Ser ése que no quiere ser
Avelina Lésper

Arte y Dinero

94 opiniones • veces leído

Inhalo, me acerco a ser ése que no quiere ser. Exhalo, suelto mi propia humanidad que pretender ser alguien. El ego es asfixiante, cree que es…

blank

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: Arte y Dinero | Cultura | Opinión


Inhalo, entonces existo. Inhalo, entonces estoy. Exhalo, aquí y ahora.

El presente es ese movimiento de nuestros órganos, esa orden instintiva, que lleva vida a la vida. Inhalo, escucho mi propio ser viviendo. Exhalo a ese ser que se desahoga, saca lo que ya es olvido. Inhalo, entra la belleza de la luz plena y quieta de octubre. Exhalo, el tiempo transcurre, se acaba, se va, no sé a dónde.

Inhalo el aire salado, caliente de esas playas de Sorolla, el sol que estalla en los vestidos blancos. Exhalo y ese vestido se levanta, el sombrero vuela, las olas rítmicas me siguen. Venus acompañada del viento, inhala, recién nacida brota y se adueña de su vida. Los vientos a su lado exhalan, le levantan el cabello, ella sonríe a su belleza regalada por Botticelli.

Inhalo, me llevo dentro todo lo que amo. Exhalo y trato de sacar algo de ese pesado fardo que es mi memoria.

Inhalo y ya no estoy, el pensamiento poco a poco se enmudece. Exhalo, las ideas estorban, no se quieren ir. Seres pensantes condenados a pensar estupideces.

Inhalo, quiero ser caballo, gato, pájaro, árbol, sentir lo que la vida es, no pensar lo que debería ser. Exhalo, poco a poco soy caballo, y secuestro un instante el presente.

Inhalo, me acerco a ser ése que no quiere ser. Exhalo, suelto mi propia humanidad que pretender ser alguien. El ego es asfixiante, cree que es más importante que el silencio, más que la respiración, carga sus palabras inútiles a cada hora, la infructífera misión de pensar en uno mismo.

Inhalo, estoy sola. Exhalo, estoy sola. El ser humano es ese ciclo, el sitio que ocupamos aquí y ahora no es un lugar, es un ciclo. No es espacio, es aire.

Inhalo, callo ese parloteo que “piensa”. Exhalo buscando un cuerpo que no piense. Nos han condenado a pensar, no pensar es un defecto, la mente no descansa de sí misma, nunca descansamos de nosotros mismos.

Inhalo buscando el sol que mira mi gatita Punina. Exhalo, quisiera ser esa gatita.

Inhalo, trato de dar aire a mi gatita enferma, darle pulmones y silencio, paz a su asma. Inhalo, trago la brisa que se lleva la tarde. Mi gatita Punina tiene asma, su nombre significa abundancia, para ella respirar, llevar vida es difícil, penoso, largo.

Inhalo, mi cuerpo se eleva, los brazos son alas, la mente se calla. Exhalo y dejo que eso se vaya lejos de mí, de eso que creo que soy.

Inhalo, dejar de ser es una tarea difícil. Exhalo, la presencia de mi yo peso menos.

Abandonar mi yo y ser sólo aire, ser asfixia, no ser libera.

Ser o no ser, he ahí la libertad.

Construimos un yo que crece en un gigante de movimientos torpes, no abandona sus parcelas de ficciones, memorias y deseos.

Inhalo, escucho esa respiración trabajosa de mi gatita. Respirarás, ya casi viene tu medicina.

La filosofía, la ciencia, la teología se derrumban, siglos de creer, y afirmar son nada, únicamente inhalamos y exhalamos. No hay más y después de eso no hay nada. 

Exhalo, cierro este texto, las palabras se van. El prodigio de vivir por algo tan simple como el aire, el presente, la esencia de vivir, su significado están en esos dos movimientos: Inhalar y exhalar.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha