Fuenteovejuna
Roberto Arriola García
94 opiniones • veces leído

Fue la abrumadora voluntad popular la que decidió que ellos nos gobernarán. Y como dice el propio residente electo Andrés Manuel López Obrador: “Ahora soy el presidente de todos los mexicanos”. Y qué decir si, en efecto, “El pueblo es sabio, nunca se equi…

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: En Perspectiva | Opinión


No cabe duda de que vivimos tiempos inéditos en la política mexicana.

Tenemos por primera vez a una coalición encabezada por Andrés Manuel López Obrador que amalgama a fuerzas y a actores de todos los signos, historias y trayectorias posibles. Participa gente de notable seriedad y prestigio internacional, y otros cuantos exconvictos, strippers y personajes de muy dudoso pasado.

Esto es una realidad, fue la abrumadora voluntad popular la que decidió que ellos nos gobernarán. Y como dice el propio presidente electo, Andrés Manuel López Obrador: “Ahora soy el presidente de todos los mexicanos”. Y qué decir si, en efecto, “El pueblo es sabio, nunca se equivoca” y “A lo hecho pecho”.

Inédito también ha sido el hiperactivismo que ha mantenido NUESTRO PRESIDENTE ELECTO e inverosímil el repliegue absoluto del gobierno federal en funciones. Algunos comentan que no se sabe qué esperar el 1º de diciembre, cuando formalmente ocurra la transición de poderes: si un discurso más de la visión mesiánica del nuevo presidente o, de plano, si será su Primer Informe de Gobierno. Estoy ansioso de conocer la manera en que se ejerció el presupuesto entregado al Equipo de Transición y su adecuada comprobación. Y también me gustaría que el Poder Judicial y la Secretaría de la Función Pública se pronunciaran sobre el carácter que guardan los ciudadanos que han abrevado de ese presupuesto de transición. ¿Son servidores públicos o no lo son? Y, en consecuencia, ¿están sujetos a los derechos y obligaciones que impone la ley a la burocracia o no?

nuevo gobierno
Conferencia de prensa sobre el NAICM, agosto 2018 (Foto: Notimex).

Es un hecho que los mexicanos conoceremos una forma de gobernar sin precedentes. La institucionalidad presidencial se ha quitado la corbata y se ha bajado del pedestal. ¿Es esto bueno o no? Está por verse, en tiempos en que parece que lo único que conserva el respeto general, tal vez, es la Virgen de Guadalupe. Y eso sólo entre algunos.

De pronto parece que, tantos años en campaña de nuestro presidente electo, lo han llevado a decir una frase precisa para cuestionar cada una de sus propias acciones. Por ejemplo, es el caso del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y la consulta popular que organiza. Ha dicho Andrés Manuel López Obrador: “Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”. ¿Resiste la prueba de tan deseables conceptos, la organización de la consulta popular sobre el caso de referencia? Tal parece que no.

Claramente la consulta popular sobre el NAICM no resiste la prueba de legalidad, pues si bien la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos prevé la figura de “consulta popular”, especifica que esta consulta deber ser convocada por el Congreso de la Unión a petición del presidente de la República. Después la Suprema Corte de Justicia de la Nación debe resolver la constitucionalidad de la materia de consulta; y, finalmente, es el Instituto Nacional Electoral el encargado de organizarla y declarar los resultados.

Sin embargo, es claro que la consulta popular va, pese a las evidentes objeciones legales y técnicas. Así que, ¿en qué quedamos señor presidente electo? EN PERSPECTIVA, aquello de “Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”, ¿era puro discurso de campaña?

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Mario Chavez

Gracias maestro Roberto, una vez más la anarquía se impone, ojalá se justificara con la propuesta del bien evidente para todos y no como excusa para justificar la falta de argumentos y cargarle al pueblo sabio las responsabilidades

Luis

Así es el mismo lo dijo también, una cosa es lo que se dice en campaña cuando se busca el poder y otra (muy diferente) cuando ya lo ganastr(??)

Juan Diego Velázquez Lopez

Saludos mi estimado Roberto. Muy buena nota.

Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México