Vientres en renta: El caso de las mujeres subrogadas
Laura Trujillo Liñán

Dilemas, medios y tecnología

94 opiniones • veces leído

Los estados que admiten expresamente la gestación subrogada en su ordenamiento jurídico son Estados Unidos, México, Rusia, Ucrania, Georgia y Kazajistán. Mientras que, en Europa, la maternidad de alquiler está prohibida…

Imagen: Babygest.
Imagen: Babygest.

Lectura: ( Palabras)

Hace algunos años conocí a una chica que deseaba con ahínco tener un hijo, desafortunadamente por diferentes cuestiones no le era posible tenerlo y entonces me platicó de diversas opciones para poder satisfacer su anhelo. Me sorprendí mucho de saber que hay mujeres que rentan sus vientres para que otras personas puedan tener a sus hijos. A esto se le llama vientres en alquiler o maternidad subrogada. Es increíble todo lo que ya se ha desarrollado en torno a este tema, la necesidad que puede tener una persona por tener hijos y la respuesta del mercado para ofrecer soluciones de todo tipo. Por supuesto, esto se puede ver desde muchas perspectivas, los que están a favor y los que están en contra, y por ello en esta ocasión me dedicaré a detallar ambas posturas.

Respecto a las personas que están a favor se encuentran los que afirman que ser padres es un derecho y si la tecnología es favorable para este tipo de prácticas, ¿por qué no utilizarla? Así también, se afirma que gracias a la existencia de vientres en alquiler se puede ayudar a muchas personas que tienen la posibilidad de alquilar su vientre para dar de comer a su familia y, de hecho, hay varios ejemplos de este tipo, como casos de mujeres en la India que no tienen para dar de comer a su familia y ya han rentado su vientre tres o cuatro veces. Las prácticas que se llevan a cabo son, firmar un acuerdo entre los padres y la madre subrogada para la entrega del bebé en cuanto nazca. Asimismo, la mujer embarazada, se va a vivir a lugares ya dispuestos para ser cuidada mientras crece el bebé en su vientre. Una vez que nace el bebé, la mujer lo entrega y regresa a su casa.

Hoy en día este tipo de situaciones están siendo más comunes, por ello, son más los países que están regulando este tipo de prácticas, aunque hay muchos otros en los que se sabe que no hay regulación y de esa manera pueden convenir casi cualquier cosa. Entre los casos que ha habido, se encuentran mujeres que no quieren que sus cuerpos se deformen” por el embarazo y prefieren rentar un vientre y, si es posible, ¿por qué no hacerlo? Las otras posturas que van en contra de esta situación tienen que ver con una visión más pragmática, por ejemplo, el hecho de que los contratos de subrogación son una manera de explotación de la mujer que vende o alquila su cuerpo por dinero, o por algún tipo de compensación.

vientres rentados
Imagen: Jacarandas en el Asfalto.

En este sentido, los estados que admiten expresamente la gestación subrogada en su ordenamiento jurídico son Estados Unidos, México, Rusia, Ucrania, Georgia y Kazajistán. Mientras que, en Europa, la maternidad de alquiler está prohibida total o parcialmente en la mayor parte de los países; ésta es una actividad comercial en auge en un buen número de países de todo el mundo en los que las agencias lucran a costa del sufrimiento de los padres infértiles y la vulnerabilidad de las mujeres en situaciones desfavorecidas, desarrollándose todo un negocio de selección y proceso de calidad de mujeres y posibles futuros bebés.[1]

Asimismo, es necesario reflexionar acerca de la paternidad del hijo, ya que se han dado casos en los que “pueden llegar a ser 6 adultos los que reclamen la paternidad de cada bebé nacido de un vientre de alquiler: la madre genética o biológica (donante de óvulos), la madre gestante (el vientre de alquiler), la mujer que ha encargado el bebé, el padre genético (el donante de esperma), el marido o pareja de la madre gestante (que tiene la presunción de paternidad), y el hombre que ha encargado el bebé. Todo ello, aparte de ser fuente de más que probables conflictos jurídicos, impide al niño conocer su origen e identidad.”[2]

gestión subrogada
Imagen: Pikara Magazine.

Finalmente, se han dado casos en lo que los padres al saber que el hijo tiene alguna deformidad o que simplemente han decidido no seguir adelante, rompen el contrato o desaparecen y el bebé se queda en un orfanato o es abortado. Este tipo de situaciones son importantes de tomar en cuenta cuando se desea tener un hijo; el sufrimiento que puede sentir una persona por querer gestar un hijo, no se puede comparar con la del hijo mismo que es abandonado por sus padres o asesinado simple y sencillamente porque ya no se desea, tal y como un vestido, unos zapatos o cualquier cosa.

En este sentido, es importante pensar bien las consecuencias de nuestros actos, las decisiones que tomamos y las personas a las que involucramos en las mismas. La tecnología puede hacer maravillas, pero ¿es correcto hacer todo lo que se puede por un simple deseo?


[1] Profesionales por la ética (2016, April 15). Vientres de alquiler: Maternidad subrogada. https://www.bioeticacs.org/iceb/seleccion_temas/vientreAlquiler/v_aquiler_web.pdf. 

[2] Ibid.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha