Luces y sombras del Paquete Económico 2022
Gerardo Gutiérrez Candiani

Zonas de Desarrollo

94 opiniones • veces leído

Por ahora, seguimos en la escala más baja desde la década de 1940. Debemos pensar en la inversión pública como un detonador, sobre todo si va en el sentido correcto…

Foto: Debate.
Foto: Debate.

Lectura: ( Palabras)

El Paquete Económico 2022 presenta una perspectiva de la economía inclinada al optimismo, incluyendo la referente a la recaudación tributaria, mas no inviable. Contiene cambios prometedores y en el sentido correcto en algunos aspectos, sobre todo en la miscelánea fiscal. Sin embargo, persisten vulnerabilidades de los ejercicios anteriores, con inercias y distorsiones tanto en materia de ingresos como de egresos.

En cuanto al marco económico, estima un crecimiento de 4.1%, la inflación en 3.4%, el tipo de cambio en 20.3 pesos por dólar y la producción de petróleo en 1.8 millones de barriles diarios, con un precio de 55.1 dólares por barril. Para comparar, en la última encuesta del Banco de México, el pronóstico para el crecimiento fue de 2.81% y el último del banco central, de 3%. No obstante, la proyección oficial converge con la que hizo para nuestro país el Fondo Monetario Internacional en la última actualización de perspectivas globales en julio, de 4.2%.

El pronóstico de inflación también es algo optimista, cuando el Banco de México considera que sólo llegaremos a la meta de 3% en 2023. En cuanto a la producción de petróleo, actualmente se ubica en 1.7 millones de barriles diarios y hasta ahora Pemex no ha podido elevarla, así que no parece probable que se cumpla la meta fijada. No obstante, en el precio la apuesta parece prudente, pues se cotizan en 66 dólares para mediados del 2022 los futuros del WTI (West Texas Intermediate, indicador basado en precios de crudo producido en Texas y Oklahoma, utilizada como referencia).

paquete económico 2022
Imagen: El CEO.

Ingresos: deuda y simplificación tributaria

En lo que atañe a los ingresos, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público los estima un 7.5% real por arriba de lo aprobado para el presente año, con un nivel de deuda respecto al PIB igual al del presupuesto vigente, sobre 51% al cierre del año. Se prevé un aumento en la recaudación de 6.4% respecto a este año, básicamente por la mayor actividad económica y mejora en la administración tributaria.

El techo de endeudamiento interno se elevaría a 850 mil millones de pesos, 150 mil millones más que el aprobado para este año. Respecto al externo, se propone que pueda ser por hasta 3 mil 800 millones de dólares, debajo de los 5 mil 200 millones avalados para 2021.

El secretario de Hacienda Rogelio Ramírez de la O ha destacado que la principal novedad se ubica en medidas de facilitación tributaria, sin incrementos ni nuevos impuestos. No es para menos. La clave de la miscelánea es un nuevo régimen de confianza para la mayoría de los contribuyentes, personas físicas y morales en el espectro de las Pymes. No sólo sustituiría al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), sino que veríamos recortes drásticos en las tasas. La apuesta: simplificar y reducir la carga impositiva y administrativa a cambio de ampliar la base tributaria.

Habrá que revisar a detalle, pero podría ser un cambio positivo, además de que, por ahora, quedan fuera ideas que preocupaban, como gravar herencias o aumentos al ISR, si bien se mantienen disposiciones que afectan la inversión. Desde el sector empresarial siempre hemos impulsado que se incentive la formalización.

Rogelio Ramírez de la O
Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda (Foto: El Financiero).

Gran parte del proceso de cálculo y pago de ISR sería automático para personas físicas que ganen hasta 3.5 millones de pesos anuales, con tasas de 1 a máximo 2.5%; además, para la mayoría, sin necesidad de contratar servicios contables.

Según la jefa del Servicio de Administración Tributaria, Raquel Buenrostro, con este régimen esperarían aumentar el número de contribuyentes en entre 15 y 30%. Es un reto mayúsculo, pero en principio, hacia allá deberíamos ir.

También podría haber importantes beneficios para empresas con ingresos de hasta 35 millones anuales, para las que no cambiarían las tasas impositivas, pero se les permitiría acumular ingresos y deducir las erogaciones hasta que efectivamente se perciban y paguen; gran ayuda para los flujos de efectivo.

En el otro extremo, como viene sucediendo, puede acentuarse la fiscalización a grandes empresas. En ese sentido apunta la reciente publicación de la tercera entrega de lo que el SAT llama “tasas efectivas de impuesto para la medición de riesgos impositivos” del padrón de grandes contribuyentes para actividades económicas que, se sobreentiende, serán especialmente vigiladas sobre los ejercicios del 2016 al 2019. Esta vez agregó 79 rubros, con lo cual suma 203. Incluye sectores como comercio mayorista y minorista, industria manufacturera, medios masivos de información y servicios como apoyo a negocios, manejo de desechos, salud y asistencia social, financieros y de seguros, inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles, profesionales, científicos y técnicos, transportes, correos y almacenamiento.

Raquel Buenrostro
Raquel Buenrostro, jefa del Servicio de Administración Tributaria (Foto: El CEO).

En la versión de la autoridad, es una invitación a autocorregirse con un medio de simplificación e incentivo de cumplimiento voluntario “para minimizar la posibilidad del inicio de revisiones profundas”. Ésta es: “vía buzón tributario, se ha contactado a aquellos contribuyentes cuya tasa efectiva se encuentra por debajo de las dadas a conocer por el SAT, para que estos realicen su análisis, y voluntariamente, corrijan su situación fiscal mediante la presentación de declaraciones anuales complementarias”.

Según fiscalistas, son tácticas para presionar que, además, para determinar el ISR aplicable, se basan en ingresos en vez de utilidades o ganancias tras descontar gastos, inversiones y demás costos.

Presupuesto: más inversión, aunque no necesariamente rentable

En lo referente al gasto programable, se estima aumento de 9.6% real contra el aprobado en 2021, con incrementos significativos en protección social, de 12.8%. En inversión física habría crecimiento de 17.7%; en el gasto federalizado, de 4.7%; para la Secretaría de Salud, 27.6% más, con 15% de aumento para todo su sector. Cabe señalar que en renglones como infraestructura y salud hubo recortes durante tres años seguidos.

Otros rubros con un aumento sustantivo son las pensiones para adultos mayores, con 70% más; Pemex, 12.7% adicional; CFE, 7.2% más; el proyecto transístmico, con incremento de 174%; Tren Maya, 67.2% más; Guardia Nacional, 69.8% adicional. El gasto neto total sería de 7 billones 88 mil millones de pesos, igual a los ingresos totales que se prevé obtener.

inversión México
Imagen: TEC.

El secretario Ramírez de la O resaltó que el gasto de inversión es una cifra histórica de casi 1 billón de pesos; 3.1% como porcentaje del PIB. Sin duda esto es positivo, tras cinco años al hilo por debajo de 3%, aunque seguimos lejos de los niveles de más de 4% de hace 10 años y de casi 5% a mediados de la década pasada. Instituciones como el Banco Mundial consideran necesario un mínimo de 4.5% para que el país pueda tener un crecimiento robusto.

Por ahora, seguimos en la escala más baja desde la década de 1940. Debemos pensar en la inversión pública como un detonador, sobre todo si va en el sentido correcto: puede tener un efecto multiplicador en la privada. Pero quedamos cortos tanto cuantitativa como cualitativamente, pues gran parte del gasto de inversión en el próximo año iría a Pemex y la CFE en proyectos de dudosa rentabilidad y que incluso son antagónicos o excluyentes de la inversión privada, en lugar de complementarios.

En cambio, es evidente otra debilidad estructural que ha crecido desde hace tiempo para convertirse en una vulnerabilidad mayúscula: pensiones, jubilaciones, intereses y comisiones por deuda representa ya cerca del 28% del presupuesto. El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) acaba de publicar una estimación preocupante: para el 2024 el pago a las pensiones representará 6.3% del PIB.

presupuesto público México
Imagen: TimeToast.

Por lo pronto, las secretarías con mayores aumentos respecto a lo aprobado en 2021 son la de Bienestar, que duplicaría su presupuesto de 189,970.6 a 296,858.5 millones de pesos; la de Seguridad y Protección Ciudadana que sube 47.1%; y la de Salud con aumento de 32.2%. Medio Ambiente, castigada anteriormente, sube 9 mil 447 millones. Agricultura, que enfrentó también recortes, contará con 3 mil 797 millones más.

Las secretarías con mayores disminuciones son la de Economía: pierde casi la mitad de su presupuesto (45.1%), 2 mil 951 millones de pesos menos; la de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, con 22.6% menos; y la de Defensa Nacional, con reducción de 7.5% respecto a este año.

Por lo pronto, inicia la discusión de un paquete económico fundamental, por lo que puede significar en los cambios de la miscelánea fiscal, pero también ante las acuciantes necesidades del país y con el reto de asegurar la recuperación económica. Incluso es trascendente en términos políticos como oportunidad de que sea un ejercicio legislativo propicio para la distensión y el acuerdo.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha