Protección social contra la desesperación
Guillermo Knochenhauer

Contracorriente

94 opiniones • veces leído

Ciertamente, la política contra la pobreza, es pobre: cuando mucho alcanza, suponiendo que no hay desvíos ni corrupción.

Ilustración: Pawel Kuczynski.

Lectura: ( Palabras)

Dijo el presidente en la “mañanera” del martes pasado que quisiera ayudar más a “los que están abajo (…), pero son nuestras posibilidades, hacemos lo posible también para no endeudarnos”, y explicó que si se decidiera a pedir créditos ante la crisis y la pandemia, “en el futuro tendría que destinarse más dinero a pagar intereses de la deuda en lugar de destinarlo de manera directa al bienestar de las personas”.

Tres observaciones sobre la opinión presidencial, “con todo respeto”.

Ciertamente, la política contra la pobreza, es pobre: cuando mucho alcanza, suponiendo que no hay desvíos ni corrupción, a 22 de los 61 millones de pobres que hay en el país, y lo hace con ayudas muy insuficientes para posibilitar cambios permanentes en su vida.

Los apoyos van de 800 pesos mensuales que reciben 11 millones de estudiantes, a 1,310 pesos para 7.5 millones de adultos mayores; menos de un millón de personas con discapacidades recibe igual cantidad y alrededor de 600 mil jóvenes registrados en alguna empresa para capacitarse, reciben 3,750 pesos mensuales.

pobreza, más pobres en el mundo
Fotografía: Agora Prowly.

En el medio rural, 409 mil jornaleros reciben 5,000 pesos mensuales para que siembren cultivos perenes en sus parcelas, y 2.4 millones de campesinos y pescadores reciben apoyos directos.

Son apoyos necesarios para la muy precaria vida de millones de compatriotas, y qué bueno que los tengan, pero sus urgencias son tan grandes que fuera de los jóvenes en capacitación y de los sembradores de árboles, los programas no están pensados para que la gente invierta esos recursos en mejorar sus condiciones de trabajo en el largo plazo.

Mi segunda observación es que los programas sociales con que se ayuda a los pobres, no están diseñados para sortear una emergencia como la que vivimos, a consecuencia de la cual, todos los mexicanos, con muy pocas excepciones, veremos reducidos nuestros ingresos.

Quienes perderán relativamente más son las familias de mayores ingresos, las ubicadas del sexto al décimo decil de ingresos; quienes entran en los primeros deciles también perderán, pero proporcionalmente menos.

La guía de la política social es el principio de que, por el bien de todos, primero los pobres, lo cual es plausible, y lo sería más si no dejara fuera a 40 millones de ellos; pero en la situación de emergencia, otros sectores necesitan acciones temporales de protección.

Se requieren acciones para proteger empleos, subsidiando a empresas para pagar su nómina a condición de que conserven a todo su personal; las declaraciones mensuales al SAT darían información de cuáles empresas requerirían ese subsidio y cuáles no.

protección social

La crisis ya ha causado la pérdida de entre 5 y 8 millones de empleos y se perderán muchos más; a falta de un seguro de desempleo, habría que proteger a las personas que por ésa o cualquier otra causa han perdido su fuente de ingresos; hace falta un programa de transferencias temporal a quienes realmente lo necesiten.

Y tercero, como hemos insistido en este espacio, se requiere establecer un sistema para el otorgamiento de créditos blandos que lleguen directos, sin comisiones ni alzas desmesuradas en las tasas de interés, a las micro, pequeñas y medianas empresas.

El Banco de México le ofreció créditos a la banca múltiple direccionados a las MiPymes, pero está en la naturaleza de los banqueros cobrar comisiones y los más altos intereses que el cliente esté dispuesto a pagar.

Si no se logra evitar la insolvencia y parálisis de millones de MiPymes con créditos blandos y de largo plazo, empresas y familias entrarán en moratorias “y los bancos se encontrarán en el ojo del huracán”, como adelantó ayer Agustín Carstens. Y entonces el gobierno tendrá que prepararse para rescatar, no a la planta productiva generadora de empleos y riqueza, sino a la banca, extranjera en su mayor parte.

Aunque al presidente le da resquemor solicitar crédito para su gobierno, la emergencia exige que lo haga, no sólo para ayudar más a los pobres, sino para crear una red de protección social ante la emergencia y el peligro de perder inversiones productivas, empleos y arrojar a la desesperación a millones de familias.

También puede interesarte: Todo a favor de la vieja normalidad.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 voto
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
2 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Raúl Hernández Garciadiego

Muy lúcida, relevante y oportuna reflexión de Guillermo Knochenhauer.

Luis Ignacio Solórzano

Nuevamente Knochenhauer expone de manera sencilla la complicada situación en que la incierta política (?) económica del gobierno está llevando al sector productivo del país.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha