¿Cómo ser agradable? (Primera Parte)
Roberto Arriola García
94 opiniones • veces leído

Es muy frecuente la creencia equivocada de que ser agradable proviene de rasgos naturales e inalcanzables que sólo pertenecen a unos pocos afortunados: los buenos, los sociables y los increíblemente…

blank

Lectura: ( Palabras)


CATEGORÍA: En Perspectiva | Opinión


En pasadas colaboraciones hemos podido destacar lo importante que son las relaciones interpersonales para nuestro bienestar, para nuestra calidad de vida. Sin embargo, también ha quedado claro que, siendo nuestra especie diseñada para la colaboración, es ésta el mayor reto que enfrentamos a toda escala.

Es muy frecuente la creencia equivocada de que ser agradable proviene de rasgos naturales e inalcanzables que sólo pertenecen a unos pocos afortunados: los buenos, los sociables y los increíblemente talentosos. Es fácil caer presa de este error. En realidad, ser agradable socialmente está bajo tu control, y es una cuestión de inteligencia emocional (EQ).

En la Sociedad Mexicana de Estudios de Calidad de Vida estamos analizando un estudio realizado en la Universidad de California en Los Ángeles (conocida como UCLA por sus siglas), en el cual los sujetos calificaron más de 500 adjetivos basados en su percepción del significado de la simpatía. Los adjetivos más valorados no tenían nada que ver con ser gregarios, inteligentes o atractivos (características innatas). En cambio, los adjetivos principales fueron sinceridad, transparencia y la capacidad de comprender a otra persona. Comportamientos que todos podemos aprender, lo que fue una muy buena noticia.

Estos adjetivos, y otros como ellos, describen a personas que son expertas en el aspecto social de la inteligencia emocional. Los datos de la investigación de Talento Inteligente (TalentSmart), de más de un millón de muestras, señalan que las personas que poseen estas habilidades no sólo son muy agradables, sino que superan a quienes no lo hacen por un gran margen. Así lo demuestran los estudios del Dr. Travis Bradberry, conocido por ser coautor del famoso bestseller “Inteligencia Emocional 2.0” y cofundador de TalentSmart, el proveedor líder de exámenes de inteligencia emocional.

Inteligencia emocional

En la Sociedad Mexicana de Estudios de Calidad de Vida hemos profundizando más en la investigación descubriendo cuáles son aquellos comportamientos clave que las personas emocionalmente inteligentes adquieren que los hacen tan agradables. ¿Quieres saber cuáles son? Aquí tienes una primera entrega de seis de los mejores:

Hacer preguntas

El error más grande que la gente comete cuando se trata de escuchar es que están tan centrados en lo que van a decir a continuación o cómo lo que la otra persona está diciendo les va a afectar, que no pueden escuchar lo que se dice. Oyes las palabras alto y claro, pero el significado se pierde.

Una forma sencilla de evitar esto es practicar la escucha activa y hacer un montón de preguntas. La gente tiene sed de ser escuchada, y algo tan simple como una pregunta de aclaración demuestra que efectivamente lo estás atendiendo, y también que eres sensible a lo que le está sucediendo. Te sorprenderá cuánto respeto y aprecio ganarás tan sólo haciendo preguntas.

A un lado los celulares

Nada desilusionará más a tu interlocutor que un mensaje de texto a mitad de la conversación o incluso una rápida mirada a tu celular. Si bien es cierto que los celulares nos han hecho muy productivos en algunos aspectos, se han convertido en un serio obstáculo cuando se trata de construir relaciones humanas sólidas. Cuando te comprometas a tener una conversación, concentra toda tu energía en la misma. Muy pronto comprobarás que, cuando te logras sumergir en ellas, las conversaciones son más agradables y eficaces.

Ser genuino

Ser genuino y honesto es esencial para ser agradable. A nadie le gusta una falsificación. La gente gravita hacia aquellos que son genuinos porque saben que pueden confiar en ellos. Es difícil que te agrade alguien cuando no sabes quién es realmente ni cómo se siente en realidad.

La gente agradable sabe quién es ella misma. Ellos son lo suficientemente seguros de sí mismos como para sentirse cómodos en su propia piel. Al concentrarse en lo que te impulsa y te hace feliz como individuo, te conviertes en una persona mucho más interesante que si intentas ganarte a la gente tomando decisiones que crees que harán que les agrades.

No juzgar

Si quieres ser agradable debes tener la mente abierta. Ser abierto de mente te hace accesible e interesante a los demás. Nadie quiere tener una conversación con alguien que ya ha formado una opinión y no está dispuesto a escuchar.

Tener una mente abierta es crucial en el lugar de trabajo donde la accesibilidad significa apertura a nuevas ideas y a ayudar. Para eliminar las ideas preconcebidas y el juicio, es necesario ver al mundo a través de los ojos de otras personas. Esto no requiere que creas lo que ellos opinan o perdonar su comportamiento, simplemente significa que dejes de juzgar el tiempo suficiente para realmente entender lo que los mueve.

No buscar atención

A la gente le causa aversión aquellos que están desesperados por atención. Tú no necesitas desarrollar una gran personalidad para ser agradable. Simplemente se amable y considerado es todo lo que se necesita para ganarse a la gente. Cuando hablas de una manera amistosa, confidente, y concisa, notarás que la gente es mucho más atenta y persuasiva que si intentas demostrarles que eres importante. La gente identifica tu actitud rápidamente, y se sienten más atraídos por la actitud correcta que por cuanto sabes o por cuántas personas conoces.

Cuando la gente te está prestando su atención, como cuando te están reconociendo un logro, cambia el foco hacia todas las personas que trabajaron duro para ayudarte a llegar allí. Esto puede sonar cliché, pero si es genuino, el hecho de prestar atención a los demás y apreciar su ayuda demostrará que eres agradecido y humilde, dos adjetivos que están estrechamente ligados a la simpatía.

Sea consistente

Cuando la gente se acerca a ti, les gusta saber con quién están tratando y qué clase de respuesta pueden esperar. Para ser coherente debes ser confiable, y debes asegurarse de que incluso cuando tu estado de ánimo sube y baja, no afectará la manera cómo trata a otras personas.

Como verás, ser agradable no es tan difícil si seguimos con naturalidad ciertos comportamientos y poco a poco los vamos incorporando a nuestra manera cotidiana de funcionar socialmente.

La próxima semana culminaremos con una segunda entrega de los comportamientos clave para ser agradable y de esta manera ayudarnos mejorar nuestras habilidades sociales que nos permitan cada vez más…Vivir con Sentido.

Más columnas del autor:
Todas las columnas Columnas de
0 0 votos
Calificación del artículo
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Lo que opinan nuestros lectores a la fecha

Más de

Voces México