La mujer y un nuevo orden mundial consciente
Alejandro Zertuche

Observador Auto-Referente

94 opiniones • veces leído

¿Puede realmente el rol de la mujer traspasar las barreras culturales e ideológicas acerca de su aportación para un nuevo orden mundial? La inequidad de género, junto a otros fenómenos socia…

Ilustración: The Daily Post.
Ilustración: The Daily Post.

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: Opinión


¿Puede realmente el rol de la mujer traspasar las barreras culturales e ideológicas acerca de su aportación para un nuevo orden mundial?

La inequidad de género, junto a otros fenómenos sociales, es uno de los elementos claves que están presentes en la cultura y en los modos de pensamiento de nuestra sociedad. Gran parte del problema de violencia de género se debe a la interpretación equivocada del concepto de género como tal, que en innumerables ocasiones se confunde con el sexo. Según Anthony Giddens (1989), el sexo está constituido por ”las diferencias anatómicas y biológicas que distinguen a las mujeres y a los hombres”. El género en términos sencillos y complementarios es definido por Light, Keller y Calhoun (Sociología,1991) como “todas las características no biológicas asignadas a hombres y mujeres”. En otras palabras, el género es un eje sobre el que se apoya la reflexión sobre el modo de vivir y de comportarse como hombres y mujeres en una sociedad.

Hombre y mujer.
Ilustración: AMC.

María José Urruzola, una de las figuras educadoras e impulsoras de la causa feminista en España, comparte que cada sociedad plasma en un sistema de género los comportamientos y las relaciones entre hombres y mujeres con pautas y modelos; los roles femeninos y masculinos se transmiten y refuerzan en la familia, escuela, comunidad, etc., pero estas formas de comportamiento, que muchas veces son impuestas por una sociedad y cultura determinada, responden a características específicas de clase, etnia, religión, entre otros grupos. Los roles que tradicionalmente se atribuyen a mujeres y a hombres no son innatos, ni naturales; sino aprendidos. Por lo tanto, son cuestionables y modificables.

Estando ahora en un claro momento de consciencia global, darnos cuenta de que la oportunidad para romper ese camino de inequidad es de gran valor y se encuentra en crear un nuevo paradigma acerca de lo que las mujeres pueden aportar para un nuevo orden mundial. Aunque la historia nos ha mostrado movimientos feministas, que han ayudado en su momento a cuestionarnos el rol y la participación activa de la mujer en la sociedad, hoy es momento de reinventar su enfoque para construir en conjunto, entre ambos géneros, el futuro que buscamos.

En la actualidad existen muchos hombres que apoyan y creen en una igualdad de participación entre ambos géneros. El feminismo ha logrado tanto que no debe de convertirse en radical, ya que al hacerlo no permite la apertura de consciencia. No se trata de dividir por la fuerza o polarizar, sino de unir y asumir el pasado para poder construir el futuro de forma integral. La oportunidad está en crear una nueva consciencia para integrar a la mujer de forma equitativa en todo.

Desigualdad.
Imagen: NPR.

La formación de una sociedad que no excluya a ninguno de sus miembros y proteja a los más vulnerables, es uno de los grandes retos del mundo moderno. Si vivimos en un mundo poco flexible, diseñado desde un enfoque masculino, es momento de integrar la sensibilidad femenina para crear una consciencia colectiva que nos lleve a mejores posibilidades en cuanto a calidad de vida, igualdad y unidad.

Es momento de observarnos de forma autoreferente como sociedad y en lo individual para entender cómo estamos participando en este inconsciente colectivo que nos separa entre géneros. Tenemos en nuestras manos la decisión de modificar los roles que hasta ahora nos han llevado hasta aquí. Asumiendo sin juicio que no existen culpables en la historia, sino hechos que sucedieron para nuestro aprendizaje.

Es evidente que la inequidad de género está en medio de un proceso de consciencia y dependerá de cómo nos vayamos integrando como sociedad. Es momento de preguntarnos ¿hasta dónde estamos dispuestos a asumir un cambio en nuestro rol de género para construir un nuevo orden mundial más equilibrado?

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México