, para que esto no las condiciones a una labor específica o las haga calificable para poder tener acceso a programas que deberían ser derechos, en lugar de un privilegio que otorga un gobierno para coartar el voto.

Candidatas y candidatos deben entender que con estos ofrecimientos de ¨beneficios¨ a quienes terminan beneficiando son a ellas y ellos mismos, porque lograrán conseguir el cargo que pretenden, pero esos programas asistenciales no producirán cambios sustanciales.

Al final del día se estarán burlando del dolor y la situación desprotegida de las mujeres. 

Todo el peso de la ley para adversarios e impunidad para aliados

Las tarjetas, una norma en las elecciones 2021
Fotografía: Cuartoscuro

Esta problemática tomó mayor auge mediático tras la denuncia del presidente, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia matutina, por la campaña de ¨tarjetas rosas¨ del candidato priista a la gubernatura de Nuevo León Adrián de la Garza. 

Lo que no esperó el presidente es que, tras esos señalamientos, se destapara un sinfín de campañas de candidatos de Morena que hacían ofrecimientos similares al del priista.

El mandatario dice que lo hace para: ¨evitar el fraude¨ y hubo muchos que defendieron su postura, argumentando que es un acto moralmente correcto del presidente, quien intercede claramente en las elecciones y no tuvo reparo en asegurarlo tajantemente.

Te puede interesar: Uso faccioso de la FGR en plena contienda electoral; la mano de AMLO

López Obrador, lógicamente es un ciudadano pero su posición de poder lo coloca bajo una responsabilidad que le impide hacer uso de ese derecho ciudadano porque se mostraría la influencia del Poder Ejecutivo en el Judicial. 

En todo caso, si tanto le interesa al presidente denunciar la compra del voto y evitar los fraudes electorales, debería también señalar a las candidatas y candidatos de su partido que hacen lo mismo.

Pero, como se ha visto en este sexenio – y en muchos otros del PRI – la justicia no alcanza a quienes están con el partido del presidente, sólo se busca y se persigue jurídicamente cuando el adversario violenta la ley, cuando es una ¨aliada o aliado¨, la mirada se dirige hacia otro lado. 

Ese es el discurso que no podemos comprar, ningún político se mueve por una supuesta moralidad interna, ya que esa supuesta moral o ética siempre estará sujeta a los intereses que lo permitan perpetuarse en el poder, eso que conocemos como la perversidad en el uso del poder. 

Temas de interés:
Todas las columnas Otras noticias de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha