¿Qué tan muertos estamos los vivos hoy?
Alejandro Zertuche

Observador Auto-Referente

94 opiniones • veces leído

La mayoría creemos que disfrutamos el tiempo que estamos frente a un celular, sin embargo lo que estamos haciendo es distraernos de lo importante que es VIVIR. Llenos de conceptos, chistes…

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: Nuestro País | Opinión


“Imagina que un ser humano, que vivió hace 100 años, apareciera en medio de un lugar concurrido de personas el día de hoy ¿Qué observaría? ¿De qué se asombraría?

Sin duda le asombrarían las estructuras, los edificios, los colores, los autos y todo lo que tuviera que ver con la tecnología. Sin embargo descubriría como las personas están ensimismados viendo constantemente un aparato en sus manos, casi sin hablar con otros y embebidos en ese pequeño cuadrito con luces. En un restaurante, en la fila del cine, en la calle caminando, sentados en la plaza, la mayoría de las personas desconectadas de lo que sucede a su alrededor. Podría decirse que una especie de zombies acaparó el planeta Tierra.

La mayoría creemos que disfrutamos el tiempo que estamos frente a un celular, sin embargo lo que estamos haciendo es distraernos de lo importante que es VIVIR. Llenos de conceptos, chistes, chismes, tristezas y alegrías por lo que vemos, estamos creando una realidad de acuerdo a lo que cada momento nos comunican nuestros aparatos móviles. Las redes sociales se han convertido en el mejor panteón de muertos-vivos. No se diga Twitter, que se transformó de un medio informativo a un campo de guerra social. Y no se trata de criticar las redes sociales, si no de cómo nos hemos relacionado con ellas desvirtuando el fin original de las mismas.

Vivimos frente a un gran reto de conciencia para la sostenibilidad de la vida de los seres que hoy habitamos en este planeta. Sin embargo, constantemente nos distraemos luchando entre la razón y el juicio, por lo que nos “”empodera”” el ego. Esto sólo nos convierte en carceleros de nuestra propia libertad para disfrutar cada instante.

La muerte ha sido en todas las culturas, y a través de la historia, un evento que invita a la reflexión, a rituales, ceremonias, a la búsqueda de respuestas que causa temor, admiración e incertidumbre. Hoy la psicología nos comparte cómo la mayoría de nuestros temores vienen del miedo a morir, y no nos damos cuenta de que –por estar siempre distraídos–, lo que estamos haciendo es perder la oportunidad de vivir.

Epicuro, filósofo perteneciente a la época helenística, presentó en su ética una visión racional acerca de la muerte, criticando por ello el carácter irracional con que es vista por la mayoría de los hombres. En uno de sus escritos propone: “Acostúmbrate a pensar que la muerte no es nada para nosotros. Porque todo bien y todo mal residen en la sensación, y la muerte es privación del sentir”.

Es sabido que nadie en este mundo puede sobrevivir a la muerte biológica; todos los hombres por su carácter finito deben terminar en algún momento con el sustrato vital, pero ello no implica que se deba vivir –mientras se tenga sensación–, con la duda y el temor a la muerte. La vida está en cada lugar del cuerpo y desaparecerá en la misma medida con él. La vida se siente en cada instante.

Hoy tenemos la oportunidad de observarnos en autoreferencia para conciliar la muerte en vida. Darle el verdadero honor a los que ya murieron físicamente, al disfrutar de nuestras vidas sin importar el cómo las estemos viviendo en este momento. No hay vidas buenas o malas, sino vidas conscientes e inconscientes.

Es momento de dejar a un lado nuestro disfraz de zombie y ponernos a vivir la experiencia de estar presentes ante todo lo que somos como seres humanos. Estamos llenos de potenciales que están dormidos por creer que la felicidad está afuera de nosotros. Sintámonos vivos para salir de nuestra muerte inconsciente. Este día de muertos hay que preguntarnos en lo individual ¿Estoy realmente viviendo con todo mi ser y sin miedo esta vida o la estoy desperdiciando en modo zombie?

LA CALAVERITA:

Sin querer poco a poco, los zombies se fueron creando,
haciendo una guerra inconsciente pues el ego iba ganando.
Estaba la Muerte ausente hasta que llegó el celular.
Ella se trepó a la redes y se llevó a todos en la ciudad.

Querida Parca te pedimos, danos otra oportunidad,
queremos hacernos conscientes y cada momento observar.
Reírnos, hablar, poder vernos y quizás hasta cantar,
que al hacernos autoreferentes siempre podemos ganar.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México