México: pésimo desarrollo en el marco de la OCDE
Arnulfo R. Gómez

Valor Agregado

94 opiniones • veces leído

En los años 80 y principios de los 90, México realizó una serie de desregulaciones domésticas y hacia el exterior que lo hicieron muy competitivo, generando importante dinamismo en su economía y en el comercio exterior…

Imagen: El CEO.
Imagen: El CEO.

Lectura: ( Palabras)

Todos se ríen de mí porque soy diferente.

Yo me río de ellos porque todos son igualitos.

Anónimo.

El proceso de inserción de México en la globalización comprendió una serie de reformas estructurales internas que le permitió modernizar su economía y hacerla más competitiva. Esto fue complementado, hacia el exterior, con un proceso de apertura comercial que se inició con el acceso de México al Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) en 1986; al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en 1993; y a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en 1994.

La OCDE tuvo como origen el fin de la Segunda Guerra Mundial en que el rol asignado a la ONU en lo político, se adjudicó en los intercambios económicos a tres organismos: el Acuerdo General sobre Tarifas y Comercio (GATT), el Fondo Monetario Internacional (FMI), y la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE). Ésta tuvo como base el Plan Marshall, cuyo objetivo era la reconstrucción de Europa mediante la implementación de programas para los países beneficiarios, promover la abolición de las restricciones cuantitativas y el desarrollo de los intercambios entre los países miembros.

La evolución de los intercambios motivada por la desaparición de las cuotas a través de las que los países europeos que limitaban sus importaciones fue muy positiva y, en 1961, el objetivo perseguido por la OECE fue logrado. Esto dio origen a la creación de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), teniendo en cuenta que se había convertido en una institución muy útil orientada al desarrollo de los países.

La OCDE se convirtió en un foro de consulta y coordinación entre gobiernos en el que se discuten, analizan y comparan las políticas económicas financieras, ambientales y comerciales de los países miembros, buscando solución a problemas comunes y se trabaja con el fin de coordinar las políticas internas e internacionales que, en un mundo globalizado, deben formar una red de prácticas uniformes en todos los países.

Su objetivo es impulsar la expansión de la economía y el empleo; promover el bienestar económico y social mediante la coordinación de políticas entre los países miembros; y estimular y armonizar esfuerzos para el desarrollo de otros países

Destaca el fuerte compromiso con la economía de mercado, el libre comercio y el crecimiento de las economías, lo que se manifiesta a través de acuerdos, estableciendo códigos que vinculan a los países para:

*Eliminar los obstáculos legales y administrativos que restringen la transferencia de capitales y el intercambio de servicios,

*Otorgar a las operaciones realizadas por inversionistas de los otros países miembros, un trato similar al que se ofrece a los inversionistas nacionales,

*Eliminar la corrupción y los subsidios, y

*El análisis de las políticas públicas y su impacto en la comunidad internacional.

La organización es reconocida como una fuente muy importante de información socioeconómica sobre los países miembros pues, reúne datos, establece tendencias y realiza análisis sobre el desarrollo económico, que son utilizados para discusión y como ejemplo para otros países.

Comentarios

En los años 80 y principios de los 90, México realizó una serie de desregulaciones domésticas y hacia el exterior que lo hicieron muy competitivo, generando importante dinamismo en su economía y en el comercio exterior, por lo que el gobierno mexicano decidió solicitar su ingreso a la OCDE a fin de lograr mayor desarrollo aprovechando la experiencia de otros países en materia de políticas publicas.

Así, México adoptó los instrumentos de la organización, en particular los códigos de liberalización, cuyo objetivo es: lograr que los residentes de los distintos países miembros puedan realizar negocios entre ellos, como lo harían los nacionales de un país, mediante la reducción o eliminación de los obstáculos al comercio de servicios, incluyendo los servicios financieros y a la inversión extranjera.

Teniendo en consideración estos elementos se señalaba que, el acceso de México a la OCDE, le permitiría participar en uno de los foros más importantes del mundo y lograr:

*La consolidación de los avances de México en materia económica a través de la adopción de compromisos con respecto a ciertos estándares internacionales.

*La participación en un foro en donde se consultan y coordinan políticas macroeconómicas y sociales de los países más desarrollados.

*Mantener comunicación y cooperación más estrecha con las principales economías del mundo, lo que coadyuvaría a plantear, desde un esquema más amplio, la diversificación y ampliación de sus relaciones con los países miembros.

*El intercambio de mejores prácticas en el diseño de política con otros países miembros, beneficiándose  de la experiencia acumulada por ellos en los casi 40 años de existencia de la organización.

En materia de inversión, el ingreso de México a la OCDE, contribuiría a mantener una relación más estrecha que ayudaría a incrementar la captación de capitales, teniendo conocimiento inmediato sobre las tendencias y prioridades que en esta materia presentan los países exportadores de capital reunidos en la OCDE.

En materia de financiamiento se señalaba que, en los mercados internacionales de capitales, se establece una distinción entre los créditos otorgados a los países integrantes de la OCDE, considerados de menor riesgo, y los que se otorgan a otros países no miembros.

En materia de información, se tendría acceso a un importante cúmulo de información que posee la OCDE en múltiples áreas de interés económico y social, a foros de análisis y estudio, a seminarios y conferencias, en particular sobre inversión internacional y temas conexos, en los que se analizan los procesos de liberalización a nivel mundial.

Al mismo tiempo, se podrían aprovechar las aportaciones de los especialistas más reconocidos a nivel mundial en los temas que ocupan a la organización en materia comercial, tecnología, protección al medio ambiente, agricultura, industria, asuntos fiscales, empresariales, educación, desarrollo de energía nuclear, protección al consumidor, inversión y política de competencia, entre otros.

Es necesario señalar que los países miembros habían logrado un desarrollo muy importante a través del establecimiento de políticas públicas que les permitieron alcanzar importantes logros en su economía y en el bienestar de sus habitantes, de tal manera que estos países producían más de las dos terceras partes de la riqueza mundial, y que sus características fundamentales eran ser una economía de mercado y una democracia plural.

Las desregulaciones realizadas en el marco sistémico mexicano durante los 80 y principios de los 90 le dieron una enorme competitividad, alcanzando su máximo nivel en el año 1999 en que se ubicó en el 34º lugar.

Evolución de la posición competitiva mundial

Desgraciadamente, entre 1994-2000, el período de Ernesto Zedillo, no hubo reforma alguna que permitiera mantener la competitividad, así que las ventajas generadas se fueron perdiendo de tal manera que para el año 2000 la mediocridad de esa administración y de sus funcionarios determinó el inicio de una enorme caída de la calidad del marco sistémico mexicano. Por tanto, en el 2012 descendimos hasta el 66º lugar y, aunque se han recuperado algunos puntos, para el 2019 ocupamos el 48º lugar, muy lejanamente del 34º lugar que llegamos a alcanzar en el año 1999.

Esto ha determinado una regresión en todas las variables económicas de nuestro país según se puede ver en el siguiente cuadro, debiendo destacar la caída de México como economía mundial, pasando de la 8ª a la 15ª posición, así como en el PIB Per Cápita en donde pasamos de la 41ª a la 69º posición. Asimismo, nuestras exportaciones han crecido menos que la exportación mundial y en el valor  agregado nacional (VAN), misma situación que también se presenta en la captación de flujos de inversión extranjera directa.

Evolución de Variables Económicas, México

Conviene señalar que, para el año 2020, la economía mexicana cayó hasta el 16º lugar en importancia mundial, en tanto que su PIB Per Cápita descendió hasta el 76º lugar.

El elemento que más ha incidido en este proceso de regresión ha sido la pésima calidad de las instituciones públicas mexicanas y la de sus funcionarios, que han sido incapaces de mejorar los trámites y regulaciones, así como definir una estrategia con programas, proyectos y políticas públicas que incidan positivamente en el desarrollo del país.

economía en México

Inclusive, en elementos fundamentales que señalaba la OCDE como objetivos claros para lograr el desarrollo y que incluye eliminar los obstáculos legales y administrativos, eliminar la corrupción, lograr la definición de políticas públicas y el combate a la corrupción, México ha fallado de manera increíble.

OCDE

Se supone que México lograría mayor dinamismo en la evolución de sus variables económicas con su ingreso a la OCDE, sin embargo la situación ha sido harto diferente.

Este cuadro comparativo de los miembros de la OCDE para el 2020 nos presenta de forma gráfica la pésima situación de la población mexicana, pues de 38 países México se ubica en el 35º lugar en su PIB Per Cápita, sólo superado en nivel de ingresos más bajos por Turquía y Colombia.

En el año 2000, con el mismo número de países, nuestro PIB Per Cápita era superior a un total de 11 de ellos, es decir, entre 2000 y 2020 fuimos superados por la República Checa, Hungría, Polonia, Estonia, Eslovaquia, Letonia y Lituania, así como los por dos países que nuestros altísimos funcionarios clasifican como nuestros hermanos menores: Chile y Costa Rica.

PIB de México

Esta negativa evolución se presenta como consecuencia de que el PIB Total de México. En el período 2000-2020 presentó un crecimiento de sólo 65%, ubicando a nuestro país en el 36º lugar de crecimiento de los 38 países miembros de la OCDE, en tanto que el crecimiento del PIB de la OCDE fue de 96% y el PIB Mundial alcanzó 161%.

Por lo que se refiere al PIB Per Cápita mexicano, el crecimiento en dicho período fue de únicamente 26%, el de la OCDE de 35% y el PIB Per Cápita Mundial de 106%, razón por la cual nuestra caída fue del 32º al 36º lugar de este universo de 38 países.

Especial incidencia ha tenido en este proceso el aspecto de corrupción, en donde la tradición que han preservado nuestros altísimos funcionarios desde hace más de 90 años, nos ubica en un lugar verdaderamente deprimente.

A continuación se presenta un cuadro comparativo que nos muestra el Índice de Corrupción en relación con Ruanda, un país que ha logrado mejorar en la materia, mostrando que es factible combatir el  problema de la corrupción. Sin embargo, parece que nuestros altísimos funcionarios así como destacados herederos del callismo, han adoptado a la corrupción como un símbolo muy propio y emblemático de México; desde que Plutarco Elías Calles “decretó” el fin de la etapa de los caudillos y el inicio de la etapa de las instituciones a través de las cuales institucionalizó al dedazo y a la corrupción.

índice de corrupción

Apuntes finales

El positivo desempeño que tuvo la economía mexicana en el período 1994-2000, fue resultado de la serie de reformas adoptadas en los 80 y principios de los 90, sin embargo, una vez que se agotaron sus beneficios, la caída de la  economía mexicana ha sido enorme.

Esto nos debe hacer pensar que pareciera que de nada sirvió el ingreso de México a la OCDE, ya que el marco sistémico en lugar de mejorar como se suponía que iba acontecer al tener como referencia la experiencia de otros países exitosos en el desarrollo de su economía a través de la definición de políticas públicas, ha registrado enormes retrocesos que han incidido negativamente en el nivel de vida de la mayoría de los mexicanos, llegando a una situación deplorable que se manifiesta en toda su intensidad; y en la decreciente participación de México en la generación de riqueza mundial al pasar de  1.97% en el año 2000, a sólo a 1.25% en el año 2020.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha