Diez años de “El Estudiante”: un clásico del cine mexicano
Antonio M. Prida

De Frente y Derecho

94 opiniones • veces leído

En este mes de septiembre se celebran los diez años de la presentación en la pantalla grande de la película mexicana “El Estudiante”, la cual se ha convertido en un clásico de nuestro cine contemporáneo…

Cartel promocional de la película "El Estudiante" dirigida por Roberto Girault (2009)

Lectura: ( Palabras)

En este mes de septiembre se celebran los diez años de la presentación en la pantalla grande de la película mexicanaEl Estudiante”, la cual se ha convertido en un clásico de nuestro cine contemporáneo. La película, protagonizada por figuras icónicas como Jorge Lavat, Norma Lazareno y José Carlos Ruiz, junto con jóvenes talentos de la talla de Cristina Obregón, Daniel Martínez, Pablo Cruz Guerrero y Siouzana Melikián, ha logrado permear en nuestra sociedad como una obra representativa de algunos de los valores tradicionales de nuestra cultura.

En efecto, las cuidadas locaciones de la ciudad de Guanajuato en las que la trama fue filmada, muestran lugares tradicionales de la provincia mexicana y costumbres emblemáticas de México, remontándonos al México que añoramos. Sobresale la Benemérita Universidad de Guanajuato y su espectacular escalinata, asimismo, se muestra la tradición de las serenatas y rincones legendarios de Guanajuato como El Callejón del Beso. La trama permite romper la brecha generacional en torno a los valores tradicionales de nuestro país, mostrando lo bueno de México, entre lo cual destaca la familia, tan importante en nuestra sociedad.

El argumento fue ideado por el exitoso productor de cine Gastón Pavlovich, quien recientemente produjo “Entre la Razón y la Locura” protagonizada por Sean Penn y Mel Gibson, y materializado en un redondeado guion que permite a Chano, un hombre de setenta años que desea volver a la universidad, incurrir en el grupo de sus compañeros estudiantes, apenas veinteañeros, y convertirse en su tutor, ayudándolos a resolver complejos dilemas como el aborto y las drogas, para luego invertirse los roles cuando aquél abuelo enviuda y éstos le dan el apoyo vital que requiere para poder salir adelante.

Roberto Girault es el director que se estrenó en su carrera conduciendo esta obra, en la que conjunta dos mundos muy diversos, el del viejo y el de los jóvenes, con hábitos y aficiones muy distintas, incorporando elementos novedosos para las nuevas generaciones, como la música de Agustín Lara, y juega con los sentimientos de los espectadores para conmoverlos a través de escenas dramáticas que se alejan de los lugares comunes.

La película se volvió un fenómeno en taquilla sin apoyo publicitario, permitiéndole permanecer en pantalla cuatro meses, lo cual desafortunadamente no es común en el caso del cine nacional. Ello quizá por la sed del público mexicano de películas blancas que inspiren esperanza, amor, buenos deseos y amistad, y que muestren el lado positivo de nuestro país, generalmente olvidado por los cineastas contemporáneos.

[gss link=”file” carousel=”fx=carousel” options=”timeout=4000″ gss=”1″ ids=”326151,326152,326150,326153,326149″]

Entre los valores rescatados por Girault y Pavlovich destacan el deseo de superación, con el que incluso a pesar de la edad, siempre debe vivir el ser humano; perseguir los sueños por difícil que parezcan; la importancia de la educación en la fortificación del espíritu; la importancia de la amistad en la superación de los problemas; y la relevancia del amor de pareja y el de los padres a los hijos para la construcción de una familia duradera.

“El Estudiante” fue uno de los primeros productos valiosos de Halo Studio, un proyecto convocado por uno de los empresarios mas exitosos que ha dado México, don Lorenzo Servitje (Q.E.P.D.), quien gracias a su vocación en favor de las causas sociales del país, quiso apoyar la producción de películas blancas, sin violencia ni sexo explícito, para facilitar a los padres de familia el fomento de la afición al cine, precisamente en familia.

Quien no haya visto esta fantástica obra cinematográfica, debe verla, y quien ya la haya visto, tiene que volverla a ver junto con su prole, pues, en efecto, se ha convertido en un clásico de la cinematografía nacional. Es una de las escasas oportunidades para ir al cine en familia, sin enfrentar sorpresas desagradables. Ojalá que los cineastas mexicanos retomen el ejemplo de “El Estudiante” para producir cintas que inspiren un mundo mejor.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
7 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
PCervantes

Muchas gracias por compartir Toño.
En cierta medida, esa gran película inspiró a mi padre a estudiar un Doctorado en Derecho en la UNAM… a sus 75 años (y concluirlo exitosamente 5 años después).

Antonio M. Prida

No sabes el gusto que me da saberlo, estimado Pablo. Tu experiencia prueba la importancia de hacer películas que inspiren un mundo mejor.

María Pardo de Riba

No la he visto, pero la buscaré! Muchas gracias por la recomendación! Un beso

Antonio M. Prida

La película se puede ver en DVD, BluRay, GooglePlay, iTunes o YouTubeRed.

Pascual Hernandez Mergoldd

Excelente, recuerdo haberla visto. Me gustó. Gracias Antonio, felicidades.

Antonio M. Prida

Gracias por leerme y por comentar, estimado maestro. Fue un gusto haber sido parte de la productora de ésta película, Halo Studio.

Admiro el espíritu que mueve a Roberto Girault para hacer las obras que realiza y me gustaría que siguiera produciéndolas con ese mensaje que necesitan México y el mundo en estos momentos específicos de la historia en que los jóvenes no reciben mensajes con valores y esperanza y no saben para dónde voltear. He tratado de contactarlo en redes para proponerle llevar a cabo una película sobre el santo V Obispo de Veracruz, que tiene una vida real y más llena de aventuras que lo que en han escrito en ficción de cualquier “héroe” ficticio, pero no he tenido fortuna en que pueda leer mis mensajes. Sabe Don Antonio M. Prida Peón Del Valle, ¿Cómo podría contactar con el excelente Director de “El Estudiante”? Reciba cordiales saludos.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha