Reconstruir-palabra mágica
José Elías Sahab

De todo y de nada

94 opiniones • veces leído

La reconstrucción personal debe verse con entusiasmo. Tenemos vida y eso nos da la oportunidad de escribir una nueva historia, llena de magia, de mejores cosas para uno. Debemos tratar de ser la mejor versión de nosotros mismos. Ruptura, según…

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: De todo y de nada | Opinión


#Reconstruir

Los que hemos vivido alguna ruptura en nuestras vidas, comprendemos que después de una etapa difícil, donde todo se cree perdido, donde al parecer ya no hay nada que hacer y todo ha terminado, viene un momento de profunda reflexión; y después nos damos a la tarea de reconstruir nuestras vidas por una simple razón: nos tenemos a nosotros mismos.

Ruptura, según la Real Academia Española es la “Acción y efecto de romper o romperse”, y también es “Rompimiento de relaciones entre las personas”.

Hay muchos tipos de rupturas, algunas son voluntarias y otras definitivamente ni las vemos venir, como por ejemplo la que muchos mexicanos vivieron hace casi dos meses, en ese terremoto que nos sacudió y que le generó a muchas personas una ruptura en sus vidas.

Entre los seres humanos, las rupturas nos desequilibran, nos llenan de ansiedad y de tristeza. Lo que estaba unido… se rompe.

De forma voluntaria (un divorcio, separación, etc.) o involuntaria (la muerte), la ruptura nos deja lecciones que debemos aprender para, de ahí, partir a ser mejores seres humanos, más empáticos y generosos con los demás. En esa etapa aparece la palabra “reconstruir”.

La vida sigue después de una ruptura, pero los seres humanos no pueden seguir con su vida si no reconstruyen. Algo dejó de ser lo que era y nos rompió la estructura personal, familiar, empresarial, etc. Hay entonces un proceso doloroso y luego viene la reconstrucción. Esa construcción de una nueva estructura, con nuevos cimientos, bases, columnas –al igual que aquellos edificios que se reconstruirán después del temblor y que obviamente no serán iguales a los que estaban antes– así, los seres humanos tenemos que reconstruirnos después de cualquier ruptura.

La reconstrucción personal debe verse con entusiasmo. Tenemos vida y eso nos da la oportunidad de escribir una nueva historia, llena de magia, de mejores cosas para uno. Debemos tratar de ser la mejor versión de nosotros mismos y reencontrarnos con ese ser que se despierta y se duerme contigo todos los días, que está veinticuatro horas pegado a ti, que te acompaña cuando sufres, lloras, ríes, caes y te levantas una y mil veces. Ese ser maravilloso que eres tú mismo.

En la vida, la única constante que tenemos es el cambio, y en ese cambio vas dejando atrás creencias, conductas, cosas y gente. Simplemente porque ya no caben en tu vida o eres tú quien ya no tiene cabida en la de ellos. El otro día escuchaba cómo un señor, en el club, le platicaba a su “compadre” (por lo menos así le decía) que cómo le había costado trabajo cerrar su empresa. Que tuvo que liquidar a más de 100 empleados y que le afligía mucho no haber podido hacer más por ellos. Se le veía demacrado, triste. Cuando se paró y se salió del vestidor le pregunté a su compadre que qué había pasado y me contestó lo siguiente: “Nada hombre, ese es mi compadre que se sigue quejando de cuando cerró su empresa hace más de quince años y no lo ha superado, en cambio mírame a mí, en la misma época cerré mi negocio familiar, porque ya no daba, y decidí reinventarme. Sí me dolió al principio, pero al año ya tenía mi agencia de publicidad para muchos de los proveedores a los que antes les vendía papelería y ahora estoy a todo dar. Mi compadre se quedó atorado”. Esa conversación me dejó pensando y por eso, y temas que en lo personal he vivido, decidí escribir sobre lo importante de reconstruir.

Siempre se nos van a romper cosas en nuestro camino: empresas, relaciones, ideas, formas de vida, lo que se les ocurra. No hay ser humano que se salve de eso. Ese rompimiento tendrá su momento triste, de incertidumbre, de ansiedad, etc. O sea, nos generará uno de los dos sentimientos de los que he hablado en mis colaboraciones anteriores que mueven todas las cosas: el miedo. Pero la buena noticia es que con el otro gran sentimiento, el amor, reconstruimos lo que se rompió, salimos adelante y nos fortalecemos. Es el amor a nosotros mismos lo que nos saca adelante en todas las circunstancias.

Cuando digo que reconstruir es la palabra mágica es porque estoy convencido. Cuando uno decide salir de esa sensación de miedo reflejada en mil formas para reconstruir sus relaciones, su empresa, sus ideas, etc., lo que realmente está reconstruyendo es su vida. Una vida que es maravillosa por el simple hecho de existir y que a veces se nos olvida porque la damos por hecho. Vivir, y no sobrevivir, es a lo que estamos destinados. Si por no romper sólo sobrevivimos, rompamos; si por haber roto sólo sobrevivimos, reconstruyamos.

La palabra reconstrucción, en todos los ámbitos, siempre tiene una connotación positiva. Ahora, por lo que ha pasado en el temblor, escuchamos mucho la palabra reconstrucción por las casas y edificios caídos en varios Estados de la República y en la capital. Usemos la misma palabra para darle vida a nuestra vida, y que sea una constante. Que siempre tengamos en nuestro vocabulario la palabra “reconstruir” muy cerca de nosotros. No hay duda que la vamos a necesitar una y otra vez.

Que tengan buena semana, llena de reconstrucciones que generen magia en sus vidas.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
6 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Fernando

Muy sana reflexión. No somos lo que hemos hecho o dejado de hacer, afortunadamente, somos lo que cada día queremos ser. Ese es el milagro cotidiano de los seres humanos. Un abrazo a Pepe Elias Sahab.

Ana María Salinas

Lo cierto es que siempre aquí y ahora,el reconstruir cualquier cosa externa,primero empieza por la autodescodificando,como bien lo dices Pepe, gracias por compartir.

Estimado Pepe,
Como siempre un gusto leer tus comentarios , Gracias por compartir y Considero Que si todos pensáramos que hay situaciones muy difíciles las cuales tendrán una solución ( menos la muerte) la Vida sería muy diferente .
Gracias y Saludos

Alfonso García

Estimado Pepe:
Siempre es un placer leer tus excelentes y valiosos artículos. Muchas gracias.
El valioso concepto de “reconstruir”, que acertadamente describes en tu interesante reflexión puede tener otras connotaciones: rehacer, reinventar, renacer, rediseñar, revivir. Y las acciones que todas ellas implican, (quizá excepto la última que solo aplicaría en el sentido religioso para los que somos creyentes), pueden y deben ser realizadas por todos, de acuerdo con las circunstancias que la misma vida nos plantee, siempre con el objetivo de ser mejores seres humanos.
Felicidades!

Ing. Alma Delia Pérez

Muchas gracias por esta apta reflexión, estos son tiempos de “Reconstruir” es cierto, pero primero debemos admitir que queremos hacerlo, de forma personal compartiré este excelente articulo a mis amigos, compañeros y clientes.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México