Serotonina y Bienestar (Segunda parte)
Roberto Arriola García
94 opiniones • veces leído

He aquí la segunda entrega de pequeños tips para mejorar nuestra calidad de vida en este 2018 que inicia y sin duda vendrá cargado de retos en cuanto al autocontrol y gestión emocional se refiere. A continuación enlista…

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: En Perspectiva | Opinión


Como lo mencionamos en la parte uno de esta colaboración, pareciera que estamos condenados a sufrir descontroladamente la experiencia de nuestras emociones y no hay nada que podamos hacer por modularlo. Afortunadamente no es así, y he aquí la segunda entrega de pequeños tips para mejorar nuestra calidad de vida en este 2018 que inicia y que sin duda vendrá cargado de retos en cuanto al autocontrol y gestión emocional se refiere.

A continuación enlistamos los primeros seis consejos, complementarios a los cinco previos:

6. Exponte al sol

La exposición al sol es esencial para una variedad de funciones, como la producción de vitamina D, y también es importante para la producción normal de serotonina. La exposición al sol durante 20-30 minutos aumenta la producción de serotonina en el cuerpo, y es por eso que nos sentimos mucho mejor después de un corto viaje al aire libre, especialmente cuando no hemos estado tan bien de ánimos.

Los investigadores descubrieron que los rayos del sol estimulan el sistema de producción de serotonina y hacen que produzcas las cantidades necesarias para la regularidad en el estado de ánimo. Para evitar el daño solar por la exposición prolongada, se recomienda salir temprano en la mañana o a última hora de la tarde, cuando los rayos son más débiles y puede disfrutarse de los beneficios para la salud que proporciona el sol sin temor a quemarse.

7. Haz ejercicio más a menudo

El entrenamiento físico es esencial para un estilo de vida saludable, pero muchos de nosotros encontramos excusas que nos impiden salir del sofá y comenzar. Además de mejorar la salud en general, el ejercicio también mejora los niveles de serotonina en el cuerpo, por lo que se recomienda buscar al menos unos minutos por día para realizar algún ejercicio de refuerzo cardiovascular.

Tal entrenamiento aumenta la producción de serotonina en el cuerpo y también aumenta los niveles de endorfinas, que pueden darte un impulso para el estado de ánimo, y este efecto puede llevar rápidamente a que desees hacer ejercicio regularmente. Si logras superar la dificultad inicial, pronto comenzarás a disfrutar de tu entrenamiento diario debido a sus beneficios para mejorar el estado de ánimo.

8. Busca lo positivo en la vida

Esto puede sonar como un pequeño cliché, pero si te enfocas en las cosas positivas de la vida, tu estado de ánimo mejora drásticamente. Esta acción tiene un tremendo impacto en el cuerpo, y cuando nos enfocamos en cosas positivas, la cantidad de serotonina en nuestro cuerpo aumenta. Tal efecto se puede lograr con el pensamiento positivo que acompaña a las actividades que disfrutas, como hacer pasatiempos, hacernos acompañar de las personas que amamos e incluso escribir un diario de agradecimiento, donde anotarás las cosas grandes y pequeñas por las que estás agradecido cada día.

9. Medita

Muchas personas piensan que la meditación sólo tiene efectos espirituales, pero esto no es cierto, también tiene muchos efectos físicos. Practicar la meditación diaria aumenta la producción de 5HIAA, un ácido que participa en la producción de serotonina que se necesita para mejorar el estado de ánimo. Además, la meditación ayuda a reducir los niveles de hormonas del estrés que nos causan tensión mental e insatisfacción, lo que significa que también tiene una doble ventaja poderosa. Si encuentras la meditación aburrida, busca modalidades alternativas. Te sorprenderá lo que encontrarás.

10. Reduce el consumo de azúcar

Cuando comemos algo dulce, tenemos una sensación de alegría momentánea y gratificante, pero pasa rápidamente y después nos sentimos igual que antes. Existe una conexión directa entre los niveles bajos de serotonina y los dulces, porque se requiere insulina para ensamblar ciertas partes de la serotonina, y el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar aumenta los niveles de insulina y, en consecuencia, los niveles de serotonina.

Sin embargo, cuando notamos que consumiendo azúcares llegamos a sentir una mejora momentánea del estado de ánimo, volvemos rápidamente a comer algo dulce, pero de nuevo nos sentimos tristes y consumimos más azúcar para hacernos sentir mejor, creando así un ciclo de alimentos azucarados y dulces que debemos reducir.

11. Mantén un equilibrio de bacterias intestinales

En nuestros intestinos, hay bacterias que nos benefician y otras que nos hacen daño. Es importante que la balanza se incline hacia aquellas que hacen bien a nuestros cuerpos. Cuando se altera el equilibrio, las bacterias no pueden absorber los nutrientes necesarios para producir serotonina, lo que afecta negativamente nuestro estado de ánimo a corto y largo plazo.

Para evitar esto, puedes consumir alimentos probióticos como el yogur o el kéfir, que aumentan la producción de serotonina y contribuyen a la mejora del estado de ánimo a lo largo del tiempo. En un estudio publicado en 2016, esta asociación fue probada, y los investigadores encontraron que el consumo de bacterias probióticas redujo el número de sujetos deprimidos, por lo que un simple yogur también puede tener efectos de largo alcance en tu estado de ánimo.

Aquí algunos pequeños consejos que nos pueden ayudar a mejorar nuestra calidad de vida. No hay pretexto para justificarnos y dejarnos llevar por las presiones del entorno o los desequilibrios fisiológicos que genera un mal estilo de vida. Pongamos atención en estas opciones y verás que poniendolas en práctica podemos día a día… Vivir con Sentido.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de

Una respuesta a “Serotonina y Bienestar (Segunda parte)”

Deja un comentario

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México