El amor por México después del terremoto
José Elías Sahab

De todo y de nada

94 opiniones • veces leído

Mi corazón, mi emoción y mi pensamiento están volcados en el terremoto sucedido el 19 de septiembre de 2017. Hoy sólo puedo pensar en los millones de corazones que fueron estremecidos a las 13:14 horas en la CDMX…

blank

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: De todo y de nada | Opinión


#To2Conecta2

Hoy debería de entregar mi última parte de la narrativa sobre el inicio de la Independencia, pero mi corazón, mi emoción y mi pensamiento están volcados en el terremoto sucedido el 19 de septiembre de 2017. Prometo entregar la tercera y última parte de “Añoranza del ayer” en mi próximo artículo.

Hoy sólo puedo pensar en los millones de corazones que fueron estremecidos a las 13:14 horas en la Ciudad de México, el Estado de Morelos y el Estado de Puebla.

Hoy sólo puedo sentir tristeza ante las muertes que ha dejado el terremoto y ante la desesperación del que, probablemente, es el único desastre natural que no se puede predecir, que nos toma por sorpresa y que nos puede arrebatar vidas, casas y trabajos, en tan sólo unos segundos.

Hoy puedo ser testigo de la grandeza del mexicano que, solidario, se ha volcado a las calles para ayudar de una u otra manera a aquellos que han sido afectados por el terremoto. Miles de ciudadanos han corrido literalmente de una calle a otra buscando sacar al mayor número de personas atrapadas. Con una fuerza interior colectiva, mis paisanos han estado todo el día y toda la noche buscando sobrevivientes de tan lamentable acontecimiento.

Hoy miro a la sociedad unida, organizando centros de acopio, albergues y cuadrillas, celebro a los voluntarios y rescatistas “espontáneos” con la única intención de disminuir el daño sufrido en el menor tiempo posible. Cada minuto cuenta y, por lo mismo, unidos somos más fuertes, llegamos a más lugares y resolvemos más cosas.

Hoy crece México ante la adversidad. Nos unimos sin distingo de ideologías, ingresos o edades. Lo mismo se ve a niños en la fila de un centro de acopio en el Estadio Olímpico Universitario de la UNAM, apoyando en la cadena para juntar víveres que serán llevados a los sitios que los necesitan, que a un joven voluntario que, sacando escombro, ha ayudado a rescatar a una persona con vida en un edificio en la Colonia Condesa; así como a un grupo de vecinos de la tercera edad quienes, solidarios, preparan alimentos en los albergues de las delegaciones para los damnificados.

Hoy he llorado la pérdida de vidas que han afectado a queridos amigos míos, así como la pérdida de un recinto que me dio mucho estos últimos meses en Álvaro Obregón 286. Esas pérdidas son cercanas y dolorosas, pero sin duda, nada comparable a los que directamente han perdido a un ser querido, o sus casas, o siguen en la angustia de no encontrar a alguien.

Hoy agradezco el milagro que me dio Dios de que todos en mi familia estén sanos y salvos. Milagro sin duda, como la vida misma, a la que muchas veces ni apreciamos porque la damos por hecho y que son precisamente estas sacudidas las que nos obligan a hacer un alto en el camino, y nos damos cuenta de nuestra fragilidad y de lo valiosa que es nuestra vida. Si no lo entendemos con golpes como éste, ¿entonces cuándo?

Hoy estoy claro que soy de los afortunados sobrevivientes y que por eso estoy obligado a ser una mejor persona, a buscar ser mi mejor versión, a ser solidario y a dar amor a raudales. Seguir el ejemplo de tanto y tanto mexicano que, mientras que yo estoy escribiendo este artículo, se la están rifando en alguna de las zonas de desastre para ver si pueden salvar a alguien más, muchas veces hasta poniéndose en peligro ellos mismos. ¿Qué mayor acto de amor que ese?

Hoy, con felicidad, puedo decir que nada me hace sentir más orgulloso que saberme mexicano, que una vez más está sacando la grandeza de su espíritu y la nobleza de su estirpe. Nada mejor que ser de aquí, de este país que hoy sufre y se une, porque sabe amar al de al lado, sin indiferencia ni condiciones. Que este terremoto nos recuerde que el mexicano es mucho más grande que cualquier desastre natural y que nos levantaremos de cualquier tragedia una y otra vez.

Hoy amo a México más que nunca.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
18 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Luis G. de la Torre Escobosa

José Elías:
Estoy seguro que la mayoría compartimos estos sentimientos que hoy transmites, un triste evento que queda claro nos hace crecer como personas, hermanos, familias, amigos…..
Felicidades, muy buen artículo.
Luis de la Torre E.
Consejo Nafin Colima

Miguel Rivera Piza consejo Tabasco

Pepe Elias, has hecho una buena síntesis de los sentimientos de los Mexicanos y de nuestro compromiso con esta tierra. Dios quiera y tus reflexiones sean generalizadas para tratar cada uno de ser una mejor versión que la de ayer.

Mexico es grande y los Mexicanos estamos al nivel.

Alfonso García

José Elías:
Soy un asiduo lector de sus interesantes artículos que siempre agradezco.
Este en particular me ha emocinado mucho y me ha hecho compartir con Usted el orgullo de ser Mexicano, de dar gracias a Dios por haber nacido y vivir en esta hermosa tierra que es más grande que los problemas que sin duda enfrenta, que ante la tragedia se engrandece con un espíritu indomable que hace que superemos todas las adversidades. ¡MÉXICO vive!
Felicidades. Gracias.

Enrique. Rojano

Pepe Elias. Comparto tu punto de vista, describiste bien el sentimiento de los mexicanos. Esperemos que los gobernantes sientan lo mismo ,tengan un poco de humanidad y humildad y hagan lo correcto por los damnificados, un abrazo.

Adriana Covarrubias

Pepe Elías, has dejado plasmado en palabras, nuestros sentimientos por un México vivo!!!! Muchas gracias por eso.

Muchas Felicidades palabras sabias, que ojala lleguen a los corazones de los empresarios, diputados que pueden ayudar más, y claro México siempre estará unido así es la gente con humildad nunca venceremos.

Mario Carballido Silva

Buenas tardes Jose Elias .
Emotivo y certero tu articulo , Felicidades ¡
Quisiera que este impulso que propicia esta desgracia se mantuviera , y arreglaramos muchos de los temas que hemos dejado de lado los Mexicanos por muchos años .

https://www.change.org/p/inemexico-donar-los-casi-7-000-millones-de-los-partidos-a-v%C3%ADctimas-del-sismo-7-sep-y-19-sep?recruiter=791487637&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition&utm_term=share_petition&utm_content=nafta_copylink_shortlink_1%3Acontrol

jORGE DELGADO

JORGE DELGADO
Jose Elias
excelente articulo, estoy totalmente de acuerdo contigo que tenemos un País que nos lo merecemos y aunque las cosas están muy mal, aquí estamos nosotros para mejorarlas
Jorge Delgado
MORELOS

Jorge Rosas

Pepe Elías, es una gran reflexión que me conmueve, pero más me compromete a redoblar esfuerzos, la solidaridad y el amor por México !!!
Jorge Rosas.
Hidalgo.

Alejandro Mancilla

Pepe;
Te felicito por este excelente artículo, todos los Mexicanos estamos obligados a sacar adelante a este gran País, como lo mencionas en Tu articulo estas sacudidas nos hacen reflexionar y unirnos, pero ojalá todos desde nuestras trincheras día a día luchemos con honestidad y decisión para que México sea el país que merece ser..
Alejandro Mancilla V.
San Luis Potosí.

Tania Caballero

Pepe gracias por compartir estas palabras. Todos estamos muy orgullosos de México. Todos sin duda haciendo reflexiones y algunos por suerte literal, agradeciendo el estar aquí. Saludos y a seguir todos apoyando. Esto va para largo…

Moises Rosado G

José Elías Felicidades gran tomo humano, sensibilidad
Amor por tus semejantes y por nuestra patria.
Que Dios cuide a México. Y a sus Hijos que lo habitan Viva este Gran País !!!!

Coco Alarcon Revilla

Excelente mensaje de solidaridad y amor que todos debemos leer y comprender agradeciendo a Dios por lo que somos….

Ma.Guadalupe Chéquer Mencarini

María Gusdalup

Alejandro Anderson

Gracias Pepe Elías por hacer un espacio para expresar tu emoción que es la emoción de muchos en todas partes del mundo, mexicanos y extranjeros.
Deseo profundamente y así le pido a Dios que este destello de hermandad sea permanente en la vida cotidiana para terminar de levantarnos y luego ser lo mejor que podemos ser. Ya es nuestro tiempo, tiempo de los jóvenes que tomaron nuestras calles para empoderarse y mostrarse como el futuro del mundo.
México lo conforma su gente de diversos orígenes que convive para un mejor futuro en común.
Tierra de oportunidades para todos.
Como dijera Chabela Vargas: “algunos mexicanos nacen fuera de esta tierra”
Yo estoy dispuesto a mantener esta hermandad en el tiempo y a trabajar igual o más fuerte por mis hermanos mexicanos y del mundo.
Gracias Pepe Elías

Araceli Rodriguez

Felicidades por este artículo que como siempre y como es instó en ti está cargado de una comprensión muy sensible de el otro, gracias nuevamente, y espero el artículo de la próxima semana

Juan Carlos Flores

Estimado Pepe Elías tus palabras dicen mucho y reflejan el sentir y actuar de una nación que en todo momento se mantiene unida ante cualquier tipo de adversidad, hoy nos tocó vivir nuevamente una terrible adversidad Natural y ante esta aquí estamos, en pie y con el corazón unido para salir y seguir adelante.
Gracias y felicidades por compartir tus palabras

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México