¿Recuperación de la economía china en 2023?
Enrique Dussel Peters

Desde la Socioeconomía

94 opiniones • veces leído

Si bien la economía china se enfrenta a otros retos que las principales economías globales, no será fácil concretar un crecimiento económico del 5% en 2023.

blank

Lectura: ( Palabras)

Todavía en abril de 2023 el World Economic Outlook del Fondo Monetario Internacional presentaba expectativas de un crecimiento del PIB de China del 5.2% para 2023, lejano al dinamismo de los 1990s y hasta mediados de los 2010s, pero por encima del 2.3% en 2022. Estas estimaciones coinciden con las del sector público chino para 2023, cercanas a un 5%, y reconociendo una “normalización” de la dinámica del crecimiento económico de China desde hace una década. Es decir, China no volverá a crecer a dos dígitos, pero sí requiere de una dinámica importante para generar empleos, entre otros aspectos; el sector público chino ha enfatizado múltiples estrategias para mejorar la calidad del crecimiento, en contra de su cantidad, y priorizando el escalamiento tecnológico.

En el segundo trimestre de 2023, sin embargo, varios aspectos coyunturales generan retos significativos para alcanzar las expectativas.

A diferencia de otros países, China fue de los pocos que no registró una caída del PIB durante 2020-2021; adicionalmente la inflación global en 2022 de 5.4% y de 8% en Estados Unidos y de apenas 1.9% en China.

Los retos estructurales y de coyuntura de la economía china en 2023 son otros. A diferencia del resto de las principales economías globales, China no sólo ha mantenido muy bajas tasas de interés –en el resto del mundo y particularmente en EU se han disparado para atraer capitales y explícitamente reducir salarios y consumo– sino que las han reducido: el banco central de China redujo esta semana la tasa de interés para créditos en 0.1% para alcanzar el 1.9%, significativamente por debajo y a contra tendencia de otras economías globales.

Para China –la primer economía medida en paridad de poder de compra desde 2014 según el propio FMI– los retos en 2023 y en el corto plazo son sin embargo otros. Después de una rápida recuperación económica en el primer trimestre de 2023, también resultado del rebote ante la apertura de las políticas de COVID-19 en diciembre de 2022, ya desde abril, y en forma más pronunciada en mayo de 2023, al menos dos indicadores económicos han generado preocupación: las exportaciones chinas en mayo de 2023 medidas en Renmimbi cayeron en 0.8% (a diferencia de un 16.8% en abril), las inversiones brutas fijas en -1.6% y las nuevas construcciones en -27%. Lo anterior refleja dos aspectos complejos para China en 2023: su comercio exterior y particularmente sus exportaciones, así como actividades vinculadas con bienes y raíces. Ambos temas son significativos para la economía china y con aspectos estructurales de mediano y largo plazo.

Recuperación de la economía china en 2023

Estas tendencias apuntan hacia dos sectores que están arrastrando a la baja a la economía china desde el segundo trimestre de 2023.

Por un lado, las exportaciones, también ante generalizadas incertidumbres globales y particularmente entre Estados Unidos y China. Las masivas políticas de la administración Biden en contra de China –particularmente en el rubro de restricciones a las exportaciones estadounidenses de alta tecnología en general y semiconductores en particular, limitaciones a la inversión extranjera directa de China a EU y de EU a China, así como listados de empresas chinas vinculadas con el ejército y el Partido Comunista de China, entre otros criterios– no sólo han generado disrupciones en el aparato productivo chino, sino que generan una importante incertidumbre en la demanda y oferta.

El segundo aspecto que afecta en la actualidad al dinamismo del PIB chino se refiere a las tendencias de mediano plazo en bienes y raíces, con caídas significativas en nuevas construcciones y ventas de casas y construcción en general; el sector representa casi un 25% del PIB chino. Si bien las bajas tasas de interés buscan reanimar al sector, la falta de entrega de sus servicios y problemas en varias de las mayores empresas han generado una enorme cautela en los compradores chinos.

Ambos aspectos reflejan estructuras de mediano y largo plazo que viene acarreando la economía china y que van más allá de la coyuntura. En el rubro de los bienes y raíces el sector público seguramente pudiera tomar medidas de apoyo hacia las empresas públicas y privadas con problemas financieros, aunque subsisten contradicciones políticas con varias de éstas. En el ámbito internacional la problemática es mucho más compleja, como lo reflejó la tersa visita de Blinken a China en junio de 2023 y duras declaraciones posteriores de Biden en contra de Xi Jinping; hasta el término de las elecciones en EU en noviembre de 2024 las medidas antichinas en EU seguramente aumentarán, así como los efectos de incertidumbre arriba señalados.

Lo anterior refleja que si bien la economía china se enfrenta a otros retos que las principales economías globales, no será fácil concretar un crecimiento económico del 5% en 2023. Sin cambios significativos globales y en China seguramente pudiera alcanzar esta dinámica, aunque los dos factores resaltados bien pudieran incidir en 2023 y en resultados por debajo de lo esperado. La incertidumbre de la economía china y posibles tendencias a la baja también afectarán a terceros países, por ejemplo en América Latina y el Caribe, siendo China en la actualidad el primer y segundo socio comercial de todas sus principales economías.


Profesor del Posgrado en Economía y
Coordinador del Centro de Estudios China-México de la UNAM
http://dusselpeters.com

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha