Oda a la libertad de expresión
Manfredo Martínez

Sociedades del Siglo XXI

94 opiniones • veces leído

La protección y fomento de la libertad de expresión en el continente americano es una “necesidad”, a la cual debe adherirse todo esfuerzo individual y colectivo, a fin de salvaguardar este principio esencial para el avance de la civilización…

Lectura: ( Palabras)

La protección y fomento de la libertad de expresión en el continente americano es una “necesidad”, a la cual debe adherirse todo esfuerzo individual y colectivo, a fin de salvaguardar este principio esencial para el avance de la civilización. Esto lo ha entendido el diario El País (Grupo Prisa), que ha lanzado y hecho eco este 4 de abril de la campaña ¿Y tú que piensas?, denominada como la “primera campaña de marca” de la última década, a fin de abrir voces a todas aquellas expresiones plurales con el propósito de impulsar el “espíritu crítico” que posibilite el libre flujo de ideas que a posteriori vendrán a normalizar una “sana” transferencia de opiniones –en un escenario global actual– caracterizado por la expurgación de “el otro” que no comulga con las ideas “vendidas” como fantásticas desde entornos en condición de poder, (llámese político, empresarial, religioso, y,  fundamentalista, etc.).

Cabe destacar que este rotativo español observa la región como un aliado mediático estratégico en la movilización y transferencia de recursos simbólico-periodísticos para la “comprensión” del mundo; tal es así que dispone de oficinas en diversas ciudades entre las cuales se encuentran: Ciudad de México; Washington; Bogotá; Buenos Aires; y, São Paulo.

Libertad de expresión.
Gervasio Sánchez, periodista y fotógrafo español (Fotografía: RTVE.es).

En un principio, me permito creer que iniciativas como estas son “fundamentales”, en tanto, hay una serie de acoso hacia la prensa en distintos niveles de los escenarios locales. Ya lo dejaba entrever recientemente el fotoperiodista ibérico Gervasio Sánchez, en un conversatorio con periodistas en formación de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); en el sentido que “es más fácil y seguro publicar en medios ajenos al propio país” –haciendo ver quizás el cúmulo de intereses en las geografías nacionales–, lo cual imposibilita mediatizar contenidos libres de censores. La voz de la experiencia, en un mundo donde los regímenes de izquierda o derecha se han “agigantado” debido a cierto grado de “apatía” en el involucramiento para gestionar el cambio social –misma que ha sido aprovechada al máximo por estos “lideres”– que aprovechan de una u otra manera las circunstancias para acaparar adeptos y “secuestrar” espacios de ciudadanos faltos de formación en civismo democrático y en la cultura de adiestramiento para trabajar por el bienestar común.

Bajo mi punto de vista, la digitalización en las comunicaciones humanas ha venido a convertir en una especie de “exorcismo” todas las acciones gestionadas desde lo nacional, para después transformarlo en global; a fin de “granjear” simpatías externas para la consecución de objetivos conducentes a la protección del estado derecho, y a la profundización en el goce de las libertades públicas consagradas en los más variados instrumentos jurídicos vinculantes (tanto nacionales como internacionales).

Campaña EL PAÍS.
Campaña del diario El País “¿Y tú qué piensas?” (Fotografía: El País).

Por otra parte, esta iniciativa generada por el diario español se constituye, así mismo, un respaldo al importante papel que los periodistas desempeñamos en la cotidianeidad, como “arquitectos” de nuestra realidad y constructores de esquemas de pensamiento (que a mi parecer deben ser encuadrados en torno a la esperanza en que el cambio y la transformación de nuestras ecologías de vida, sólo son posibles mediante la renovación de actitudes, la perseverancia y la disciplina), de valores que cimentan carácter y destrezas para sobresalir.

Indudablemente que la plataforma planetaria digital ha venido a generar la “necesidad” de crear vínculos horizontales entre audiencias y empresas mediáticas –en tanto la comunicación de mensajes es en doble vía, lo cual incuestionablemente es provechoso–, en tanto, los periodistas somos mediadores entre todas aquellas instancias de poder y la ciudadanía, por lo que se nos sella con la etiqueta de servicio público.

En definitiva, campañas como estas vienen a reafirmar la “obligación” de todos –ciudadanos de “a pie” y líderes políticos”– de proteger, promover y blindar libertades básicas como la de expresión, a fin de conocer sobre nuevos escenarios retóricos que comuniquen “desde el pueblo” sobre diversas experiencias de vida, qua a la larga servirían como insumos para la producción de nuevas historias.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México