Tu Zona de Aprendizaje
Roberto Arriola García
94 opiniones • veces leído

Recapitulando un poco, todos sabemos que tenemos una línea de vida en la cual atrás está nuestro pasado, éste es nuestro presente, y al frente está nuestro futuro. Sin embargo, al definir cómo quisiéramos que fuera nuestro futuro, la…

Lectura: ( Palabras)

Qué tal, estimado lector:

Como lo prometido es deuda, aquí una segunda columna que, en seguimiento a la previa titulada “Zona de Confort”, trata sobre la “Zona de Aprendizaje” y la “Zona de Pánico”. En esta ocasión continuaremos la reflexión sobre un par de conceptos que en sintonía con los de “Zona de Confort”, bien pueden sernos útiles para mejorar nuestra calidad de vida.

Recapitulando un poco, todos sabemos que tenemos una línea de vida en la cual atrás está nuestro pasado, éste es nuestro presente, y al frente está nuestro futuro. Sin embargo, al definir cómo quisiéramos que fuera nuestro futuro, la respuesta no es tan sencilla.

Ya hemos hablado del concepto “Zona de Confort” como la zona metafórica donde estás cuando te mueves en un entorno que dominas. Pero ahora hablaremos de la “Zona de Aprendizaje”, misma que se encuentra alrededor de la “Zona de Confort”. Ésta es la zona a la que sales para ampliar tu visión del mundo. Y lo haces cuando aprendes nuevos idiomas, viajas por el mundo, tienes nuevas sensaciones, enriqueces tus puntos de vista, modificas tus hábitos, conoces otras culturas, aprendes nuevas disciplinas o te encuentras con nuevos clientes. Es la zona donde observar, experimentar, comparar, y aprender, sucede. Hay personas a las que esto les apasiona y por ello frecuentan su “Zona de Aprendizaje”.

En cambio, a otras personas les asusta, y para evitarlo se mueven únicamente dentro de su “Zona de Confort”. Salir de ella lo consideran un peligro.

Ahora bien, más allá de tu “Zona de Aprendizaje” se encuentra la “Zona de Pánico” o la zona de no experiencia. Aquellos que no quieren que la transites, y suelen ser los que nunca salen de su “Zona de Confort”, dicen que es la zona donde pueden ocurrirte cosas gravísimas. Es como señala la leyenda de “Finisterra”:  No salgas que va a ser terrible, más allá se acaba el mundo, si te sale mal algo. Pero, ¿y si te sale bien? Esto último lo dicen sólo aquellos que consideran que esta zona es en realidad la “Zona Mágica”, la zona en la cual te pueden ocurrir cosas maravillosas, que aún no conoces porque todavía no has estado ahí. Es la zona de los grandes retos. Hay personas que creen que si salen a la “Zona Mágica” no podrán volver a atrás, que su “Zona de Confort” desaparece. Esto es falso. Al salir lo que sucede es que extienden su zona de confort y aprendizaje. Cambiar no significa que pierdas lo que tenías. Significa que añades. El cambio es en realidad “Desarrollo”. Esto podría parecer miedo a lo desconocido, pero en realidad es miedo a perder lo que tienes, o aún peor, a perder lo que eres.

aprendizaje
Foto: https://actacorporation.com

Lo siguiente que tendrás que tomar en cuenta es la “Tensión Emocional” y la “Tensión Creativa”. Operan como dos fuerzas opuestas, la primer tirará de ti hacia tu “Zona de Confort” y la segunda te hará avanzar hacia el exterior. Para poder avanzar tendrás que conseguir que tu motivación salga victoriosa frente a tus miedos. Te toca, en consecuencia, trabajar en la “Tensión Emocional” y, especialmente, los miedos que te provoca salir de tu “Zona de Confort”: “miedo al que dirán”; “miedo a fallar”; al ridículo y a la vergüenza. Deberás reconocerlos y enfrentarlos.

Te preguntarás, “¿cómo puedes hacerlo?”. Como lo aconsejan mis padres: “Cree en ti”. Tú eres el protagonista de tu vida, lo que Tú no decidas lo harán otros por ti. Al gestionar correctamente tus miedos crecerá tu autoestima y ésta te dará una nueva visión de la realidad llena de oportunidades. Así podrás elegir mejor tu objetivo, tener claro cuál es tu sueño, buscar un ¿qué? que te motive. Luego compararás tu punto de partida con tu destino y es fácil que sientas como si encogieras. Es normal, estarás tomando conciencia de lo que te falta por aprender. Te será útil recordar tus orígenes, tus valores y tus principios, y que reflexiones sobre tu misión personal en la vida.

Para ayudarte a mantener tu “Tensión Creativa” y no ceder a la “Tensión Emocional”, será conveniente que pienses en tu misión personal. ¿Que hay más allá de ese sueño? ¿Para qué quieres alcanzar tu sueño? En cuanto transformes tus prejuicios limitantes, confies en ti y en tu sueño, entiendas por qué y para qué lo haces, habrá llegado el momento de pasar a la acción y dejar atrás tu “Zona de Confort”. Experimentarás el placer de aprender a perseguir tus sueños. Puede que al principio te sientas poco competente y vulnerable, y pienses que es arriesgado. No pasa nada. Eres humano y estás aprendiendo. Y, ¡enhorabuena!, estás avanzando hacia tu sueño.

En suma, recuerda que lo que te falta para comenzar a recuperar tu sensación de competencia es regresar a tu “Zona de Confort” por tus recursos personales, que sin duda tienes, y que por las prisas olvidaste. Toma los necesarios, ten paciencia con tu preparación, confianza en tu objetivo, prepara bien tu estrategia, se perseverante y positivo. Y, EN PERSPECTIVA, antes de lo que te imaginas, tu sueño se habrá hecho realidad. ¿Te atreves a soñar?

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
2 Comentarios
Más viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Matti

Es realmente sorprendente que os apoyéis en nuestro video “Te Atreves A Soñar” en términos de texto y gráficos, pero no tengáis el detalle de mencionar la fuente. Un saludo, Matti Hemmi, fundador de inKNOWation, y autor del video y del libro “Te Atreves A Soñar”.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México