Extremismo violento y fe religiosa
Manfredo Martínez

Sociedades del Siglo XXI

94 opiniones • veces leído

Este domingo de resurrección estuvo ceñido por la violencia y el fanatismo religioso. En Sri Lanka, un grupo terrorista segaba la vida de trescientos sesenta personas que se encontraban en tres recintos cristianos y en cinco hoteles en diversas…

Fotografía: La Voz.
Fotografía: La Voz.

Lectura: ( Palabras)

Este domingo de resurrección estuvo ceñido por la violencia y el fanatismo religioso. En Sri Lanka, un grupo terrorista segaba la vida de trescientos sesenta personas que se encontraban en tres recintos cristianos y en cinco hoteles en diversas ciudades del país asiático –en el cual, de acuerdo con diversos datos, la mayoría de su población profesa el budismo (aproximadamente el 70%)–; aunque el principio de la no violencia contra otras denominaciones religiosas es un principio central en el adoctrinamiento de dicha agrupación de esta sociedad de creyentes.

Las imágenes dantescas que han recorrido de manera “urgente” y como “reguero de pólvora”, el planeta comunica sensaciones de dolor y angustia (lenguaje universal que no requiere mediadores y trascienden fronteras). Desde el Vaticano, hasta Washington, diversos líderes mundiales han condenado el ataque que indiscutiblemente erosiona la libertad en la manifestación expresa de creencias; y, al mismo tiempo crea una especie de “distensión latente” en la convivencia de las cuatro religiones (budista, hinduista, islámica y cristiana).

Es indudable, la falta de “tacto” de grupos terroristas, quienes guiándose por una especie de “ceguera” ideológica, atentan contra la sana convivencia. Este hecho, de una u otra forma entraña una comunicación simbólica, pues se desata y ejecuta justamente en el “Dia de Resurrección”, y con ello indiscutiblemente quieren “cercenar” y atemorizar el crecimiento del cristianismo en esa nación.

Creo que estos eventos podrían evitarse, profundizando la enseñanza en la prevención de violencia contra “el otro”; y, el hecho por ejemplo, de no tolerar las formas o “gustos” religiosos del prójimo, lo que genera una suerte de muro que divide a la sociedad; lo cual, quiérase o no, afecta la construcción de proyectos de país al dañar el tejido social neutralizando la integración y el encuentro y tolerancia entre las diversas confesiones religiosas.

Fanatismo religioso
Fotografía: http://getyourimage.club.

En nuestra región latinoamericana afortunadamente no se observa la “brutalidad” con la que actúan las células terroristas, no obstante, de acuerdo, Pedro María Reyes Vizcaino, experto en la materia, señalaba hace unos cinco años que, particularmente en el caso de México y Uruguay, “hay un sustrato histórico de laicismo radical que sin embargo derivó últimamente en fórmulas de convivencia y mutuo respeto entre las instancias religiosas y políticas”.

A mi parecer, el goce de una plena libertad religiosa pasa por el reconocimiento de la necesidad de “emanciparse a uno mismo”, pues la intoxicación propagandística y la idea de “defensa” de la “religión verdadera” –por parte de células fundamentalistas–, provoca el desenlace de eventos como éste, y en consecuencia, la paranoia se apodere del clero religiosos del país a tal grado que desde la autoridad católica nacional se haya decidido en estos días “cerrar” los templos, por el justificado temor a otros ataques, tomando en cuenta la previsible “falta” de garantías que les permitan celebrar los oficios religiosos en paz.

En definitiva, el adoctrinamiento religioso tiende a “cegar” y “robar” el espíritu de raciocinio a las personas, por lo cual, la salida a esta situación pasa invariablemente por el diálogo interreligioso “desinteresado” que movilice sus fieles hacia la comprensión y el entendimiento a pesar de la pluralidad en sus sistemas de creencias y códigos culturales.

Posdata: Hasta 1972, Sri Lanka era conocido como Ceilán. En ese entonces se convierte en república y se separa definitivamente del Reino Unido de Gran Bretaña. El Estado Islámico (ISIS) se ha adjudicado el ataque. En Sri Lanka se registra, además de las personas fallecidas, unos 500 heridos.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México